goteo de dimisiones para forzar primarias

Podemos reabre la crisis entre 'errejonistas' y 'pablistas' con Madrid en el epicentro

El paso a un lado de los secretarios de Organización a nivel municipal y autonómico se enmarca en una estrategia de presión del sector afín a Errejón para forzar primarias
Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), y el portavoz parlamentario del partido, Íñigo Errejón (i), en sus escaños. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), y el portavoz parlamentario del partido, Íñigo Errejón (i), en sus escaños. (EFE)

Podemos ha cerrado sus crisis territoriales en Euskadi y La Rioja, donde mantenía direcciones colegiadas tras las dimisiones de sus secretarios generales que fueron reemplazados ayer mediante primarias, al mismo tiempo que ha abierto otro conflicto interno con epicentro en Madrid. La dimisión del secretario de Organización autonómico, Emilio Delgado, hombre fuerte de Íñigo Errejón en Madrid, se suma a la del secretario de Organización municipal, Pedro Barragán, y del consejero Juan Manuel Morales. Unos movimientos que tratan de forzar la convocatoria de primarias para la renovación de los cargos. Sin embargo, tanto el secretario de Organización estatal, Sergio Pascual, como el secretario general autonómico, Luis Alegre, ambos de la máxima confianza de Pablo Iglesias, han descartado tajantemente esta posibilidad.

El pulso en Madrid se centra entre 'errejonistas' y 'pablistas', reeditando el contexto de confrontación interna que se vivió durante los días previos a la dimisión del exdirigente Juan Carlos Monedero. Entonces, la guerra soterrada se centraba entre los que apostaban por girar hacia la moderación, convirtiendo a la organización en una maquinaria de guerra electoral, vertical y orientada a la ventana de oportunidad, y aquellos que con Monedero a la cabeza, y el respaldo ambiguo de Iglesias, defendían recuperar la esencia fundacional del proyecto y el papel protagonista de los círculos. Los 'errejonistas' se impusieron finalmente, no sin que Iglesias mostrase públicamente sus reticencias, y ahora vuelven a relucir las diferencias.

En las primarias celebradas en Euskadi, se volvieron a visibilizar las diferencias en el modelo defendido por Errejón, que apoyó a la candidatura encabezada por la diputada Nagua Alba, oficialista y de la que también formó parte Guillermo Errejón, y el defendido por Juan Carlos Monedero, que se inclinó por hacer campaña sobre el terreno con Pilar Garrido. Esta última formaba parte de la candidatura continuista con la anterior dirección autonómica, que precisamente se vio forzada a dimitir por las presiones surgidas desde el entorno del número dos de Podemos. El resto de crisis territoriales, motivadas por dimisiones en cadena, se circunscriben a Galicia y Cantabria, con un calendario de primarias ya prefijado, y Cataluña, con fechas todavía por determinar. Asimismo, consejos municipales como el de Málaga o Alicante se encuentran paralizados tras el abandono de sus secretarios generales y la mayor parte de sus equipos.

La dimisión del secretario de Organización no ha sorprendido entre los cuadros de la formación en Madrid, debido a que el conflicto venía fraguándose desde hacía semanas. El paso a un lado de Delgado se enmarca en una estrategia de presión para forzar primarias con la vista puesta en la renovación de la secretaría general. Es por ello que miembros del sector contrario al de Delgado no descartan que se produzcan más dimisiones en los próximos días entre sus afines para acompañar esta estrategia. Sin embargo, fuentes del partido en Madrid se atreven a señalar que “el proyecto 'errejonista' empieza a hacer aguas aquí”, tras no haber sabido nadar en una dirección autonómica compuesta casi a partes iguales entre afines al número dos del partido y contrarios.

El secretario de Participación Interna de Podemos, Luis Alegre. (EFE)
El secretario de Participación Interna de Podemos, Luis Alegre. (EFE)

 

El órdago a Luis Alegre y al diputado Miguel Vila, secretario político de Podemos Madrid, tiene como objetivo forzar una crisis interna para que, al igual que en otras comunidades, se ponga al frente una gestora, según indican estas mismas fuentes. De este modo se acabarían convocando primarias, pero como ya se está viendo, según añaden, los 'errejonistas' no son mayoría y el consejo puede seguir funcionando perfectamente al asumir las funciones de los dimisionarios.

A la espera de que se produzcan nuevos movimientos, el consejo de coordinación autonómico ha decidido asumir las funciones de la secretaría de organización, en un intento por cerrar la puerta a las voces críticas que reclaman una renovación de órganos. El secretario general autonómico, Luis Alegre, se ha limitado a trasladar en un escueto comunicado: “Lamento mucho perder un valor político como Emilio en un momento decisivo para Podemos Comunidad de Madrid. Vamos a seguir adelante, dejándonos la piel en mejorar la actividad política encaminada a lograr que la vida de la gente en la Comunidad de Madrid y en el conjunto del país sea mejor y llegue el cambio que la sociedad demanda y necesita”.

Influencia en Ahora Madrid

A nivel municipal, donde la organización tiene mucha más importancia para la dirección nacional debido a su presencia en el Gobierno de la capital, el secretario general, Jesús Montero, ha accedido a la convocatoria de una asamblea extraordinaria. Esta se celebrará los próximos 23 y 24 de abril y viene precedida también de la dimisión del secretario de organización municipal, Pedro Barragán, y del consejero Juan Manuel Morales. Sin embargo, se limitará al diseño de una nueva hoja de ruta y no están previstas primarias. Al menos se enfrentarán dos proyectos diferentes, para los que ya se están haciendo campaña, por lo que podría darse la disfunción de que gane una línea política diferente a la actual dirección pero tenga que pilotarla esta al no estar prevista la renovación de los órganos.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

En el telón de fondo de la asamblea extraordinaria se sitúan las diferencias internas en Ahora Madrid, con la alcaldesa Manuela Carmena y los concejales de Podemos por un lado, y los representantes vinculados a la plataforma Ganemos Madrid por otro. Diferencias tanto organizativas como ideológicas que se visibilizaron públicamente a raíz de la gestión del caso de los titiriteros.

El consejo municipal de Podemos acudió al rescate de la alcaldesa Manuela Carmena, defendiendo la actuación de Carmena ante las críticas de un sector de Ahora Madrid por haber dejado la puerta abierta a la dimisión de la concejala de Cultura, Celia Mayer. Montero, que fue el padrino político de Carmena, pidió a los concejales de Podemos que actuasen con “responsabilidad, calma y prudencia”, argumentando que el enfrentamiento interno “solo beneficia a la caverna y a los inmovilistas que quieren acabar con el Gobierno de Manuela Carmena”.

La alcaldesa cerraba la crítica con un mensaje dirigido a Ganemos: “Nos falta pasar del activismo a la gestión”. No era la primera vez que la alcaldesa llamaba la atención sobre los 'activistas', a quienes llegó a criticar “una actitud muy clásica, muy rígida; propia de los partidos tradicionales". En este contexto, en el que las líneas de Ahora Madrid están marcadas por una mesa de coordinación en la que Podemos no tiene mayoría, el secretario general Jesús Montero aseguraba en una carta dirigida a la militancia este lunes que "es importante que nos dotemos de una nueva hoja de ruta, tanto para asegurar el Gobierno del cambio y el despliegue de la política municipalista de Ahora Madrid como para fortalecer el modelo organizativo de participación de Podemos en la ciudad de Madrid".  

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC