La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

DELOITTE Y LOS CONSEJEROS PUEDEN SER CONSIDERADOS RESPONSABLES

La Audiencia abre una vía para que rechazados en el arbitraje de Bankia recuperen su dinero

La decisión de la Audiencia Nacional de incluir la venta de preferentes en la causa por la salida a bolsa de Bankia aumenta notablemente las posibilidades de que
Foto: La Audiencia abre una vía para que rechazados en el arbitraje de Bankia recuperen su dinero
La Audiencia abre una vía para que rechazados en el arbitraje de Bankia recuperen su dinero
Tags
    Tiempo de lectura6 min
    La decisión de la Audiencia Nacional de incluir la venta de preferentes en la causa por la salida a bolsa de Bankia aumenta notablemente las posibilidades de que todos los afectados recuperen su dinero. No interfiere con el arbitraje, pero abre una nueva vía para que los que sean rechazados en este proceso puedan reclamar sus ahorros no sólo por la vía civil, sino también por la penal, aunque los expertos advierten de que será un proceso muy largo. Si finalmente se determina que hubo delito, serán responsables subsidiarios el auditor (Deloitte), los consejeros, los aseguradores y colocadores de estas emisiones, e incluso el Estado. 

    En principio, la vía más rápida y más barata para recuperar la inversión sigue siendo el arbitraje, que no requiere abogado y procurador. Solicitarlo no implica renunciar a acudir a la vía judicial a priori y, si el laudo es favorable, el afectado recuperará toda su inversión; concretamente, Bankia le pagará la diferencia de valor entre el importe nominal de las preferentes y el valor de las acciones recibidas en el canje el día del arbitraje o el de su venta, si se ha deshecho ya de ellas en bolsa.

    Ahora bien, la clave aquí no está en el laudo -el 100% de los mismos han sido favorables a los afectados en NovaGalicia y CatalunyaCaixa-, sino en ser admitido al arbitraje. Algo que decide el experto independiente, KPMG, aplicando los criterios emitidos por la Comisión de Híbridos; por ejemplo, debe dar prioridad a los inversores con menos de 10.000 euros, y no está claro qué va a pasar con los que tengan más. Esta consultora emitirá un informe favorable o desfavorable para cada afectado; en el primer caso, es casi seguro que el laudo le va a dar la razón, por lo que debe firmar un convenio de arbitraje en el que renuncia a las acciones judiciales. Pero si el informe es desfavorable, la única opción es acudir a los tribunales.

    Y ahí es donde el auto de ayer de la Audiencia abre nuevas posibilidades, en especial para aquellos inversores que no tienen fácil alegar falta de conocimientos financieros o a quienes no se les explicó adecuadamente el producto: clientes de banca privada, inversores cualificados o institucionales, personas que tenían en cartera otros instrumentos sofisticados, etc. Porque en este caso no se trata de determinar si hubo vicio de consentimiento o incumplimiento de obligaciones, sino si hubo delito en la comercialización, en cuyo caso toda la operación se declararía nula y se devolvería la inversión a todos los que compraron estos títulos.

    Ahora bien, Santiago Viciano, titular de un despacho incluido en la red abogadospreferentes.com, advierte de que todo apunta a un macroproceso que puede tardar más de 10 años en resolverse a la velocidad habitual de la Justicia española. Por ello, aconseja agotar primero la vía civil antes de adherirse a la querella en la Audiencia Nacional; es más, si alguien va directamente a la vía penal, no podrá acudir a la civil hasta que aquella se resuelva. 

    Por otro lado, la apertura de la vía penal en las preferentes implica que se puede considerar responsables subsidiarios (el responsable directo es la entidad) a Deloitte como auditor, a los consejeros en el momento de la venta de estos valores -que deben responder con todo su patrimonio-, a todos los asesores, aseguradores y colocadores que participaron en estas emisiones e incluso al Estado, aunque esto último es más discutible; en el caso de Fórum Filatélico y Afinsa no se les consideró responsables, por ejemplo (no obstante, las cajas que formaron Bankia estaban supervisadas por el Banco de España y las preferentes por la CNMV, a diferencia de los estafadores filatélicos). 

    Los polémicos argumentos de la Audiencia
     
    El razonamiento en que se basa la Sección Tercera de la Sala de lo Penal es que los responsables de las entidades que formaron Bankia (Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas más pequeñas) sabían que estaban quebradas, pero falsearon las cuentas y trataron de cubrir sus agujeros con distintas medidas: la colocación de preferentes entre minoristas, la fusión o la salida a bolsa. El auto asegura que "el súbito deterioro patrimonial" del grupo no puede considerarse "un mundo totalmente aparte e independiente". "Este no fue un súbito deterioro, sino la consecuencia de una previa actuación conjunta para sobrevalorar artificialmente el valor de las cajas a fusionar, de modo que crearon un producto artificialmente saneado mediante la venta masiva a los pequeños ahorradores de productos de nulo valor financiero", asegura.

    De ahí que considere que todo forma parte del mismo proceso, aunque cambiaran los responsables, y que obligue al juez Fernando Andreu a incluir la venta de preferentes en la causa que se sigue por la salida a bolsa. En la investigación de la misma se inscribe el interrogatorio realizado la semana pasada a Emilio Botín, Francisco González e Isidre Fainé para dilucidar cómo tomó Economía la decisión de destituir a Rodrigo Rato y nacionalizar la entidad.

    Esta argumentación es rebatida por numerosas voces en el sector financiero. En primer lugar, porque la venta de preferentes se hizo en la época en que Miguel Blesa presidía de Caja Madrid y José Luis Olivas Bancaja, mientras que la fusión y la posterior OPV fueron responsabilidad de Rato. En segundo lugar, porque en 2009 todas las entidades españolas emitieron preferentes entre particulares, incluyendo a Santander, BBVA y La Caixa. Cuando las autoridades internacionales les exigieron más capital, las cajas no tenían otra forma de captarlo -no tienen acciones- y los bancos no podían acceder a un mercado destruido tras la quiebra de Lehman. Después, unas entidades tuvieron que ser nacionalizadas y otras no, luego la colocación de estos valores no suponía un intento de salvar entidades en quiebra. Dicha nacionalización es la causa de las pérdidas exigidas por Bruselas a las preferentes (y no al revés), que se han materializado en el canje por acciones del martes, en el que los tenedores de estos instrumentos acumulan minusvalías en torno al 70%.

    En este sentido, ha sido especialmente criticado este párrafo del auto: "Ante la imposibilidad de las cajas de acudir a los mercados financieros no tuvieron reparo en verificar a costa de los más débiles: los clientes, los ahorradores, los pensionistas, y ello con el objetivo futuro de conformar ellos una nueva entidad que pudiera salir a Bolsa". Y añade que la venta de preferentes se inscribe en "los actos preparatorios, previos e inseparables del posterior brusco deterioro patrimonial de Bankia, en cuanto constituyen maniobra de recapitalización artificial".
    #14
    Compartir
    12


    Tendria usted toda la razón, si los datos que se dieron sobre la Entidad fueran correctos y reales, pero la información dada a los inversores que sabian donde se metían era FALSA, estaban vendiendo una cosa irreal, vendían viento y ahora les toca recoger tempestades a los responsables.

    Rato y sus secuaces, creian que con los beneficios futuros les sobraría dinero para ir &034; tapando &034; el agujero que tenian, pero no calcularon que este se iria haciendo mayor y los beneficios no darían para tanto.

    Para cobrar incentivos y bonus, tanto los politicos como los SINDICATOS [ los que tanto defienden al trabajador el dia 1 de Mayo ] no tuvieron reparos en cobrar &034; las dietas &034;.

    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    Con todos mis respetos y consideración a los preferentistas que pueden haber sido engañados, por no haber leído o entendido la letra pequeña de lo que firmaban, pero que ahí estaba, en el contrato, considero completamente diferente el caso de los inversores que acudieron a la OPV a 3,75¬ por acción [que ahora no vale ni 0,01¬ ] porque esa salida a bolsa se &034;vendió&034; con información de balance falsificada. ¡Eso sí es un caso claro de pleito, condenas e indemnizaciones...!
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    11 Y se olvida del Comité de Dirección y siguiente nivel jerárquico, ya que según salió hace un par de días en televisión, estaban al corriente de todo y participaron en el engaño.
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir
    5 palas-atenea.
    ¿Y cómo se puede saber quiénes fueron los que sabían qué compraban y quiénes no lo sabían?. ¿Cómo se puede demostrar, eete sí sabía por ésto o lo otro, y este otro, no...?.
    Conozco un caso en el que un hijo echa sapos y culebras por la boca, por causa de las preferentes, que él no compró, pero sí su madre mayor y viuda, que gastó casi todos sus ahorros... Pero sé positivamente que su madre, en estos asuntos, y en todos, no mueve un dedo sin consultar con su hijo... El empleado de la Caja le hizo la propuesta, ella consultó con su hijo, y compró... Llegado el caso, su abogado dirá que ella es una mujer mayor que no sabe apenas leer, y que la engañaron miserablemente... lo que no dirá su abogado es que, si alguien la engañó, fue su hijo...
    Salvo casos muy raros, es imposible saber quién sabía lo que compraba, cuando las &034;preferentes&034;, y quién no sabía lo que compraba...
    Quién se crea estafado, al Juzgado...
    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    9 ¿Blesa, Rato? Demasiado limitado. Incluye ministra de economía de la época, Director de Banco de España y de la CNMV y, por supuesto, todos y cada uno de los consejeros de la Caja, politicos, sindicalistas, miembros de Organizaciones empresariales, y clientes tambien consejeros.
    Hay para llenar el saco. Y bien lleno. El problema es de donde sacar el dinero necesario para indemnizar a tanto damnificado. Al final, lo de siempre, solo papa Estado, es decir, nosotros. Aunque ni pinchemos ni cortemos. Solo paganos.
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir
    6 No necesariamente ha de ser un mismo sumario. El instructor puede acordar abrir pieza separada. Y apuesto que es lo que hará. Lo que sucede desde luego es que el tema de las preferentes, e incluso salida a bolsa, es un pastel demasiado grande como para que no exija un importante resfuerzo en ese Juzgado, tal y como apunta Angel Juanes, que, por cierto, está gordísimo.
    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    Me temo que, de entrada, cada preferentista tendrá que pagar para acceder al juicio.
    Luego el caso puede durar más de quince años, incluso hasta veinticinco, para sustanciar cientos de miles de casos individualizados, pues las entidades van a ir uno por uno.
    Más tarde habría que buscar supuestos culpables que sean solventes, porque las dificultades de separar lo societario de los posibles personales son tremendas.
    A continuación alguien tendrá que pergeñar quién sería avalista final responsable [porque con las entidades no cuenten ni en sueños], ¿tal vez el Estado? ¿Un gobierno de dentro de un cuarto de siglo? ¿Cómo serán las normas económicas para entonces? ¿Aplicables al caso de las preferentes actuales?
    Y cuando todo esto se haya consumado, si se consuma con bien para los preferentistas afectados, ¿alguien se cree que el Estado va a pagar?
    En España, que algo sea injusto no significa que alcance remedio...
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    5 Y habrá que ver cómo acaba la cosa porque el auto [al parecer] hace durar la estafa hasta la salida a Bolsa, lo que haría que hubiera que indemnizar también a los que compraron acciones entonces.

    De todas formas, esto es Spañistán. Si esto pasa en USA, Blesa, Olivas, Rato, MAFO, Segura... estarían en la cárcel [e incluso exministros y exsecretarios de Estado, como Salgado o Campa], y Deloitte habría cerrado [como paso con Arthur Andersen, cuyos auditores fueron acogidos en España por aquella]. Aquí, sin embargo, Deloitte ha reforzado su posición en las grandes empresas desde entonces. Como decía la Bombi en el Un, Dos, Tres, &034;¿Por qué seeeeráaaaa...?&034; [póngase entonación de tonto / inocente]
    Ampliar comentario
    #6
    Compartir
    3 En realidad no es el mismo caso.

    Forum y Afinsa no eran entidades financieras [y por tanto teóricamente controladas por el Banco de España, a pesar de que su actividad aparentase ser la misma], pero las Cajas sí lo son.

    Los bonos de Forum y Afinsa no eran productos cotizados, y sin embargo, las preferentes sí lo son, y por ello, en aquel caso no hay responsabilidad de la CNMV y en este sí.

    Es lo mismo que pasa con los bonos de Rumasa.
    Ampliar comentario
    #5
    Compartir
    Me parece perfecto que devuelvan sus ahorros a los preferentistas estafados. Pero considero estafados a los que realmente no sabían lo que compraban, no a inversores profesionales o personas con experiencia en productos complejos, que son los más beneficiados de esta novedad de la AN. Es muy cierto que las instituciones [Órganos de Gobierno de las entidades financieras, CNMV, BdE...] aportaron información engañosa sobre las cuentas de las entidades, dentro de la enorme mentira de que la economía iba sobre ruedas cuando ya se preveía la catástrofe. Sin embargo, ahí la condición de estafado debería generalizarse a toda la sociedad, no sólo a preferentistas.

    Por otro lado, para devolver el dinero a los preferentistas hay dos formas: que lo aporte el FROB [o sea, todos los contribuyentes]; o que lo aporten las entidades financieras [en cuyo caso necesitarán otro rescate que conllevará quita sobre depósitos, como la EU ya ha advertido]. Habría otra vía: que lo aporten los ex altos cargos que han saqueado las cajas, pero eso es utopía. Se mire como se mire, los ciudadanos de a pie acabaremos timados, bien como preferentistas, bien pagando las devoluciones a preferentistas.
    Ampliar comentario
    #4
    Compartir
    Sigue aumentando el embrollo bancario... sostenido y alimentado por el erario, claro... si no ¿de qué?... Compradores y Justicia ven la posibilidad de que el Gobierno acabe pagando los desperfectos de tales inversiones, y empujan hacia ese lado: que pague el Gobierno...
    Y el Gobierno, directa o indirectamente, pagará claro: no se trata de dinero de su bolsillo: es dinero de otros con el que pagará... según dijo la Ministra, &034;el dinero público es de nadie&034;... conclusión, &034;paguemos, pues, con él porque &034;nadie&034; jamás protesta...
    Ampliar comentario
    #3
    Compartir
    Todo aquello que ayude a los estafados a recuperar el dinero robado, me parece perfecto.
    Solo una duda. ¿ porqué a los estafados de Forum y Afinsa, los tribunales, no reconocieron lo mismo que a los de las preferentes ?
    Fue el mismo engaño, permitido por el BdeE, la CNMV y el Estado, que afectó al mismo sector de ahorradores, gente sin preparación económica, los ahorros de toda una vida de cientos de miles de trabajadores, personas mayores y jubilados en su mayoría, que confiaron en unas empresas modelo, según la CNMV y los premios dados por diversos Organismos oficiales - Mº de Hacienda, el ICO, el Rey, etc, etc.

    Dos casos iguales, deberían tener resoluciones iguales.


    Ampliar comentario
    #2
    Compartir
    1 Desconozco el portal, pero el producto de las preferntes, no se puede llevar de manera colectiva, si no caso a caso, por que cada contrato es diferente.
    Si el nombre de este portal es lo que dice, le pueden estar engañando.
    Ampliar comentario
    #1
    Compartir
    Todo va despejándose poco a poco. Este gran engaño de las preferentes va llegando a su fin. Poco me importan las responsabilidades de los gestores de los bancos. Lo único que quiero es que me devuelvan mi dinero y yo he reclamado a través de denunciascolectivas.com y voy a pelear hasta el último céntimo.

    Cuando la CNMV y la Audiencia declaran irregulares la comercialización de estos productos financieros complejos será que el río agua lleva.

    Cada día que pasa se van sumando intereses que van a tener que pagarme cuando el juzgado de marras dicte sentencia a mi favor. Sólo espero que no hayan hecho quebrar la entidad para cuando me toque cobrar, que todo es posible.
    Ampliar comentario