cospedal presume de romper con el pasado

La dirección del PP se refugia en el dato de que el caso Gürtel es anterior a su mandato

La declaración de Correa avala que Mariano Rajoy prescindió de los servicios de la trama nada más hacerse con la riendas de Génova en 2004 porque desconfiaba de Crespo

Foto: La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. (EFE)
La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. (EFE)

La dirección del Partido Popular ha sumado a la consigna de silencio a la espera de que el PSOE acceda al desbloqueo político otra de absoluta discreción ante el juicio del caso Gürtel. La coincidencia de la declaración de Francisco Correa con el último empujón para lograr la investidura de Mariano Rajoy figuraba en el calendario desde el verano, pero los socialistas no están para hacer sangre y hasta Ciudadanos reconoce las nulas novedades aportadas por el jefe de la trama. En fuentes del PP se limitan a constatar que los hechos son anteriores al mandato de la actual dirección y que todos los implicados fueron expulsados del partido en su día.

Desde la sede de Génova insisten en que Correa ha declarado lo que ya se sabía, que daba dinero a Luis Bárcenas y Jesús Sepúlveda, pero que no pasa de ahí: no da por hecho que se trate de financiación ilegal del partido como tal en el ámbito nacional. Pozuelo y Majadahonda, más la Comunidad Valenciana, eran su ámbito de actuación.

La dirección del PP se refugia en el dato de que el caso Gürtel es anterior a su mandato

El jefe de la trama cita como conocidos a algunos responsables de las campañas del PP, pero sin mezclarles en sus operaciones, pagos o "atenciones", como sí hace con el extesorero o el exalcalde de Pozuelo como principales beneficiarios.

De momento, y a la espera de que Correa pueda ampliar sus acusaciones, la encargada de responder al desarrollo del juicio es la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, enemiga reconocida de Bárcenas y encargada en su día de hacer 'limpia' en Génova. Como el propio Correa contó, sus servicios empresariales a los partidos empezaron con el PSOE por medio de Julio Feo y arrancaron en el PP en los tiempos de Francisco Álvarez-Cascos, ofreciendo precios imbatibles para organizar viajes y mítines. Cospedal insiste en que los dirigentes de su partido 'tocados' por la Gürtel hace años que fueron expulsados, algo sobre lo que proclama un "legítimo orgullo".

Lo que pide la secretaria general de los populares es que se diriman cuanto antes las responsabilidades penales del caso Gürtel, un escándalo de corrupción que persigue al Partido Popular desde hace tres legislaturas. Esperanza Aguirre depuró a los alcaldes implicados, tanto en ese escándalo como en la Púnica, y acabó luego por dimitir ella misma como presidenta del PP de Madrid.

 Ahora Correa ha reconocido que la dirección nacional del partido dejó de hacerle encargos nada más tomar el equipo de Rajoy las riendas de Génova en 2004, porque el presidente del partido desconfiaba del número dos de su empresa, Pablo Crespo. Pero los tiempos judiciales no son los políticos y el Partido Popular se vuelve a encontrar con Correa y compañía en el momento más delicado para asegurar la investidura del jefe del Ejecutivo en funciones desde diciembre de 2015.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios