‘EL HOBBIT’ CUMPLE 75 AÑOS

El secreto de Tolkien: cómo el ahijado de un cura andaluz inventó la novela fantástica

A finales de los años 20 J. R. R. Tolkien trabajaba como profesor de lengua anglosajona en la Universidad de Oxford. Cuando empezó a escribir El
Foto: El secreto de Tolkien: cómo el ahijado de un cura andaluz inventó la novela fantástica
El secreto de Tolkien: cómo el ahijado de un cura andaluz inventó la novela fantástica

A finales de los años 20 J. R. R. Tolkien trabajaba como profesor de lengua anglosajona en la Universidad de Oxford. Cuando empezó a escribir El Hobbit, concebido como un pequeño libro para niños, no pudo prever la influencia posterior que iba a tener el mundo que inauguró con esta sencilla frase: “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit”.

Hoy se cumplen 75 años de la publicación de la novela que dio pie a todo el universo de El Señor de los Anillos. Puede que haya escritores más brillantes, más amenos e, incluso más relevantes, es cuestión de gustos; pero se puede afirmar con rotundidad que, en el siglo XX, ninguno ha tenido una influencia tan masiva como Tolkien. Su universo mitológico, bajo cientos de adaptaciones, es la base de la mayoría de sagas de literatura fantástica, de Mundodisco a Juego de Tronos, de los videojuegos más exitosos de la historia –sólo hay que ver de qué va World of Warcraft– e, incluso, de toda la imaginería de los grupos musicales de folk y heavy metal, que tienen al escritor como su principal influencia.

Ningún autor de fantasía logra salirse del ‘patrón Tolkien’El legado de Tolkien es tan poderoso que la literatura fantástica, que a grosso modo fue una creación suya, sigue estancada 75 años después. José López Lara, editor ejecutivo de Minotauro y, como tal, responsable de la obra de Tolkien en España, respalda esta idea: “Estamos buscando autores españoles de fantasía y cuando lees sus obras te das cuenta de que Tolkien ha influido tanto que todo el mundo quiere reescribir su historia. Se repite siempre el esquema del viaje iniciático, que es el pilar de El Hobbit y El Señor de los Anillos. Ningún autor logra salirse del ‘patrón Tolkien’”.

Una odisea editorial

La historia de la publicación de los libros de Tolkien es tan atípica como su obra. El creador de El hobbit no tuvo, en principio, la intención de publicar el libro. Lo acabó de escribir en 1932 y sólo imprimió una edición doméstica para regalar a sus hijos. Por suerte, algunos ejemplares circularon de mano en mano hasta llegar en 1936 a Susan Dagnall, una empleada de una editorial que se lo entregaría al presidente de la compañía, Stanley Unwin. Éste convenció a Tolkien para publicar El hobbit –que él consideraba demasiado infantil– y le animó a que produjera una secuela, que sería El señor de los anillos. El tiempo daría razón a su insistencia.

Gracias a las películas de Peter Jackson, Tolkien vendió 2 millones de volúmenesEn España, la obra de Tolkien llegó mucho más tarde. Sus novelas, que aparecieron en Inglaterra entre 1937, año en que se publicó El Hobbit, y 1955, año en que salió el último volumen de El Señor de los Anillos, no llegaron a España hasta 1977. Por entonces la juventud española estaba miraba de reojo a los hippies y reivindicaba el folclore regional. La obra de Tolkien tuvo un contexto favorecedor.

Pese a esto, no fue hasta los años 80 cuando Tolkien alcanzó un verdadero éxito en nuestro país. De hecho El Hobbit no se publicó en español hasta 1982. “Fue un fenómeno sólo de lectores”, explica Lara, “que se generó con el boca a boca”. Después se siguieron vendiendo sus libros a un ritmo más o menos sostenido, pero fue en el 2000 cuando las películas de Peter Jackson, que está rodando ahora su versión de El Hobbit, volvieron a relanzar al autor. “La reacción con las películas fue increíble”, cuenta Lara, “el incremento de ventas fue brutal. Se vendieron en torno a 2 millones de ejemplares”.

La editorial, que tiene el catálogo más potente de España de fantasía y ciencia ficción, ha construido todo su catálogo gracias a Tolkien y, tal como cuenta Lara, ningún autor ha logrado siquiera  rozarle: “Las venta del resto de autores de fantasía o ciencia ficción no se pueden comparar ni de lejos. Bradbury no ha vendido ni la décima parte de lo que ha vendido Tolkien. España es un país muy dado al género fantástico, sólo hay que ver lo que está vendiendo George R. R. Martin”. 

El secreto del ‘patrón Tolkien’

Josué Fas Escobar es el presidente de la Sociedad Tolkien Española (STE), una asociación cultural que celebra este año su 21 aniversario y que reúne a cientos de amantes del escritor inglés. En sus foros, encuentros e, incluso, cursos universitarios, empresarios, científicos, guardabosques, profesores o actores de todas las edades siguen discutiendo, 75 años después, sobre el mundo que creo Tolkien: su geografía, sus lenguas y su alargada influencia.

Su mundo es consistente y puedes explorar hasta los bordes del mapa¿Cómo es posible que un mundo ficticio haya tenido tanta repercusión? Fas apunta a un elemento clave: “El mudo que creó Tolkien es coherente en sí mismo. Te lo puedes creer. Sé que en el mundo real no hay dragones ni orcos, pero en esa historia su presencia es verosímil. Su mundo es consistente y puedes explorar hasta los bordes del mapa”.

Esta consistencia no es casual. Tolkien vivía pensando continuamente en el universo que estaba creando. “No hay otro autor que le haya dedicado tanto tiempo a un mundo imaginario”, comenta Lara. Y nadie ha llegado a tal nivel de detalle. Tal como cuenta Fas, Tolkien era una persona muy obsesiva con la construcción de su universo: “Cuando finalizaba un capítulo de El Señor de los Anillos Tolkien se lo entregaba a su hijo Cristopher para que lo leyera. En una ocasión, su hijo le dijo que la luna, tal como la describía en el capítulo, no podía estar en la fase en la que indicaba, porque no cuadraba cronológicamente con el resto de capítulos en los que aparecía. Tolkien tuvo que rescribir muchos pasajes del libro para que esto cuadrara. Ese nivel de detalle era muy difícil de encontrar en la época y muy poca gente lo ha superado en la actualidad”.

Un autor contemporáneo, profundamente académico

“Tolkien es el autor que enlaza la tradición literaria universal, de los clásicos, con el mundo contemporáneo”. Así de contundente se muestra José Manuel Ferrández Bru, uno de los mayores estudiosos de Tolkien de España y miembro fundador de la STE. En su opinión, la visión que se suele tener en nuestro país del creador de El Hobbit no hace justicia a su legado: “Cuando se habla de la obra de Tolkien se suele reparar en lo llamativo, la literatura fantástica, pero su influencia va mucho más allá. Tolkien recuperó una tradición de la Edad Media, la épica, que se había olvidado desde la Revolución Francesa. Su impacto es más importante en ese sentido”.

Tolkien recuperó una tradición de la Edad Media, la épica, que se había olvidado desde la Revolución FrancesaEn opinión de Ferrández, no hay que olvidar que Tolkien era un prestigioso profesor, un gran conocedor de toda la literatura universal y, como todos los grandes escritores, un hombre de su tiempo, fuertemente influenciado por lo que ocurría a su alrededor. No es de extrañar, tal como explica el estudioso, que en la época formativa del autor se descubrieran las grandes civilizaciones antiguas, como Sumer o Babilonia, y la arqueología viviera un gran auge. Tolkien, además, vivió la revolución de los nuevos medios de transporte, que le permitieron viajar por el mundo y conocer otras culturas, algo que fue fundamental para el desarrollo de su obra.

La conexión española de Tolkien

El autor inglés, incluso, se dejó cautivar por la literatura española. Hay algo que pocos conocen. En 1904, Mabel Suffield, la madre de Tolkien, falleció debido a una complicación de la diabetes. Ésta se había convertido al catolicismo cuatro años antes y el resto de su familia, baptista, se negó a acoger a sus hijos. Éstos quedaron huérfanos y fueron educados y protegidos por Francis Xavier Morgan Osborne, un cura católico andaluz, oriundo del Puerto de Santa María (Cádiz) y miembro de la estirpe de los famosos bodegueros.

Uno de los famosos acertijos de 'El Hobbit' está calcado de otro que Fernán Caballero recogió en una recopilación folclóricaFerrández ha estudiado a fondo toda esta conexión española de Tolkien para descubrir, no sin asombro, que Francis Xavier era tío abuelo del actual conde de Osborne y, a su vez, heredero de una gran tradición literaria, que se remonta a Fernán Caballero (pseudónimo que utilizaba la escritora Cecilia Böhl de Faber), que era su tía abuela. Ferrández cree que Tolkien llegó a aprender español, tuvo acceso a la biblioteca de su tutor y aventura, incluso, que uno de los famosos acertijos de El Hobbit está calcado de uno de los que Fernán Caballero recoge en su libro Cuentos, oraciones, adivinanzas y refranes populares.

Tolkien sigue guardando secretos y su legado sigue abierto a múltiples interpretaciones. Se trata de uno de los pocos escritores que en los países anglosajones cuenta con cátedras dedicadas a su estudio. Sus conocimientos filológicos le llevaron a crear varias lenguas, que siguen siendo estudiadas por admiradores de todo el mundo. Hay quién piensa incluso que hay gente capaz de hablar alguno de los dos idiomas élficos que creó el autor. No es cierto. “Se han escrito poemas, canciones y algunos textos”, explica Fas, “pero no se puede hablar. No somos tan frikis”.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

NERUDA - Tráiler en HD
Que Dios nos perdone - Tráiler Final Castellano HD
KIKI, el amor se hace (2016) Tráiler Oficial #2 Español

ºC

ºC