EL ESCRITOR ANALIZA EN 'TODO LO QUE ERA SÓLIDO' LA CAÍDA DE ESPAÑA

El ‘mea culpa’ de Antonio Muñoz Molina

Cuando todo haya caído, cuando la igualdad y la justicia formen parte de la gran mole de ruina y peste hacia la que avanza el país,
Foto: El ‘mea culpa’ de Antonio Muñoz Molina
El ‘mea culpa’ de Antonio Muñoz Molina
Fecha
Tags

    Cuando todo haya caído, cuando la igualdad y la justicia formen parte de la gran mole de ruina y peste hacia la que avanza el país, nos acordaremos de la ceguera y la sordera con las que maduró la España democrática. Aquella de la que nada ha quedado a salvo del saqueo y del pillaje, ni siquiera las leyes. Cuando las hordas de sanchopanzas se adueñen de todas las Barataria que se encuentren a su paso ignorante y necio, caeremos en la más profunda de las decepciones por habérselo permitido.

    No, la imagen del político español no se recuperará con Todo lo que era sólido (Seix barral), un ardiente recorrido por los treinta y tantos años de libertad y tropiezos que han ayudado a profundizar el pozo por el que hoy caemos. El escritor Antonio Muñoz Molina cuelga la retórica para dejar las ideas en los huesos y hacer de este ensayo, reportaje, crónica, opinión, confesión o mea culpa, un retrato con retrovisor. Ese ser, que ahora descubrimos amorfo, era inconfundiblemente España. Un lugar que creímos intocable, resistente y ajeno a los problemas. Un país sólido.

    Era la falsa esperanza que el español levantó sin autocrítica, sin pensar en los pasos del progreso. Los políticos no fueron los únicos ciegos, si acaso los encargados de facilitarnos las vendas: los intelectuales también salen golpeados del libro. “Nuestros actos hablan por nosotros de una forma mucho más verdadera que nuestras palabras. Las palabras son gratis y su sonido no varía si se están usando para mentir o para decir la verdad”, escribe en clara deriva autobiográfica del texto.

    Nuestros actos hablan por nosotros de una forma mucho más verdadera que nuestras palabras

    Ciegos ante el delirio

    “No hemos estado a la altura de las circunstancias casi nadie”, culmina en una flagelación pública de sus propios pecados laicos. “Hemos sido incapaces de ver lo que estaba pasando delante de mis narices. No era consciente de la escala de la corrupción. Sí vi el delirio político, pero no cómo los ayuntamientos se convertían en máquinas de corrupción y negocio sucio”.

    El final de los privilegios del país del pelotazo y la roña paleta tiene un origen claro: “La ruina en la que nos ahogamos hoy empezó entonces: cuando la potestad de disponer del dinero público pudo ejercerse sin los mecanismos previos de control de las leyes; y cuando las leyes se hicieron tan elásticas como para no entorpecer el abuso, la fantasía insensata, la codicia, el delirio –o simplemente para no ser cumplidas”, sin ambages.

    Todo lo que era sólido es un libro construido en caliente, mientras se desmonta el bienestar de un país, casi como un acto reflejo, para tratar de agarrar lo poco que ha quedado de lo que éramos y teníamos. “El pasado es otro país”, escribe. Lo descubrió encerrándose en la hemeroteca, entre los calores de los últimos días de julio y primeros de agosto del pasado año, releyendo los miles de periódicos que había leído y participado. Tiempo en estado puro. Pero esta vez transitaba por ellos como un extranjero, como si nunca antes hubiera visto aquellos ejemplares.

    Sin florituras

    Buscaba, como lo hace el historiador, las causas y el cómo. La primera de sus conclusiones: “Es muy difícil llevar la contraria en España”. Es decir, al sentido del espíritu crítico de este país le falta entrenamiento. Segunda: “Es muy difícil no pertenecer a un grupo, a una tribu, a una patria, a lo que sea”. Esta es la fórmula gracias a la cual el clientelismo alimenta y perpetúa los errores heredados, propios de los hábitos cardinales de la clase política. El sectarismo abanderado de nuestros dirigentes impide que cualquier muestra de entendimiento ideológico sea entendida como alta traición entre ellos, que “prefieren siempre las diferencias a las similitudes y la discordia al apaciguamiento” y para los que “la templanza es tibieza; el término medio, equidistancia y cobardía”.  

    Despelleja la narración de ficción y florituras. “Quería hacerlo lo más seco posible”, reconoce, para evitar el adorno y no distraer. Para desnudarse y dejar al aire sus heridas: “Como tanta gente en España, yo también estaba enfermo de pasado, contagiado por el mismo delirio que me desconcertaba en los demás. Para escribir una novela leía con más atención los periódicos de 1936 que los de 2007”. Muñoz Molina encerrado en su cápsula de tiempo de 1936.

    Como tanta gente en España, yo también estaba enfermo de pasado, contagiado por el mismo delirio que me desconcertaba en los demás

    El latigazo de la memoria vuelve a flagelar su propia espalda cuando recuerda su paso por la dirección del Instituto Cervantes de Nueva York. “Me tocaba encontrarme con ellos”, dice de los políticos que llegaban a la ciudad en “los años del delirio” para vender su comunidad autónoma. Eran los nuevos conquistadores, bronceados, haciendo el paseíllo de paelleras y chistorras, de perritos falderos y lameculos insolentes que alquilaban los salones más caros del Waldorf Astoria o del Metropolitan Club para la presentación de una marca de aceite o la conferencia de un alcalde. Estas visitas son la cima de la absurda hilaridad de la lectura de Todo lo que era sólido.

    Cuestión de emergencia

    Con la urgencia de comprender acude a su primera visita a Moncloa. José Luis Rodríguez Zapatero recibe, en 2004, a Cesar Antonio Molina, ministro de Cultura, y tres directores de centros Cervantes, de entonces. Paredes blancas con litografías de Joan Miró. Muñoz Molina cuida el detalle de sus recuerdos. “Todo parecía tan nuevo y tan abrillantado como el traje del presidente o su tono de piel, un bronceado intenso en medio del invierno”, escribe. Un tiempo lejano ya en el que la única cualificación, según el escritor, era ser joven y ser mujer.

    El pasaje continua en el recorrido por las estancias hasta llegar a la sala de las reuniones del consejo de Ministros, donde el ex presidente apoya las manos en el respaldo del sillón a la cabecera de la mesa, “los hombros siempre tan peculiarmente levantados”, y dice: “Este es el sitio más especial del palacio. Cuando te sientas aquí es cuando tocas de verdad el poder”. La declaración descolocó al escritor: “Me sorprendió que lo dijera tan sinceramente, que no disimulara el gusto por mandar”.

    La egolatría no mejoró aquel café con leche tibio. Llegado el momento el antiguo ministro de Cultura aprovechó para pedir más presupuesto. “Hay dinero”, dijo Zapatero. “Hay mucho dinero este año. Y el año que viene habrá mucho más. La economía va como un tiro”. Había dinero para todo. Teníamos superávit de euforia y estupidez. No era país para aguafiestas. 

    #39
    Compartir
    Afortunadamente el &034;bobo solemne&034; ya está en su casa. Ahora tenemos a esse gigante de la integridad, la claridad, la transparencia, la honestidad y la sinceridad absolutas, a cuyos ecos el mundo se ha rendido, comenzando por la prima de riesgo, que ha bajado espectacularmenmte, el paro, que se reduce mes a mes, y el PIB que amenaza con sofocarnos con ka brutaloidad de sus subidas.
    Mariano:
    Ampliar comentario
    #38
    Compartir
    Estupendo artículo, pero esto hace unos años hubiera sido algo fantástico para ver a un intelectual dando la cara, denunciando lo cutre de muchos de los que nos han gobernado, y explicándose con esa claridad que lo hace Muñoz Molina. En cualquier caso más vale tarde que nunca, pero ocho años gobernados por cuentanubes, por pajines y por aídos, ha sido demasiado para soportar. y ahora la gran batalla, no disculparé ni media de las culpas que el PP pueda tener en su haber, pero vemos que la izquierda no respeta lo que los votantes hemos elegido, una mayoría absoluta del PP y desde el primer día y los sindicatos, monaguillos de Zapatero, se activan cuando han estado casi totalmente callados en ocho años. El País un pozo de basura, un lodazal, un establo, un cagadero, un horror. Más intelectuales tendrían que hablar.
    Ampliar comentario
    #37
    Compartir
    4 Lo ha clavado. El triunfo ABSOLUTO de la mediocridad, de la demagogía populista, del revanchismo, del re-escribir la Historia, del buenismo del gasto sin límite, de la corrupción y uso del estado para beneficio propio en proporciones gigantescas, y el que venga detrás que arree y, sobre todo, en roman paladino, el triunfo del ROBAR.

    Socialismo [también el de los populares y otros estatistas] o Muerte! Venceremos. Y vencieron.
    Ampliar comentario
    #36
    Compartir
    35 No seas la zarza en la cual estos dos pajaro-espinos se disponen a ensartarnos al pais de nuevo.

    Lo que tienen que hacer, amen de reconocer su culpabilidad en esta metedura de pata, es.. pedir disculpas por parte de Almodovar por acusar a Aznar de dar un golpe de estado y hacer una pelicula [sisn subvención, claro] sobre la dictadura chavista en Venezuela.
    Quizás sea capaz de ser un Costa-Gavras, pero lo dudo.
    Y Muñoz Molina, pues, una vez cambiado el rumbo, mantener la singladura sin subvenciones y sacando a la luz todo el fondo de corrupciones, corruptelas y demás que conoce, amen de reivindicar a todos aquellos que por puro sectarismo se dedicó a atacar sin que hubiera motivo. De paso, nos puede justificar a aquellos que atacó con razones, para que así tengamos una idea clara de su honradez.

    La Santa madre iglesia, para el perdon de los pecados, exige varias etapas, muy bien exigidas [no en vano hay 20 siglos de experiencia]
    Examen de conciencia [parece que lo ha hecho]
    Dolor de corazón [no está muy claro, pero parece que va por buen camino]
    Confesión [pública en este caso]
    Proposito de la enmienda [todavía no se ve ]
    Y reparación del mal [se ve menos]
    Ampliar comentario
    #35
    Compartir


    El Sr Muñoz Molina acaba de ser premiado por el estado de Israel.Normalmente es lector en las mejores universidades de Estados Unidos y ademas escribe articulos y libros que suelen alcanzar exitos notables.

    ¿Que hay de malo que reconozca que se ha equivocado,como otros muchos españoles y haga un mea culpa?

    El problema,el gran problema de España como dicen los periodicos alemanes es que aqui &034;nidios dimite,que aqui con el &034;ytumas&034; nuestros politicos se pasan su vida laboral viviendo &034;comodios&034; y despues jubilarse para seguir viviendo a cuenta de los impuestos.Algunos,ademas,se enchufan en empresas expublicas,como Felipe Gonzalez,Aznar,Solbes,Acebes,Zaplana,Salgado y asi muchos y muchos mas ganando mucho dinero mientras nuestros jubilados se suicidan por no poder pagar sus deudas.

    Creo que necesitamos una catarsis colectiva y
    Ampliar comentario
    #34
    Compartir
    Ampliar comentario
    #33
    Compartir
    8 Ministro???? Pero tú de quién hablas?

    Si es que así nos va, menudo pedazo de mendrugo, y te permites dar lecciones de algo [¿?], tú eres culpable según dices y tal y como actúas por lo que dices, pero no culpes a los demás y empieza por culturizarte un poco, gañan.

    No todos somos iguales, lo siento, así que ahora a joderte y aguantarte, pero no pretendas trasladar la culpa a todos, creo que hay unos más culpables que otros, entre ellos tú, según se trasluce de tus analfabetos comentarios
    Ampliar comentario
    #32
    Compartir
    Que nadie se engañe, él no hace autocrítica...Se le acabó el chollo de El País porque no hay un puto duro, se le acabó el chollo de vender mucho porque no hay un puto duro y porque la gente está harta de los progres de pacotilla estos, y ahora pretende salir silbando mirando al cielo como si nada hubiera pasado...y así, coño, pues si se &034;desencasilla&034; a lo mejor vende algo.
    Este es otro pájaro de la izquierda que ahora si hace falta cambia de chaqueta y en paz, ya que a todos estos lo único que les mueve es la pasta, han trincado tanto por un lado que ahora pretenden seguir trincando por otro, y lo peor es que entre la imbecilidad rampante general, la multitud de pardillos que no ven o no quieren ver, y la absoluta dejación de funciones y traición al ideario del gobierno de &034;derechas&034; actual, al final, este sigue en la mamandurria...eso es lo que quiere, que nadie se engañe
    Ampliar comentario
    #31
    Compartir
    28 Creo que no estás bien informado, aunque viendo tu forma de escribir y tus burradas ortográficas sobran los comentarios.

    Muñoz Molina es uno más del clan de la Zeja, y aunque es muy buen escritor, se subió al carro de toda la gentuza progre-millonaria y pasó de ser un buen escritor a ser un rojo más, de los que ahn apoyado con todas sus posibilidades a todo el sistema dilapidador y ladrón que surgió al amparo del golpe de estado del 11M.

    Ahora va de regenerador, igual que la locaza Almodóvar; ahora, verdad? Demasiado tarde.

    Gentuza
    Ampliar comentario
    #30
    Compartir
    M. Molina sería creíble, si él mismo no hubiera formado parte de ese tinglado que denuncia, al aceptar el puesto más deseado por los aprovechadillos del mundo cultural: Dirigir el Cervantes de Nueva York.
    Ampliar comentario
    #29
    Compartir
    Solo recordar para los que desgraciadamente no hayan leido el Quijote y se atrevan a escribir articulos que Sancho Panza fue un extraordinario gobernador de la Insula Barataria: sabiduria templanza y equidad en eso consistio su gobierno
    Ampliar comentario
    #28
    Compartir
    Muñoz Molina es un claro producto pseudo progre y reaccioanrio de más felipismo aderazado con los estertores del zapeterismo.
    Ampliar comentario
    #27
    Compartir
    Al menos su guía es la honradez. Un sincero deseo de devolver a esta sociedad lo que secuestraron durante años los biempensantes dela corrección política, que es una forma &034;progre&034; de ver el mundo con orejeras.
    Pero ¿Hay!...tarde. La infección se ha extendido, el hedonismo ha pasado de ser anécdota a categoría, y la mayor aspiración de nuestra juventud es conseguir la &034;Fama...eso tan ridículo de ser Celebritys&034;.
    En suma, nada sobre lo que construir un futuro, y un insulto a los millones que hemos seguido trabajando, educando a nuestros hijos en la necesidad del trabajo bien hecho, y hacer honor a los compromisos.
    Ahora la cruda realidad vuelve por sus fueros, lo malo es que no hay una masa crítica dispuesta a cambiar las cosas, por que los que podrían conformarla están agotados tras años de clamar en el desierto.
    Ampliar comentario
    #26
    Compartir
    9 Y esa falta de estrato industrial por malversación, prevaricación o estafa conviirtió España en un campo abonado a la comisión...
    Esperar que este país levante cabeza sin industria es como pretender correr los 100 metros vallas con muletas.

    Todavía recuerdo de niño un libro con dibujos que contaba que hacían los países. España era en 1978 el tercer mayor fabricante mundial de barcos mercantes y petroleros... Ahora somos el mayor fabricante de parados. De los servicios jamás se levanta un país.
    Ampliar comentario
    #25
    Compartir

    Este era el que defendía a gentuza que ha vivido del estado toda su p... vida y que se permitieron afirmar que &034;Montesquieu ha muerto&034; Huida de este señor de lo que ya vemos hace mucho tiempo. Solo por haberse creído un referente moral de algo que era inmoral.
    Cuantos deberían irse con toda la casa política a su casa y no volver a opinar más por decencia.
    Y respecto al futuro solo queda uno que siempre repito, separación de poderes real ya. Y listas abiertas ya.
    Dejemos a los jueces obrar y nos limpian el país en una legislatura. Dejemos al pueblo elegir a políticos y a los jueces y esto cambiaría a la velocidad de la luz. Respecto a la jefatura del estado, todavía algún iluso se plantea porque el Borbón no abdica; pues porque en su condición de rey es intocable. Si lo dejara de ser, lo mismo se ve en igual brete que el de su yerno.
    Ampliar comentario