Se pasará por dos décimas

La OCDE cree que España incumplirá el objetivo de déficit este año y el que viene

La deuda pública bajaría al 79% en 2030 con mayor crecimiento, pero puede alcanzar el 110% del PIB en un escenario de subidas de tipos

Foto: El secretario General de la OCDE, Ángel Gurría,d., y el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. (EFE)
El secretario General de la OCDE, Ángel Gurría,d., y el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. (EFE)

La economía española crecerá este año a un ritmo del 2,5%, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que ha revisado dos décimas al alza su anterior pronóstico, mientras que ha mantenido en el 2,2% su proyección de crecimiento del PIB para 2018. No obstante, cree que esto no será suficiente para cumplir con los objetivos de déficit con Bruselas.

De este modo, los pronósticos del 'Club de los países ricos' se alinean con las previsiones del Gobierno, que augura un crecimiento del PIB del 2,5% este año y del 2,4% el siguiente.

"La recuperación de la economía española, en marcha desde 2013, ha sido una de las más sólidas de la OCDE gracias a la implantación de una amplia batería de reformas estructurales, una política monetaria muy expansiva en la zona del euro, una política fiscal más laxa y un importante saneamiento del sistema bancario", destaca la organización en su informe 'Estudios económicos de la OCDE: España 2017'.

La OCDE espera que la demanda interna seguirá liderando la recuperación de la economía española, confiando en que el consumo privado mantenga su firmeza gracias a la continua mejora del empleo, a medida que las reformas aplicadas en años anteriores continúen dando sus frutos.

La OCDE espera que la demanda interna seguirá liderando la recuperación de la economía española

Asimismo, el mantenimiento de unas condiciones de financiación favorables debería ampliar el incipiente repunte de la inversión empresarial y en vivienda, mientras que el esperado incremento de las presiones inflacionistas debería ser moderado debido al elevado desempleo.

En este sentido, la OCDE pronostica que la tasa de paro de España bajará este año al 17,5% desde el 19,6% de 2016, mientras que en 2018 se situará en el 16,1%, mejorando en dos y tres décimas respectivamente sus anteriores previsiones para 2017 y 2018.

A este respecto, la OCDE prevé que el crecimiento de la economía española descenderá ligeramente este año y el siguiente a medida que se ralentice el ritmo de crecimiento de la demanda interna y pierdan intensidad algunos factores que han contribuido a impulsar el consumo, como los bajos precios del petróleo y el descenso de los impuestos.

Asimismo, la institución aprecia riesgos procedentes tanto de factores externos como internos, incluyendo las dificultades que puede encontrar un Gobierno en minoría para legislar "las reformas de calado necesarias para impulsar el crecimiento de manera sostenible".

Además, la OCDE advierte de que una ralentización del comercio mundial podría minar aún más las exportaciones, que han sido un motor importante de la recuperación, especialmente si España pierde competitividad a nivel internacional, mientras que la organización considera "moderada" la exposición de España al 'Brexit'.

Incumplimient del déficit

En cuanto a los objetivos de déficit pactados con Bruselas, los nuevos pronósticos de la OCDE auguran un incumplimiento de dichas metas, ya que el desequilibrio negativo de las cuentas públicas previsto para 2017 será del 3,4%, frente al objetivo del 3,1%, mientras que para el año que viene se situará en el 2,8%, frente a la meta del 2,2%.

Por otro lado, el informe subraya la disminución de vulnerabilidades financieras de España por la mayor solidez del sector bancario y el menor endeudamiento privado, aunque advierte del elevado ratio de deuda pública de España, así como del significativo saldo neto negativo de la posición inversora internacional española.

Advierte del elevado ratio de deuda pública, así como del significativo saldo neto negativo de la posición inversora internacional española

En este sentido, las nuevas previsiones de la OCDE apuntan a un endeudamiento bruto del Gobierno del 99,6% del PIB en 2017 y del 99,4% en 2018, después de cerrar el pasado ejercicio en el 99,3%.

Según las simulaciones realizadas por la organización en función de las previsiones oficiales, la ratio de deuda pública de España se moderaría de forma progresiva hasta el 94% del PIB para 2030.

Sin embargo, en un escenario más positivo en el que la inflación aumentase en 0,5 puntos porcentuales y el PIB registrara un incremento real superior de 1 punto porcentual por año a partir de 2019, la ratio de deuda podría caer hasta el 79% en 2030, mientras que podría elevarse hasta el 110% del PIB en un escenario adverso en el que los tipos de interés subieran un punto porcentual a partir de 2019.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios