UN TRABAJADOR GRABÓ REUNIONES INTERNAS

Anticorrupción ve delito en las adjudicaciones de la Generalitat a Telefónica

La Oficina Anticorrupción de Cataluña (OAC) ve indicios de delito en las cinco operaciones que la Fiscalía investiga sobre concursos públicos adjudicados a Telefónica. El Ministerio

Foto: Anticorrupción ve delito en las adjudicaciones de la Generalitat a Telefónica
Anticorrupción ve delito en las adjudicaciones de la Generalitat a Telefónica

La Oficina Anticorrupción de Cataluña (OAC) ve indicios de delito en las cinco operaciones que la Fiscalía investiga sobre concursos públicos adjudicados a Telefónica. El Ministerio público determinó hace unos días abrir diligencias preprocesales para determinar si envía las acusaciones al juez. El asunto fue formalizado como denuncia el pasado 29 de junio.

Fuentes de Telefónica señalan a El Confidencial que la compañía no ha recibido ningún requerimiento de información sobre el particular. “No sabemos nada, aunque teníamos conocimiento de que se había presentado una denuncia”. Estas fuentes subrayan que “en las contrataciones, jamás se cometieron irregularidades” y muestran además su extrañeza de que se lleve a cabo una investigación sin que a ellos se les pida ninguna explicación.

El informe de la OAC remitido a la Fiscalía barcelonesa, sin embargo, es contundente. “Se puede considerar más que indiciariamente acreditado que, si no directamente por los trabajadores del CTTI, pero en todo caso con su conocimiento y connivencia, se sustituyó la oferta inicialmente presentada por Telefónica por una nueva oferta más favorable”, dice el informe. Este párrafo hace referencia a que el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) permitió a la compañía sustituir su oferta subrepticiamente tras la apertura pública de las plicas. Si se hubiera mantenido la oferta de Telefónica, la compañía no habría ganado el concurso, que la Fiscalía sostiene que ascendía a 216.204 euros más IVA.

“Desde el punto de vista de la contratación pública, esto contraviene de forma flagrante el principio fundamental y esencial de la contratación pública de invariabilidad de las proposiciones una vez presentadas, abiertas y hechas públicas”, añade el informe.

El texto también considera “plenamente probado” que la Diputación de Barcelona filtró las bases de un concurso sobre seguridad en las redes a esta empresa antes de hacerlas públicas y de entregarlas a los otros licitadores, aunque en otro apartado reconoce que, finalmente, Telefónica no fue la adjudicataria del contrato.

También se señala en el informe que respecto a los cuatro procedimientos para renovar el modelo TIC de la Generalitat (por valor de 525 millones de euros), en los que la compañía de telefonía se adjudicó varios lotes, sólo existen indicios basados en referencias muy genéricas que se concretan en “una conversación grabada por el propio denunciante. No se puede considerar que estos elementos tengan entidad suficiente para justificar el inicio de una actuación investigadora de esta Oficina, lo que no obsta que se traslade igualmente la denuncia referida a estos hechos al Ministerio Fiscal”.

Grabaciones

Entre la documentación aportada a la causa figuran correos electrónicos entre el personal de Telefónica que intervenía en los procesos y también entre funcionarios del CTTI, de la Diputación de Barcelona y del Consorcio Sanitario de Tarrasa (que depende de la Consejería de Salud) con directivos de la empresa. Pero, curiosamente, también incorpora la grabación de una reunión de trabajo sobre uno de los concursos y una conversación del denunciante con su jefe de Telefónica. Estos dos últimos documentos sonoros fueron incorporados a la investigación el pasado 9 de julio.

Lo que resulta extraño es que el trabajador que realizó la denuncia grabase conversaciones con sus compañeros y sus jefes, así como reuniones de trabajo dentro de la compañía. Una de estas conversaciones tiene lugar entre J.A., el trabajador denunciante, y su superior jerárquico, J.T., jefe de ingeniería IT de Telefónica Empresas. Con ella, pretendía demostrar que en los cuatro grandes concursos para renovar el modelo TIC del Gobierno autonómico había habido manga ancha, aunque la conversación es muy genérica. De esas cuatro licitaciones, dice el texto, “tres ya han sido resueltas, siendo Telefónica adjudicataria de diversos lotes”.

J. T.- Yo sí creo que eso lo podríamos ganar (...) Yo, si fuera el cliente, no se lo daría todo. Yo le daría la mitad y haría que compitieran entre todos. Hay volumen suficiente como para que haya eficientes dividiendo por la mitad nuestro trabajo. Si yo voy al cliente, sí, obviamente, yo voy a decirle que o me o llevo todo o no me salen los números. Lloraré y lloraré, pero al final el cliente va a decir... Bueno, mira, vamos a hacer esto: lo vamos a dividir...

(...)

J.A.- Y lo del tema subcontratación en estos concursos, ¿eso no nos penaliza mucho el hecho de que la mayoría en estas operaciones estén subcontratadas?

J. T.- Al contrario, ahora mismo el cliente lo que quiere es jugar. Quiere poder satisfacer a las pymes catalanas. Lo que hemos de hacer es subcontratar a empresas catalanas.

J.A.- ¿Pero en los concursos públicos no hay siempre un máximo de subcontratación?

J. T.- En éste, al contrario. En éste, lo que quieren es integradores financieros que asuman riesgo y bajen precio y sobre eso, después, búscate la vida y tira de la gente catalana y de la pyme catalana porque me están llamando a la puerta que quieren negociar. Es lo contrario (...) Realmente, ¿por qué nos ven guapos en Telefónica? La fibra, que la vamos a pasar por toda España y por toda Cataluña y que la vamos a subir al nivel de Finlandia en tres años, que eso no está mal, poder ver las pelis piratas rápido; y la segunda cosa, capacidad financiera (...) Cuantos menos problemas pongamos para eso, mejor, ya verás tú. Entonces, para mí, el pronóstico Gene es importante porque estamos hablando de dos meses vista (...) A lo mejor hay que poner un líder ahí encima de la Gene y para gestionar 1.500 millones de euros piensa qué jerarquía puede haber, pero alguna tiene que haber.

La otra conversación incluida es una reunión entre varios representantes de Telefónica y uno de la empresa Telindus (con la que la compañía se quería presentar al mismo) sobre el concurso de la Diputación, que ascendía a más de 137.000 euros. Según el informe de la OAC, la conversación se centra en el análisis detallado de los pliegos de cláusulas, lo que evidencia que disponían de los mismos y cuyas afirmaciones se corrobaron más tarde “con la serie de correos electrónicos reenviados” entre los presentes.

Para la compañía, “es sospechoso que un trabajador grabe conversaciones con sus compañeros de trabajo”. Eso, evidentemente, indica que existía ya una predisposición a poder utilizarla más adelante. Sin embargo, fuentes de la compañía niegan que conozcan la identidad del denunciante.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios