REBELIÓN DE DIPUTADOS PARA QUE DEJE EL CARGO

Cerco al 'embajador del caviar': el Consejo de Europa, contra Agramunt por ver a Assad

El senador popular Pedro Agramunt, presidente de la Asamblea del Consejo de Europa, acorralado por reunirse con el dictador sirio. Iba junto al diputado catalán Jordi Xuclá

Foto: El diputado ruso Leonid Slutsky, Assad y Pedro Agramunt el pasado marzo.
El diputado ruso Leonid Slutsky, Assad y Pedro Agramunt el pasado marzo.

Pedro Agramunt, veterano senador valenciano por el PP y presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, afrontó el lunes una rebelión sin precedentes en Estrasburgo. Diputados de todos los grupos, incluido el suyo, pidieron su dimisión por viajar a Siria a finales de marzo -semanas antes de que Assad fuese acusado de gasear a su pueblo- a reunirse con Bashar Al Assad invitado por diputados rusos. Agramunt viajaba junto con el diputado Jordi Xuclá y un parlamentario belga. Agramunt ya fue acusado en 2013 de lavar la cara del régimen de Azerbaiyán. El lunes reconoció su error y pidió perdón por el viaje.

Agramunt abrió el lunes la sesión de la Asamblea con un lamento: "Esta visita ha sido un error y lo reconozco después de haber visto las consecuencias. Por tanto, pido disculpas por este error. [...] Soy un firme defensor del diálogo y pensé que cuantas más llamadas al fin de la violencia y al respeto a los derechos humanos y a la democracia escuche Al Assad mejor será para el futuro de Siria y, sobre todo, para el futuro del pueblo sirio. Soy una persona muy preocupada por la crisis humanitaria en Siria. Quiero ayudar a encontrar soluciones a la guerra y creí que era una buena oportunidad para lanzar una buena contribución por mi parte. El segundo error fue no informar por adelantado a los líderes de los grupos".

"Pensé que cuantas más llamadas al fin de la violencia y al respeto a los derechos humanos y a la democracia escuche Al Assad mejor"

Su disculpa no contentó a nadie. De liberales suecos a conservadores británicos pidieron su dimisión. "Se ha reunido con alguien que ha gaseado a su pueblo", le espetó un miembro de la Asamblea. El Consejo de Europa es una organización dedicada a los derechos humanos y nadie entendía qué hacía Agramunt allí, donde no tiene competencias ni había siso llamado. "Fue una rebelión sin precedentes. Sus explicaciones están llenas de contradicciones. Ha dicho que iba en viaje privado y luego en nombre del Senado español. Dijo que iba a tender puentes pero no entre quién", explica por teléfono Gerarld Knaus, el director del prestigiosa Europea Stability Iniciative (ESI).

"Las únicas declaraciones que hice en Siria fue para decir que estaba ahí como miembro del Senado español", declaró Agramunt. También señaló que había informado al Gobierno español. Pero fuentes de Exteriores y del Senado niegan que hubiese informado. En la Asamblea no fue creído. "Fue un viaje montado por Rusia para blanquear la imagen de Assad en un momento crítico. Semanas más tarde gaseó a parte de su población. La gran casa europea de la defensa de los valores de la UE y los derechos humanos no puede estar presidida por Agramunt", opina un senador español con asiento en el Consejo de Europa. El martes está prevista una sesión para ver si Agramunt dimite. Al inicio de la reunión ha dicho que hará un anuncio sobre su futuro el viernes. El caso llega en un momento especialmente delicado porque en dos días el Rey Felipe VI visita el Consejo Europeo. Las palabras de Agramunt dan a entender que seguirá en el puesto hasta la visita de los reyes.

El presidente francés, François Hollande (i), estrecha la mano del presidente del Consejo de Europa, Pedro Agramunt.
El presidente francés, François Hollande (i), estrecha la mano del presidente del Consejo de Europa, Pedro Agramunt.

Agramunt fue a Siria junto con el diputado español Jordi Xuclá y con el belga Alain Destexhe. Estaba también el presidente de la comisión de Exteriores de la Duma rusa, Leonid Slutsky, entre otros. Agramunt señaló que la prensa rusa había manipulado su visita. Slutsky recibió hace un mes a Marine Le Pen en Moscú, lo que se interpretó como un apoyo antes de la primera vuelta de las elecciones francesas.

No es la primera vez que Agramunt se ve envuelto en escándalos. En 2013, la organización ESI destapó que Agramunt blanqueaba la imagen del régimen de Azerbaiyán ante el Consejo de Europa. "Agramunt es probablemente la persona que más ha viajado a Azerbayán y luego ha bloqueado investigaciones sobre la corrupción relacionada con este país en el Consejo de Europa. Eso está detrás del levantamiento", explica Knaus. Agramunt es un miembro conocido de la diplomacia del caviar, con la que Azerbayán trata de blanquear su imagen en Europa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios