¿QUIÉN IMAGINABA UN DESENLACE ASÍ?

Dani Pedrosa y MotoGP han renacido en Jerez

El guión del actual campeonato MotoGP es inimaginable: hace solo dos carreras el campeonato parecía decidido, pero ahora está abierto a cuatro claros candidatos

Foto: Dani Pedrosa durante este GP de España. (EFE)
Dani Pedrosa durante este GP de España. (EFE)

Hace dos carreras el campeonato parecía definido. Maverick Viñales y Yamaha parecía infalibles; Valentino Rossi, su rival más peligroso; Honda y sus pilotos, aparentemente perdidos; y Ducati y Jorge Lorenzo, desaparecidos… Parece como si los meses de pretemporada y las primeras carreras del año pertenecieran ya a otro tiempo, porque lo que hemos visto en Jerez es una historia completamente diferente. Las condiciones de la pista fueron prácticamente similares a las de 2016: tres grados más de temperatura ambiente y un grado más en el asfalto, y el desarrollo de carrera fue casi idéntico. Este año la carrera fue dos segundos más rápida, y la vuelta rápida dos décimas más lenta, pero el ritmo de carrera fue similar, aunque Pedrosa ha sido mucho más constante de lo que fue Rossi el año pasado, y se mantuvo siempre en un ritmo de 1’40”.

En 2016 Rossi ganó en Jerez del mismo modo que lo hizo en Cataluña, sacando provecho en unas condiciones de pista un tanto especiales. Pero a pesar de la similitud de la carrera de 2016 y la de este año, las Yamaha no han podido sacar el mismo provecho. Sufrían mucho con el flanco izquierdo del neumático, y con la goma delantera. El año pasado los neumáticos eran diferentes, en general más duros, sacrificando prestaciones para garantizar durabilidad. Ahora han cambiado: tienen mayor rendimiento pero una vida más corta, por eso la opción media –asimétrico, cuyo flanco derecho era más duro- elegida por la mayoría requería mucho tacto a la hora de usar el neumático, porque se temía que el final de carrera sería comprometido, así que sólo Márquez y Crutchlow optaron por el compuesto duro.

Eso les obligó a ser cuidadosos al inicio de carrera. Cuando el inglés apretó para recuperar terreno, se fue al suelo. Márquez cedió enseguida segundo y medio ante su compañero, algo que no parecía demasiado, pero cuando atacó a diez vueltas del final comprobó que el margen era demasiado grande: para cazar a Pedrosa habría tenido que jugársela una vez más, y no era el momento. Los de Yamaha optaron por los mismos compuestos que Pedrosa –Viñales no llegó a probar el duro-, pero esta vez no ha habido milagro. De hecho, Johann Zarco, con un delantero más blando, les dio un baño. Y Viñales no lo entiende, pero no quiere quejarse porque, dice, “recibiría un mail si hablo mal de los neumáticos”.

Cada moto tiene su carácter

Pero es lo que tiene la competición: cada moto tiene su carácter, y lo que funciona en una no tiene por qué ir bien en otra. Viñales y Rossi emplean la moto 2017, muy diferente a la 2016, y los hombres de Tech 3, Zarco y Folger, han heredado las versiones 2016 de la Yamaha M1.

Cuando Bridgestone era suministrador de neumáticos sólo había dos compuestos disponibles, así que la elección resultaba sencilla: todo el mundo sabía qué opción elegir. Ahora, Michelin pone a disposición de los pilotos tres opciones diferentes, tanto delante como detrás, con lo que la elección es más compleja. Y si encima se da la circunstancia de que pierdes alguna sesión –la primera del viernes fue en mojado-, el tiempo de trabajo se reduce considerablemente. A Yamaha se le atragantó el Gran Premio desde el primer entrenamiento y fueron a remolque todo el fin de semana.

Dani Pedrosa, el renacido

Aunque el año pasado Dani Pedrosa ganó un Gran Premio, en Misano, su triunfo en Jerez no tiene parangón con aquel, desarrollado en circunstancias especiales: eligió unos neumáticos diferentes al resto y eso marcó la diferencia, permitiéndole realizar una remontada histórica que le llevó a la victoria. En Jerez la historia ha sido diferente, bien diferente. Desde la primera sesión, en mojado, estuvo delante. Y ahora se encuentra a sólo diez puntos del líder.

La historia ha cambiado mucho para Pedrosa. De cara a esta temporada hizo una profunda transformación en su garaje. Sus desencuentros con su equipo técnico llevaron a Honda a tener que buscar a un responsable técnico para su estructura en un equipo satélite de Ducati… Siempre de la mano de Alberto Puig y un reducido y cerrado grupo de colaboradores, hace dos años Pedrosa y Puig tomaron caminos distintos. Y Pedrosa pasó a ocuparse de todas sus tareas: la negociación de sus contratos, la gestión de sus compromisos, todo, absolutamente todo. Su cabeza no podía estar al 100% en la pista y el 'box'. Y su físico tampoco le acompañaba.

Jorge Lorenzo abrazando a Dani Pedrosa. (EFE)
Jorge Lorenzo abrazando a Dani Pedrosa. (EFE)

Hace dos años se especulaba con su retirada. Tras la primera cita, Qatar, anunció que se iba a someter a una compleja operación en su brazo derecho para intentar solucionar los problemas que llevaba años arrastrando, tras varias operaciones infructuosas. Se encomendó a las sabias manos del doctor Ángel Villamor. Esta decisión ha sido clave para su recuperación, y marcó el comienzo de una nueva etapa.

Gibernau y su amigo Titanio

La falta de un entorno de confianza en estos años no facilitó las cosas, pero desde que Sete Gibernau se puso al lado de su buen amigo Titanio –así lo llamaba Sete cuando Pedrosa reinaba en 125 y 250 porque, decía, “es pequeño, ligero y duro como el titanio”-, las cosas han comenzado a cambiar. Gibernau empezó a dejarse ver en alguna carrera del año pasado. Ante la creciente expansión de 'coaching' en MotoGP, se especuló con la posibilidad de que Sete hiciera esas labores con Pedrosa. Pero era mucho más que eso: Sete ha traído calidez, una forma de hacer las cosas que nada tienen que ver con el rigor espartano con el que Pedrosa ha crecido en las carreras, y por primera vez descubrimos a un Dani Pedrosa relajado. Y él reconoce que es así: “Un piloto contento es un piloto rápido. Estoy contento porque ahora soy más consciente de las cosas. Es más divertido ahora cuando las cosas pasan y sé que están pasando porque estoy haciendo que pasen”, decía Pedrosa en Jerez.

MotoGP no podría pasar por un momento mejor, es el más abierto e interesante campeonato del motor, el más imprevisible y, por tanto, el más atractivo: Rossi, Viñales, Márquez y Pedrosa están al frente de la tabla, separados por tan solo diez puntos, y Lorenzo ha hollado ya el podio de MotoGP. ¿Alguien se imaginaba algo así antes de viajar a Jerez?

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios