operación policial en córdoba y huelva

Treinta euros a la semana, 10 horas al día: esclavos de la tierra en la España del s. XXI

La Policía detiene a 12 lituanos por explotar laboralmente a compatriotas suyos en Córdoba y Huelva. También les agredían y les insultaban

Foto: Jornaleros en el campo andaluz. (EFE/Jose Manuel Vidal)
Jornaleros en el campo andaluz. (EFE/Jose Manuel Vidal)

Hablar de explotación laboral habitualmente es referirse a países como China o India. Así al menos está en el imaginario colectivo. Sin embargo, aunque ni mucho menos en las mismas proporciones que en los mencionados países asiáticos, la explotación de seres humanos con fines laborales también se da en España. No hay muchos casos, eso es cierto, pero de vez en cuando la Policía detecta alguno. El último ha sido descubierto por la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (Ucrif) de la Policía la semana pasada en Córdoba y Huelva, cuando los agentes se toparon con una verdadera colonia de siervos de la gleba en pleno siglo XXI.

La Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Ucrif detuvo en las dos ciudades andaluzas a una docena de individuos (un español y 11 lituanos) por mantener a compatriotas suyos trabajando en el campo en condiciones infrahumanas. En concreto, los investigadores liberaron a 10 personas que eran obligadas a realizar todo tipo de tareas agrícolas durante diez horas al día, prácticamente sin parar, por un salario que apenas alcanzaba los 30 euros a la semana, dinero al que además los patrones descontaban una parte en concepto de transporte -ya que ellos se encargaban de trasladarlos hasta los distintos campos de trabajo- y por otros supuestos servicios.

Los 'patrones' todavía descontaban una parte de los 30 euros de sueldo semanal en concepto de transporte

Según fuentes policiales, los empleados se quedaban con apenas 15 euros a la semana para ellos tras los distintos peajes que les cobraban sus explotadores, que no les permitían disfrutar de vacaciones ni días libres y que les agredían e insultaban cuando las víctimas no daban la talla. Estas últimas, como los detenidos, eran todas de nacionalidad lituana y habían sido engañadas para venir a España con falsos contratos que luego no existían.

A lo largo de la investigación, explican desde la Policía, fueron liberadas más personas que estaban siendo también explotadas, hasta un número que no han facilitado las fuentes consultadas. La Brigada contra la Trata de Seres Humanos detuvo a tres de los explotadores en Córdoba y al resto (nueve) en Huelva.

Jornaleros africanos. (EFE/Franco Cufari)
Jornaleros africanos. (EFE/Franco Cufari)

La mayor parte de las diligencias que mantiene abiertas la Policía sobre explotación de seres humanos en España se refieren a organizaciones delictivas con fines sexuales, aunque hay algunas que aluden a abusos con objetivos laborales como el descubierto esta semana. A finales del pasado enero, por ejemplo, la Brigada contra la Trata rescató a 15 mujeres que estaban siendo forzadas a prostituirse y a tres niños que eran obligados a ejercer la mendicidad en Las Palmas.

Mañana, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, presentará la segunda fase del Plan contra la Trata de Seres Humanos, que la Dirección General de la Policía puso en marcha en abril de 2013 y que hasta el momento ha permitido la localización de 16.279 víctimas potenciales en las 417 operaciones realizadas y la detención de 1.297 personas relacionadas con este delito.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios