desde el 18 de febrero al 28 de mayo

Budapest despliega en el Thyssen sus grandes tesoros artísticos

Una excepcional muestra de 90 obras de los grandes museos de la capital húngara desembarcan en la pinacoteca madrileña para celebrar sus 25 años de vida

Foto: 'Salomé con la cabeza de san Juan Bautista' - Lucas Cranach, el viejo (1530)
'Salomé con la cabeza de san Juan Bautista' - Lucas Cranach, el viejo (1530)

Finales de enero en Budapest a diez grados bajo cero. La nieve cubre la ciudad, el Danubio en una serpiente de hielo y en el Museo de Bellas Artes de la ciudad, cerrado por obras de remodelación desde febrero de 2015, 90 de las mejores piezas del patrimonio artístico del país esperan embaladas su traslado a España. Pertenecen al citado Museo de Bellas Artes, situado en la Plaza de los Héroes, y a la Galería Nacional, que se alza imponente en el antiguo Palacio Real del Castillo de Buda. La muestra, bautizada como 'Obras maestras de Budapest', se desplegará ante el público desde el sábado 18 de febrero y hasta el 28 de mayo en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid después de haber visitado Milán y París. Un día antes los Reyes de España, acompañados por el presidente de Hungría, János Áder, recorrerán la exposición que celebra los 25 años de historia del Museo.

La 'Madonna Esterhazy', de Rafael
La 'Madonna Esterhazy', de Rafael

Budapest vive una auténtica convulsión museística que promete revolucionar la misma faz de la ciudad. A la reunificación de las colecciones de sus dos grandes museos organizadas recientemente en orden cronológico -el Museo de Bellas Artes acogerá el arte internacional hasta 1800 y la Galería Nacional, el posterior a esa fecha- se une el muy osado proyecto del Parque de los Museos en el Liget, un parque céntrico de mil hectáreas, semejante al Retiro madrileño y emplazado junto a la Plaza de los Héroes.

El nuevo enclave reunirá al remodelado Museo de Bellas Artes con la nueva Galería Nacional de Hungría, el Museo del Transporte, la Casa de la Música y el Museo de Etnología, entre otros, además de un teatro, un circo y el zoo. Un proyecto gigantesco de 1.000 millones de euros, sin financiación privada ni fondos europeos, que deberá estar listo en 2022. Y al que se oponen los grupos ecologistas.

Recreación del Parque de los Museos en el Liget de Budapest.
Recreación del Parque de los Museos en el Liget de Budapest.

Entre las 90 obras maestras de Budapest que podrán verse en el Thyssen y por las que la fundación no ha pagado nada comprometiéndose, eso sí, a ceder 50 cuadros de su colección a Hungría en los próximos diez años, destacan telas de las escuelas italiana, flamenca y alemana (Rubens, Van Dyck, Gossaert, Giaquinto, Carracci, Tiepolo, Guardi, Canaletto, Ricci, Manet, Kokoschka, Cézanne, Monet, Gauguin, Pissarro...), además de una selección de artistas húngaros. Según explicó Tamás Végvári, subdirector del proyecto de transformación museística de la ciudad, a un grupo de periodistas españoles en Budapest, el Prado también se interesó por alojar la exposición, pero primó su antigua relación con el Thyssen por los orígenes del barón -cuya familia residió mucho tiempo en Hungría- "y porque antes de que la comprara España, en 1985, 47 obras de su colección estuvieron expuestas en nuestro museo".

Pero lo que más llamará la atención del público español será la selección de pintura española que tiene su propia historia que contar.

El tesoro de los Esterházy

La colección de arte español del Museo de Bellas Artes de Budapest, con 110 piezas, es una de las mejores del mundo. ¿Cómo ocurrió? 1818: el duque húngaro Nicolás Esterházy, voraz coleccionista, le compra al conde Edmund Bourke en Londres 22 obras de maestros españoles y, a su muerte otras 24 más -20 de ellas españolas- a su viuda. Tras el fallecimiento de Nicolás, su nieto Miklós trasladó la pinacoteca -que había seguido creciendo con los años- de Viena a Pest en 1865 y, acosado por las deudas, la vendió al gobierno húngaro en 1870 por un precio muy inferior a su valor: un millón cien mil florines de la época que supondrían unos 165 millones de euros al cambio actual por 637 obras. Un negocio redondo para Hungría que siguió posteriomente sumando nuevos cuadros a su colección española.

La colección de arte español del Museo de Bellas Artes de Budapest, con 110 piezas, es una de las mejores del mundo. Al Thyssen llegan ocho

'Retrato de 'Manuela Camas' - Goya (1792-93)
'Retrato de 'Manuela Camas' - Goya (1792-93)

En un primer momento de las negociaciones para la muestra actual, Guillermo Solana, director del Thyssen, y Mar Borobia, jefa de Conservación de pintura antigua del Museo, no tenían intención de incluir las obras españolas en la exposición pero los húngaros adujeron que eso la dejaría incompleta. Las elegidas finalmente para viajar a Madrid son ocho: un Velázquez -'El almuerzo'-, un Zurbarán -'La Inmaculada Concepción', un Murillo -'La Virgen con el Niño repartiendo pan a los sacerdotes', un Alonso Cano 'Noli me tangere', un Mateo Cerezo -'Ecce Homo', y tres Goyas: 'Retrato de Manuela Camas y de las Heras', 'La aguadora', y 'El afilador'.

La joyas húngaras del Thyssen se agruparán en siete secciones: el Renacimiento en Europa, que incorpora una escultura atribuida a Leonardo, el Barroco en Flandes y Holanda, con grandes telas de Rubens y van Dyck, el barroco en España e Italia, que incluye un Velázquez, el siglo XVIII, con el trío de ases del maestro Goya, y una sala monográfica que recoge los cambios en la imagen de la mujer, con obras de Manet o Kokoschka. La modernidad hasta la Gran Guerra cierra la muestra con obras de Pissarro o Bortnyik.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios