el barça recibe a la real sociedad

André Gomes y los suplentes de cartón piedra que hacen sufrir al Barça

El jugador portugués, que rondó los 55 millones de euros, no ha solucionado uno de los principales problemas del equipo de Luis Enrique, la ausencia de relevos fiables que cambien un partido

Foto: Andre Gomes, en un partido de esta temporada. Reuters)
Andre Gomes, en un partido de esta temporada. Reuters)

La comparación no es odiosa, es eterna. El Real Madrid y el Barcelona no pueden dejar de mirarse. Por más enfrentamiento que haya entre sus seguidores lo cierto es que no hay dos empresas que se parezcan más, y eso les obliga a estar en constante alerta de lo que hace el adversario. Los blancos se enfrentan con optimismo al próximo clásico, este año parecen llevar la delantera. Van líderes en la Liga Santander y sonríen al ver la situación de la Champions, donde sacaron un muy buen resultado en Múnich. El Barcelona, aunque ya ha demostrado que también sabe lo que es la épica, piensa en la vuelta contra la Juventus y solo puede ver nubarrones en el horizonte.

El repaso de lo que es acertado y lo que no se hace a final de temporada, pero en el Barcelona, caminando por la cuerda floja, hay un territorio en el que, evidentemente, no tomaron las decisiones adecuadas. Es el banquillo, no tanto por el entrenador, que ha demostrado que es capaz de hacer equipos ganadores, sino por los jugadores que en él le acompaña. En un calendario sobresaturado no tener buenos suplentes es una condena. Lo sabe Robert Fernández, que en dos años ha gastado dinero a espuertas pensando en reforzar a los no habituales. Y no ha podido tener menos tino.

Este verano puso sorprendentemente sus ojos en el Valencia, pensando que podía pescar buenos jugadores en un equipo absolutamente disfuncional. Preguntó por André Gomes y los ché, necesitados de dinero, no pusieron muchas dificultades. Oficialmente son 35 millones de euros más variables, ese concepto difuso que puede hacer de un precio una morterada. Es probable que el fichaje termine por los 55 millones de euros. El rendimiento, entre malo y muy malo. Luis Enrique intentó su entrada contra la Juventus en la segunda parte para enderezar un partido que se le había escapado. Ningún aficionado tenía confianza en que él fuera a darle la vuelta al partido y eso es exactamente lo que ocurrió. Más frustración, más desespero.

André Gomes, que aún es joven, no se ha adaptado al fútbol del Barcelona. Parece un fallo de casting, un actor de serie B metido en una película de autor. Su juego no se coordina con la idea de juego del club, por más que Luis Enrique, el único que parece tener genuina fe en él, mantenga que aporta mucho al equipo y que será importante en el futuro. El tiempo lo dirá, la desconfianza reina y en una temporada en la que ni Iniesta ni Rakitic han estado muy brillantes las carencias del luso han sido especialmente llamativas.

Paco Alcácer lamenta una ocasión fallada.
Paco Alcácer lamenta una ocasión fallada.

Alcacer, Arda y Digne

No es mucho mejor el caso de otro de los fichajes del verano, también cazado en el Valencia. Paco Alcácer sabía que no iba a jugar mucho, pues ese es el destino que espera a quien tiene que guardar el turno tras Messi, Suárez y Neymar. Le compraron porque era efectivo de cara a puerta, podía marcar goles con pocos minutos. O eso decía la teoría, que no siempre se amolda bien a la realidad. Otro fracaso, Alcácer ha parecido, desde el primer día, obcecado, sin el ángel que hacía que marcase goles con facilidad en su antigua casa. Otro fichaje fallido.

Como Digne. Pocos se acuerdan de él, porque el paso del tiempo ha supuesto para él una reducción de minutos hasta quedarse sin hueco en el equipo. Es un lateral izquierdo cuando lo que pedía a gritos la plantilla era un lateral derecho. Es un jugador al que el PSG no tuvo en consideración pero que, sorprendentemente, encandiló a los regidores del club barcelonés. Ya nadie confía en él, se le está poniendo cara de Aleix Vidal otro de los fichajes de estas dos últimas temporadas que tenían una misión concreta que nunca llegó a abordar. El lateral, este sí derecho, se encontró con la marginación de Luis Enrique y cuando parecía que le empezaban a levantar el castigo se lesionó de gravedad.

Solo Umtiti parece cumplir. Es un buen central, tanto que ha terminando haciendo saltar a Mascherano de las alineaciones. Por edad era un cambio que tenía que producirse. Más aún cuando al argentino, tantos años solvente, se le empiezan a ver costuras que no sabe cubrir. En el banquillo, como tantos otros, aporta más bien poco. Algo similar a lo que le ocurre al fichaje estrella de la temporada anterior, Arda Turan. Fichado como una estrella, se le recuerdan más errores que aciertos vestido de azulgrana. El bajón que se nota desde los titulares a los suplentes es súbito en el club y no es porque no lo hayan intentado. Nada de lo que los rectores del club imaginaron como soluciones ha terminado funcionando como tal.

Y el daño es mayor si se vuelve a lo de siempre, a la comparación. En el Madrid el problema de los no habituales es que juegan menos de lo que se merecen, y eso provoca cierto malestar. La lista es casi interminable, porque de lo que sin duda pueden presumir los blancos es de tener una de las plantillas más profundas de su historia, del primero al último son jugadores solventes y, a excepción de los laterales -ni Coentrao ni Danilo convencen- todas las posiciones parecen dobladas con buen tino. La lista es larguísima: Nacho, Pepe, Kovacic, Isco, James, Asensio, Lucas Vázquez o Morata. Jugadores que serían titulares en la mayor parte de los equipos del mundo. Futbolistas que, cuando tienen la oportunidad, se reivindican. En el fútbol siempre hay momentos en los que se necesita fondo de armario y esa, precisamente, puede ser la clave que explica por qué este Madrid parece más sólido que el Barcelona. Las comparaciones no son odiosas, son inevitables.

Alineaciones probables

Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, André Gomes, Denis Suárez; Messi, Luis Suárez y Arda.

Real Sociedad: Rulli; Zaldua, Navas, Iñigo Martínez, Yuri; Illarramendi, Zurutuza, Prieto; Oyarzabal, Vela y Willian José.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano).

Estadio: Camp Nou.

Horario: 20.45 horas.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios