los dos bancos se juegan millones de euros

No es solo fútbol: el desastre del Valencia CF de Lim pone en alerta a Bankia y CaixaBank

El empresario de Singapur no puede desprenderse del club sin abonar 200 millones de euros en préstamos pendientes. El descenso a Segunda cegaría los ingresos y podría abocarlo al concurso

Foto: Peter Lim y Amadeo Salvo, el hombre que lo llevó a Mestalla y con quien rompió después.
Peter Lim y Amadeo Salvo, el hombre que lo llevó a Mestalla y con quien rompió después.

El Valencia CF es un barco a la deriva. El club atraviesa una situación extremademente complicada. A un punto del descenso, sin dirección deportiva, con un entrenador interino (Voro González), es una bomba de relojería en manos de su propietario, Peter Lim, que en poco más de dos años ha llevado al equipo de fútbol al borde del colapso asesorado por su amigo Jorge Mendes.

El escenario no figuraba en ninguna de las proyecciones financieras elaboradas desde Meriton Holdings Limited, la empresa con sede en Hong Kong poseedora del 82,3% de las acciones de la sociedad anónima deportiva. El fracaso deportivo y la perspectiva de una posible pérdida de la categoría tiene en llamas a la afición valencianista. Pero ha encendido también los pilotos rojos de alerta en los principales acreedores del Valencia CF, CaixaBank y, fundamentalmente, Bankia, porque el descenso puede poner en riesgo la devolución de los créditos pendientes de pago con ambas entidades (unos 200 millones) y terminar en un concurso de acreedores de consecuencias impredecibles.

Las deudas del Valencia CF con Bankia y CaixaBank que figuran en su memoria.
Las deudas del Valencia CF con Bankia y CaixaBank que figuran en su memoria.

Tras haberse desprendido de algunos de sus jugadores más valiosos (Mustafi, Otamendi, Paco Alcácer…), el Valencia CF fía una porción muy importante de sus ingresos futuros a los derechos de televisión. La temporada pasada fueron 48 millones de euros por este concepto que, sumados a los 12 millones en patrocinios, representaron el 50% de toda la cifra de negocios de la SAD. Para la temporada actual, esa dependencia del oxígeno por derechos de retransmisión audiovisual con Mediapro Sports se elevará por encima del 60%.

El principal riesgo del Valencia es bajar a Segunda y perder los ingresos por televisión el mismo año que debe empezar a pagar a Bankia

Lim está al corriente del pago del otro préstamo que Bankia le hizo para poder comprar las acciones de la Fundación por 90 millones de euros, el mismo importe que esta adeudaba a la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri. Puso 18 millones de su bolsillo en octubre de 2014 y recibió otros 72 a crédito a pagar en cuatro años. Está al corriente de plazos. Solamente le restan 36 millones por amortizar (anualidades 2017 y 2018). El banco ha rescatado ya 54 millones de un préstamo que daba por perdido hasta la llegada de Lim. Para Bankia, no ha sido mal negocio en este sentido.

Sin embargo, las cosas podrían torcerse en caso de pérdida de categoría, porque implicaría un derrumbe abrupto de los ingresos por derechos audiovisuales, hasta apenas 10 o 15 millones de euros. Bankia se queda el 43,3% de lo que ingresa el Valencia CF por esos derechos en concepto de amortización de deuda. Pero precisamente a partir de la próxima temporada (2017-2018), comienza a correr, además, el calendario de pagos pactado con Goirigolzarri para amortizar préstamos. Este próximo ejercicio, el Valencia debe afrontar 28,2 millones de euros en vencimientos, entre los que figuran 14 millones de euros de un crédito de 155 millones con la entidad surgida de la fusión de Bancaja y Caja Madrid, garantizados con una hipoteca sobre el actual Mestalla y su parcela, el principal activo patrimonial del club, sobre el que también pesa otra hipoteca por un crédito de 20,6 millones de euros con CaixaBank. Los planes para construir el nuevo estadio están ahora en el congelador.

Calendario de vencimientos de pasivos financieros.
Calendario de vencimientos de pasivos financieros.
Las opciones de Bankia y CaixaBank de asegurarse el cobro de estas deudas con los calendarios pactados se reducen mucho si el Valencia no sigue en Primera División. Pero hay más. El acuerdo de reestructuración financiera pactado entre por las entidades financieras y Peter Lim cuando este accedió a la propiedad del club incluyó además un 'profit sharing agreement' (acuerdo de participación en beneficios) por importe de 61 millones (56 Bankia y cinco CaixaBank) que se retorna en virtud de los resultados económicos, cada vez más ajustados.

Peter Lim está al corriente de pago del crédito que le dio Bankia para comprar el Valencia CF. El banco ya ha recuperado 54 millones de euros

A todo esto hay que sumar la incertidumbre generada por las actuaciones de inspección fiscal iniciadas por la Agencia Tributaria en impuesto de sociedades, IVA o declaraciones de operaciones. Hacienda ya ha levantado actas por importe de 5,3 millones de euros y el club ha presentado alegaciones en contra. Pero la sombra de Cristóbal Montoro sobrevuela también sobre el balance de la sociedad deportiva.

Con este panorama económico-deportivo, no es raro que hayan comenzado a surgir rumores de que Peter Lim esté buscando la forma de dar un paso atrás. En amplios sectores de la afición, existe la sospecha de que el inversor ha tratado de sacar provecho del club descapitalizándolo. No es un secreto que el agente Jorge Mendes (con quien comparte negocios) hace y deshace en la planificación de la plantilla y que ha participado en el 80% de las operaciones de compra de jugadores a través de su empresa Gestifute, muchos de ellos adquiridos a precios por encima de su valoración de mercado, según han denunciado exconsejeros valencianistas como Antonio Sesé. “Jorge Mendes ha hecho mucha caja. No tiene ningún secreto traer jugadores a 30 millones”, señala a El Confidencial. Sesé es uno de los muchos aficionados que observan impotentes el progresivo deterioro del club y los graves errores de gestión cometidos en poco más de dos años. “No vendemos camisetas, no tenemos 'sponsors'. El descenso a Segunda es la muerte del Valencia”.

Lim y Meriton parecen atrapados en la red de la portería sin saber cómo desatarse. La afición pide su salida, pero eso no es tan fácil

Como agente FIFA, Mendes se queda en concepto de comisión y honorarios entre un 5% y un 10% del valor de la operación, y el mismo porcentaje sobre la ficha del jugador que paga el club. El negocio de comprar y vender a través del Valencia CF había funcionado hasta ahora. Pero se ha agotado. En la situación actual, los jugadores no valen hoy lo que costaron ayer y, además, hay menos dinero para comprar nuevas incorporaciones.

Las salidas de Lim son complicadas. La afición no lo quiere y su equipo en Valencia (Lay Hoon Chan, y ahora el indio Anil Murthy) no logra estabilizar el club ni en lo social ni en lo deportivo. En ocasiones, se asemejan a dos extraterrestres intentado entender cómo es que todo salió mal y qué está pasando a su alrededor. Peter Lim ha capitalizado 100 millones de euros que prestó al club y ha pagado ya 54 millones a Bankia, pero el Valencia CF no parece tocar fondo.

Paco Alcácer celebra un gol con el Valencia CF. Fue vendido al Barcelona FC.
Paco Alcácer celebra un gol con el Valencia CF. Fue vendido al Barcelona FC.

Al margen de sospechas sin confirmar de un posible enriquecimiento con las operaciones de jugadores, todo indica que Meriton se ha quedado atrapada en la red de la portería sin saber cómo desatarse. Fuentes financieras cercanas a Bankia aseguran que el banco se cuidó mucho de amarrar en corto al de Singapur cuando se cerró la operación de compra del club. Peter Lim no tiene tan fácil pegar el portazo y marcharse del Valencia CF. Firmó acuerdos privados y garantías personales que le obligan a afrontar la deuda del club si decide traspasar la propiedad. La afición no se lo cree. Pero el mensaje de Bankia es rotundo: "Tenemos garantías suficientes".

Bankia ha trasladado el mensaje de que tiene acuerdos privados con Lim que le obligan a responder por la deuda del club si decide vender

La sociedad deportiva también tendría que retornar de forma anticipada el principal de los 61 millones del 'profit sharing agreement' en el caso de que Lim deje de controlar de forma directa o indirecta el 51% de Meriton o el Valencia CF, por lo que su salida sería otro elemento desestabilizador de su balance.

En los cenáculos de la ciudad prosperan todo tipo de hipótesis e ideas. Incluso se especula con la posibilidad de que la burguesía local pueda hacer algún movimiento o convencer al principal acreedor, Bankia, para que fuerce un golpe de timón. Las opciones pasarían por situar al frente del club un equipo de gestores profesionales con una presidencia simbólica y apreciada por el valencianismo. Se cita a Amadeo Carboni o David Albelda, muy querido por la afición y a la vez muy bien relacionado con el universo de la Mercadona de Juan Roig, que no quiere ni oír hablar del asunto. La incógnita sigue siendo la misma: ¿con Peter Lim o sin Peter Lim?

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios