ESTRATEGIA PARA EL RESTO DE LEGISLATURA

C's se centra en Madrid y relanza la 'marca Aguado' en el peor momento para Cifuentes

El líder de centro en la Comunidad intensifica su presencia mientras las relaciones con el PP de Cifuentes se alejan más por la corrupción. Ciudadanos piensa ya en 2019

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el portavoz de Ciudadanos (C's) en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el portavoz de Ciudadanos (C's) en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado. (EFE)

"Tenemos que ser una opción clara de Gobierno". La consigna de Ciudadanos es nítida en el ecuador de la legislatura, cuando faltan dos años para las elecciones autonómicas de 2019 y en el peor momento que ha atravesado el PP de Cristina Cifuentes desde su desembarco en la presidencia de la Comunidad de Madrid. El partido de centro afina la estrategia por la que se regirá en los próximos meses, aunque el objetivo es de momento relanzar al candidato y actual portavoz en la Asamblea, Ignacio Aguado, para empezar a posicionar su propia marca, más allá de las siglas de la formación y del hiperliderazgo de Albert Rivera.

"Tiene que ir cogiendo más presencia, que la gente sepa realmente quién es, más allá de que Ciudadanos permite gobernar en la Comunidad y es el impulsor de muchos cambios legislativos en Madrid", insisten fuentes de la cúpula del partido. Todavía queda tiempo para los comicios, pero la formación naranja está decidida a entrar en campaña poco a poco, y "proyectar a Aguado en la calle" y en la opinión pública es ya una prioridad. "No solo en medios, también en municipios, en la calle, en actos sectoriales", explican desde su equipo más directo.

Esta misma semana algunas estaciones de seis líneas del Metro de Madrid amanecían con una inmensa fotografía del líder naranja junto a los principales 'logros' de su partido en los dos primeros años sosteniendo al PP: "firmes contra la corrupción", "sin subida de impuestos" o "libros de texto gratis" son algunas de las premisas que aparecen en los carteles, y que no han gustado nada entre los populares autonómicos.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a Ignacio Aguado. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a Ignacio Aguado. (EFE)

El principal hándicap para la credibilidad del mensaje sigue siendo apoyar a la presidenta madrileña mientras lanzan críticas a su Gobierno y ponen en valor una alternativa real para dentro de dos años. Aguado y su equipo seguirán 'atacando' a Cifuentes basándose en el continuismo. "Usted estaba ahí cuando pasó lo del Canal. Lleva más de 30 años en el PP y más de 20 siendo diputada en la Asamblea", insisten uno a uno los miembros del grupo naranja en cada una de sus intervenciones. La dirección de Ciudadanos respalda que esa sea la estrategia y confía en que la "lluvia fina" que van lanzando "ya empieza a tomar cuerpo" y va calando en los electores.

"Aprovechar el momento" es otra de las claves actuales en el grupo de Ciudadanos en la Asamblea. Afirman que no han entrado en una campaña como tal porque "la carrera está ahí todos los días", pero sí reconocen que las complicaciones que atraviesa Cifuentes desde hace semanas juegan, de alguna manera, a su favor. Con el parón del verano y el otoño caliente en Cataluña —este viernes Puigdemont anunciaba su pretensión de convocar el referéndum en octubre— los de centro advierten que el año pasará rápido y en 2018 sí comenzará la verdadera batalla de las elecciones autonómicas. De ahí la obsesión por empezar a trabajar con intensidad ya.

El inicio de la segunda parte del mandato en la Comunidad coincide con el periodo más complicado para Cristina Cifuentes. Hace días la larga lista de dimitidos en el grupo popular se veía incrementada: ya son 21 las bajas en solo dos años, algunas de ellas producidas por investigaciones en casos de corrupción y dando cumplimiento al pacto firmado con los de centro. Si el pasado 16 de mayo el viceconsejero de la CAM, Miguel Ángel Ruiz, dimitía por ser imputado en la trama Púnica, coincidiendo con el momento en el que la Fiscalía descartaba hacer lo propio con Cifuentes en el marco de una pieza de la financiación ilegal del partido, la diputada Josefa Aguado presentaba su renuncia hace dos semanas al saber que el TSJM la investiga por el caso Gürtel.

Ignacio Aguado (i), y el diputado y portavoz adjunto de esta formación, César Zafra (d). (EFE)
Ignacio Aguado (i), y el diputado y portavoz adjunto de esta formación, César Zafra (d). (EFE)

En las últimas semanas el distanciamiento entre PP y Ciudadanos se ha ido haciendo todavía mayor, sobre todo a raíz de la vinculación entre Cifuentes y unos contratos irregulares del servicio de cafetería de la Asamblea del Grupo Arturo Cantoblanco que la UCO de la Guardia Civil sugirió en un informe y que después, tanto el juez como la Fiscalía, descartaron por completo. Aún así, la presidenta madrileña compareció en el parlamento autonómico para dar explicaciones y protagonizó un duro enfrentamiento con sus socios de investidura, al acusar directamente al portavoz adjunto naranja, César Zafra, de llevar a cabo "un linchamiento político" con el objetivo de "arañar votos" intentando "manchar" su honesta trayectoria con la corrupción.

Días más tarde, en la moción de censura impulsada por Podemos en la Comunidad, Ciudadanos mantuvo un perfil bajo ante lo que calificó como "espectáculo" y "circo", en una sesión en la que predominaron los insultos y los gritos de las bancadas popular y morada. Aunque el líder naranja en la Comunidad dirigió la mayoría de sus críticas a la formación de Pablo Iglesias, no dudó en 'atizar' una vez más a la presidenta, asegurando que en la moción se produciría la continuación del "'show' de Cristina Cifuentes", en alusión a su llegada a la comparecencia, en la citada comisión de investigación, entre aplausos y "rodeada de todo un séquito".

Ciudadanos, eso sí, se mantiene firme en su pacto de investidura, insiste en que solo pedirá la dimisión de la presidenta si resultara imputada, y reconoce que el documento firmado hace dos años "funciona" y no tendría "ningún sentido" romperlo en este momento. Pero que la relación se enfría cada día más es hoy por hoy innegable, y que lo hace a pasos agigantados en un momento crítico para Cifuentes y cuando 2019 estaba más cerca, también lo es.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios