En las oficinas del Calderón sigue la búsqueda de los nuevos encargados de hacer los goles del Atlético de Madrid la temporada que viene. Con el Mundial a punto de empezar, todavía queda bastante que decidir y el mercado podría deparar movimientos en diferentes sentidos. Tras la marcha de Villa, queda por confirmar la más que segura de Diego Costa al Chelsea. Mientras, el círculo que engloba a los posibles sustitutos de ambos se cierra cada vez más.

Ahora mismo, las opciones de Álvaro Negredo y el belga Lukaku son las que mejor situadas se encuentran. El nombre de Roberto Soldado, que también se ha barajado, se ha quedado detrás de estos dos, aunque el valenciano es un objetivo que nunca se dejará totalmente descartado puesto que sus condiciones también gustan a los responsables atléticos, como también las del colombiano Jackson Martínez.

Negredo ya estuvo muy cerca el verano pasado de recalar en las filas del Atlético. Entonces, el talonario del Manchester City tuvo mayor peso para el Sevilla y para el jugador, y finalmente los rojiblancos completaron la sorprendente contratación, sobre todo por el bajo precio, de David Villa procedente del FC Barcelona. Ahora, el delantero formado en la cantera del Rayo Vallecano y que posteriormente debutó en el Real Madrid, previo paso por el Castilla de Segunda División, vuelve a sonar para hacerse con el ‘9’ atlético. Una posición que, hasta en los peores años del club siempre ha contado con grandes goleadores.

Negredo ha sido suplente de Dzeko y Agüero en el City durante la segunda mitad de la temporada, lo que, además de constarle su presencia en el Mundial con España, ha acabado por afectar a la relación que mantiene con su actual técnico, Manuel Pellegrini. La salida de quien no deja de ser una fuerte apuesta del campeón de la Premier no es sencilla, pero el Atlético sabe que el jugador ve el Manzanares como un destino ideal, en su ciudad natal.

El belga Romelu Lukaku, celebra uno de sus últimos goles con el Everton.El belga Romelu Lukaku, celebra uno de sus últimos goles con el Everton.

El caso de Lukaku es diferente. El joven delantero de 21 años pertenece al Chelsea, equipo al que regresa este verano tras una segunda cesión. En el Everton ha seguido dando muestras esta temporada de sus grandes cualidades, y el rosario de operaciones que el Atlético mantiene ahora mismo con el club de Londres puede abrir las puertas a la contratación de un atacante fuerte y técnico en el que, como ya adelantamos en este diario hace unas semanas, los colchoneros tienen sus miradas puestas.

Y no solo por el rendimiento que podría dar a las órdenes de Simeone a corto plazo, sino por la inversión a medio que supone y que podría seguir la fórmula usada con otros grandes jugadores que terminan de explotar a nivel mundial en el Atlético. Esa fuente de ganancias por plusvalía está sacando de la deuda permanente a un club que se debe mover con pies de plomo en el apartado de gastos por fichajes en los últimos años. Y este 2014 no será excepción.

Acertar con las contrataciones es la única manera que tienen en el Atlético para intentar mantener el listón que tan alto han dejado. La llegada de dos delanteros es necesaria y, acoplando todas las variables que en estas operaciones se ponen en juego, a día de hoy, Negredo y Lukaku van ganando el casting. Son aproximaciones simplemente. El verano acabará colocando las cosas en su sitio, y la próxima temporada servirá para saber si los trabajos de búsqueda y de compra fueron adecuados y acertados.