Obsesión centro del campo. Esa es la prioridad de Carlo Ancelotti de cara la próxima temporada. El asunto del ‘nueve’ y lo que pueda ocurrir con Benzema no es cosa suya, es un asunto de club. Por este motivo el italiano está centrado en conseguir reforzar el centro del campo y en inyectar sangre nueva a en los laterales, siendo su favorito el jugador del Milan Di Sciglio. El Confidencial ha ido informando sobre los movimientos que se están produciendo. El primero y más llamativo ha sido el relacionado con la Juventus, con Pogba como protagonista. Mucho dinero y un posible acuerdo con el PSG, dificultan un traspaso que se iría hasta los 60 millones de euros, pero en las últimas horas la novedad viene desde Alemania en relación con Toni Kroos.

El centrocampista del Bayern termina contrato en un año y en los últimos días ha vuelto a reiterar su deseo de no ampliar el vínculo que le une con el equipo bávaro. Es más, el  mediocentro ha instado a su club a escuchar ofertas, a sentarse a negociar en caso de que el Real Madrid dé el paso de presentar una propuesta para cerrar un traspaso de uno de los jugadores más cotizados de Europa. Además guarda cierto parecido en su juego con el de Xabi Alonso, jugador al que todavía no se le ha encontrado un relevo natural; ni en el Real Madrid ni en la Selección. Illarramendi ha cumplido en su primera temporada, pero con dudas lógicas por el cambio sufrido y por no recibir toda la confianza necesaria por parte del entrenador.

Kroos pretendía tener solucionado su futuro antes del inicio del Mundial. Volker Struth, se agente, ha estado trabajando durante toda la temporada para encontrar un punto de acuerdo con el Bayern o la oferta idónea para el internacional alemán. Hasta en tres ocasiones ha estado en Madrid reunido con dirigentes del club blanco que, en un principio, no querían guerra alguna con el Bayern. Poco a poco han ido cambiando de opinión y viendo la posibilidad del fichaje como algo más que un simple deseo de Ancelotti de incorporar al mediocentro del campeón alemán.

La situación de Kroos es similar a la de Khedira. El potente centrocampista del Real Madrid parece no tener prisa por ampliar un contrato que termina en un año, cuando en el pasado mes de diciembre desde el club se afirmaba que la renovación se firmaría en cuanto regresara a Madrid tras la operación que sufrió en su rodilla derecha. Nada de eso ha sucedido y Khedira se ha marchado al Mundial sin estampar su firma y sin cerrar un acuerdo para su continuidad en el Real Madrid. La ambigüedad de su mensaje deja la puerta abierta a futuras operaciones en las que podría ser incluido el alemán.

Florentino Pérez se da de margen el Mundial en el asunto de las renovaciones de Khedira y Benzema. No quiere que se inicie la próxima temporada y que estos dos jugadores no hayan resuelto su futuro. En circunstancias parecidas se encuentra el Bayern con Kroos. Está en el mercado y eso lo sabe Guardiola, nada amigo de tener jugadores en circunstancias parecidas, más pendientes de su futuro que de su presente.

El Manchester United es el otro equipo que se ha planteado el fichaje del alemán. Se habla de ofertas que se acercan a los seis millones de euros limpios para el jugador que inició un distanciamiento con el Bayern por culpa del salario de otros jugadores que llegaban a doblar los tres millones de euros que percibe actualmente. Los dirigentes del campeón alemán rechazaron hace un año la oferta presentada por su agente, por lo que a partir de ese momento dio el paso de negociar con otros equipos dando prioridad a Real Madrid y al equipo de Juan Mata y David de Gea.

El deseo de Kroos era tener todo solucionado antes del inicio del Mundial y salvo movimiento inesperado del Real Madrid, esa circunstancia no será posible. El Bayern ya sabe que su jugador ha negociado con diferentes equipos, pero tampoco da el paso de recibir propuestas en busca de un acuerdo. El orgullo bávaro le impide reconocer que uno de sus jugadores bandera no renueva y plantea una posible salida. Rumennigge y compañía no lo terminan de asimilar.