arranca el festival 'Love the 90s'

De Fernandisco a Chimo Bayo: la nostalgia pop de los 90 es el negocio del año

¿Recuerdan programas como 'La quinta marcha' y 'Ponte las pilas'? Minifaldas chillonas, coches tuneados, peluquería futurista, del ladrillo que cobraban tres mil euros... Aquellos maravillosos años

Foto: Chimo Bayo en concierto
Chimo Bayo en concierto

La industria musical está en crisis, pero hay excepciones demoledoras. Entre ellas, destaca el festival 'Love the 90s', que arranca este sábado en el Palacio de los Deportes de Madrid. “Esperábamos llenar el recinto en diez meses, pero agotamos en diez días”, explica Hugo Albornoz, director de Share Music, la empresa que monta estas fiestas. Hablamos de una historia de éxito arrollador en tiempos de extrema precariedad. No se trata solo de un festival, sino de una gira de festivales, que también pasará por Valencia (3 de junio, Ciudad de las Artes y las Ciencias), Barcelona (7 de julio, Palau Sant Jordi) y Mallorca (4 de agosto, Port Adriano).

Sus grandes bazas son aquellos grupos hipercomerciales, pero musicalmente innovadores, que arrasaron tras la caída del Muro de Berlín. Fue la edad de oro de la música de baile europea, el llamado eurodance, con superventas como Snap!, 2Unlimited, Whigfield, Technotronic y Ace Of Base, entre muchos otros. No fue solo un fenómeno discotequero, sino que empapó la estética y los contenidos audiovisuales de aquellos años. ¿Recuerdan programas como 'La quinta marcha' y 'Ponte las pilas'? Fue el tiempo de las minifaldas chillonas, marcar tableta de chocolate, los coches tuneados, la peluquería futurista y los obreros del ladrillo que cobraban tres mil euros al mes en plena burbuja inmobiliaria. Aquellos maravillosos años.

Euronostalgia

¿Cómo empezó esta locura? “Montamos un grupo de Facebook que se llamaba ‘Yo salía de fiesta en los noventa’. En pocos meses alcanzamos los 30.000 usuarios. Se trataba de recopilar flyers, que son la principal fuente de información de la cultura de clubes. Mirando esos papelitos puedes aprender y recordar mucho sobre los sonidos y las costumbres de una escena musical. Después de los flyers, comenzamos a subir vídeos y tuvimos claro que la gente recordaba con muchísimo cariño aquella época”, recuerda Albornoz. Desde esa certeza, comienza a cocinarse la idea del festival. “Tengo una amiga en Bruselas que me explicó que en Europa hay un circuito de conciertos para recordar aquella época. Estaba todo funcionando, aunque no es tan sencillo, por ejemplo costó traer a Technotronic, que no estaban en activo en este momento”, explica.

¿Hubo algún artistas que quisieran y no pudieran conseguir? “Roxette, que se han separado por los problemas de salud de la cantante. Pero no nos rendimos, lo vamos a seguir intentando”, anuncia. El hecho de que Gala resida en Nueva York también complicó su contratación. Por supuesto, visto el éxito estratosférico de la propuesta, habrá festival noventero el año que viene.

Grandes en América

El maestro de ceremonias será Fernandisco, un clásico de nuestra radio, cuya voz puede convertirse en el equivalente a la magdalena de Proust. “Fue una época en que la radio empezó a cambiar su forma de entender la música. Ya no se pinchaban canciones para escuchar, sino para bailar. Los ochenta están muy bien, yo soy muy ochentero, pero los noventa también fueron potentes y ahora el público los empieza a reivindicar. La gente tenía esta música en el corazón”, afirma.

Himnos noventeros como el 'Get Ready For This' de 2Unlimited siguen sonando hoy antes de los partidos de la NBA

¿Cómo vio venir el cambio de sonido? Muy sencillo: por el triunfo de estos grupos en Estados Unidos. En el legendario programa de radio American Top Forty, los Cuarenta Principales gringos, arrasaban canciones como 'All That She Wants' de Ace of Base. “No llegaban a la potencia comercial de Abba, pero fue una segunda edad de oro para el pop sueco”, apunta Fernandisco. Otros himnos noventeros, como el 'Get Ready For This' de 2Unlimited, siguen sonando hoy antes de los partidos de la NBA. ¿Cuál es el grupo al que Fernadisco tiene más cariño? “Diría que 2Unlimited, por sus canciones y su carisma. Además han mantenido más actividad de lo que parece. Hace poco actuaron en un circuito de Brasil para cien o doscientas mil personas”, añade.

Momento “bakala”

Por supuesto, tras el festival, quien quiera seguir la fiesta puede desplazarse a la sala Fabrik (Humanes) para otra ración de “remember”. Hay un servicio de autobuses gratuitos que te lleva a 'Viva la fiesta', donde actúan dioses menores de la escena nacional como Paco Pil, Pastis & Buenrri y DJ Marta. Quien llegó más lejos de la escena nacional fue Chimo Bayo, con cuatro números uno en el primer lustro de la década. Bayo estará en el Palacio de los Deportes. “Yo era más underground, más oscuro, interesado en el techno y en la Electronic Body Music (EBM). Dicho esto, me encantaban 2Unlimited. Mi hija de catorce años, Lydia Bayo, es DJ ahora y estamos pensando en hacer juntos una canción de ese estilo”, confiesa.

¿Recuerda aquellos años como una época especial? “Había un amor y una empatía que ahora echo de menos. Antes salir era una aventura, cada DJ pinchaba siete horas y podías descubrir sonidos nuevos, desconcertantes. Ahora se pincha hora y media y es más previsible”, lamenta. El festival del sábado opta por el formato pop, con cada artista noventero tocando sus tres mayores éxitos seguidos en el Palacio de los Deportes.

Noventas patricios, noventas plebeyos

¿Qué caras se nos vienen a la memoria cuando pensamos en la música de los años noventa? Seguramente Kurt Cobain de Nirvana, los hermanos Gallagher de Oasis, la islandesa Björk y otros iconos cool por el estilo. Nuestro columnista Ramón González Ferriz ensalzaba hace poco aquella época como un tiempo de paz política, donde los libros de Martin Amis se traducían con puntualidad y las confesiones atormentadas de la Generación X -desde Los Planetas hasta Ray Loriga- gozaban de máximo prestigio cultural.

En cambio, para la mayoría de los mortales, fueron años de sudor, ligue extremo y estribillos acelerados. La banda sonora perfecta para un capitalismo hedonista que no tenía apenas oposición política, ni problemas de solvencia económica. También, por supuesto, fue un tiempo en que los cuerpos de los cuarentones actuales eran mucho más firmes, debido a la juventud, a las horas de gimnasio y a las noches de baile. No es extraño que miles de personas sientan una intensa nostalgia.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios