desconcierto por la decisión del tribunal

El PP, dolido con la cita a Rajoy, carga contra la acusación particular que vincula al PSOE

El Partido Popular sostuvo que no podía compartir la decisión adoptada por la mayoría del tribunal y destacó las vinculaciones con el PSOE de la asociación de abogados Adade

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (Reuters)

La dirección del Partido Popular acogió con indisimulado disgusto y desconcierto la decisión del tribunal de la Audiencia Nacional de llamar a Mariano Rajoy como testigo en la causa abierta por el caso Gürtel. Más allá de proclamar el habitual respeto ante el paso dado por los jueces, el PP sostuvo que no podía "compartir" la decisión adoptada por "la mayoría del tribunal", y destacó las vinculaciones con el PSOE de la asociación de abogados Adade que, como acusación particular, ha conseguido que el presidente del Gobierno tenga que declarar por el escándalo de corrupción que afecta al partido en Madrid.

El aparato de la formación en el poder no se esperaba que el caso Gürtel, hasta ahora de ámbito local, acabara salpicando a su jefe, aunque solo sea en el ámbito de los medios de comunicación, la llamada pena de telediario. Cuando daba por amortizado el problema que para su imagen ha supuesto la corrupción en términos electorales, el cambio de criterio de los jueces de la Audiencia Nacional sembró el desconcierto en la sede de Génova.

El PP, dolido con la cita a Rajoy, carga contra la acusación particular que vincula al PSOE

A la espera de conocer la resolución judicial y su fundamentación para hacer un análisis detallado de la misma, la dirección del PP recordó que hasta el pasado otoño el tribunal había rechazado el testimonio de Rajoy con el argumento de que no era "pertinente ni útil" para la causa. Los jueces estuvieron de acuerdo con ese principio en febrero y octubre de 2016, pero esta vez dos de los tres magistrados han hecho caso a la petición de Adade.

Por medio de un comunicado, los populares destacaron que fue el propio instructor de la causa, Pablo Ruz, quien también rechazó en su día el testimonio solicitado por la misma acusación popular “por adivinarse en la motivación de la solicitud” un interés ilegítimo y de carácter extraprocesal. Y añadieron que esas posiciones fueron y son refrendadas tanto por el Ministerio Fiscal como por la Abogacía del Estado.

"El Partido Popular quiere significar el carácter absolutamente excepcional de la admisión de una prueba testifical solicitada por la acusación popular en contra del criterio de la Fiscalía", insistió la formación en el poder además de acusar a los abogados socialistas de "hacer uso de alegaciones falsas y atribuir a Rajoy unas funciones que no correspondían a sus cargos y responsabilidades orgánicas".

El PP, dolido con la cita a Rajoy, carga contra la acusación particular que vincula al PSOE

No obstante, el PP también destacó que su presidente es citado "como uno más de los 300 testigos admitidos en la causa" y, por tanto, sin que se le atribuya ningún tipo de responsabilidad en los hechos que se juzgan. A partir de ahí, la dirección de los populares cargó contra los abogados vinculados al PSOE (Adade), al destacar que la declaración de Mariano Rajoy en el procedimiento "es una muestra del proceso mediático que la acusación popular de Adade pretende seguir". Y remachó en la nota: "Consideramos que todo ello supone una situación de abuso de derecho, por cuanto una petición con clara intencionalidad política se enmascara bajo un interés jurídico inexistente".

Desde la sede de Génova hicieron hincapié en que la citada asociación de abogados está "liderada por dos personas, Javier Ledesma y Mariano Benítez de Lugo, muy conocidas por su cercanía al Partido Socialista. Esta formación política siempre se ha sumado a las peticiones de Adade".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios