compensar la naturaleza

Aprender sin límites

Hemos revisado una respuesta interesante, lanzada por la Facultad de Educación de la Universidad de Cambridge. Aquí explicamos en qué consiste y por qué puede funcionar

Foto: Hasta el infinito y más allá. (iStock)
Hasta el infinito y más allá. (iStock)

El Equipo de Investigación UP (Fundación Universidad de Padres) está realizando un trabajo de gran interés social: cartografiar el bosque pedagógico que ha crecido en todo el mundo. Las propuestas, reformas, métodos, modelos, evaluaciones proliferan con tal rapidez que resulta difícil orientarse y avanzar entre ellas.

En el informe de la OCDE 'Política educativa en perspectiva 2015', se estudian 450 reformas educativas llevadas a cabo entre 2008 y 2014, con desigual fortuna. El título del libro de Charles M. Payne 'So Much Reform, So Little Change' (Harvard Education Press, Cambridge, 2013) es revelador. Una de las razones que da de esos fracasos es “la influencia de las ideologías, que distorsiona los debates”. Aparecen “palabras mágicas”, de las que todos hablan y que se presentan como credenciales de estar o no actualizados. Ocurrió con las palabras 'currículo' y 'competencias'. Ahora emergen 'educación por diseño', 'innovación educativa', 'inteligencias múltiples', 'socioconstructivismo', 'gamificación', 'flipper classroom', 'entornos educativos', 'aprendizaje profundo', 'aprendizaje centrado en el alumno', y otras muchas. En una web sobre estrategias educativas, se reseñan 1.273. Ante esta intransitable vegetación, muchos docentes retroceden hacia territorios conocidos, tal vez malos, pero en los que confían más que en los buenos por conocer. Tampoco me parece una buena opción. Sí me lo parece, en cambio, la tomada por el EQUIPO UP de revisar minuciosa, humilde y críticamente esas propuestas, para separar el grano de la paja, es decir, para discernir. Iré periódicamente dando cuenta de esos análisis.

Esta respuesta pretende luchar contra la idea de que la capacidad de aprender de los niños es fija y que los sistemas educativos deben aceptar esa limitación

Últimamente, hemos revisado una respuesta interesante, lanzada por la Facultad de Educación de la Universidad de Cambridge: 'aprendizaje sin límites'. Pretende luchar contra la idea de que la capacidad de aprender de los niños es fija, y que los sistemas educativos deben aceptar esa limitación y no pretender compensar lo que la naturaleza ha establecido. Hace unos años, causó gran revuelo en todo el mundo el libro titulado 'The Bell Curve', que defendía esta idea. Como reacción, aparecieron muchos libros optimistas, que defendían que todos los niños podían ser Mozart, Einstein o Picasso. Es un tema importante, porque la posición sobre este asunto puede determinar la organización de los sistemas educativos. Tal vez hayan oído hablar de la polémica entre escuela comprehensiva o inclusiva y escuela diferenciada. Aquella —defendida fundamentalmente por los partidos socialistas— considera que todos los niños deben recibir la misma educación. La diferenciada —más cercana a ideologías liberales-conservadoras— piensa que eso perjudica a muchos alumnos que podrían avanzar más deprisa. Supongo que el tema volverá a plantearse una vez más durante la elaboración del pacto educativo.

La Universidad de Cambridge. (Reuters)
La Universidad de Cambridge. (Reuters)

El programa de Cambridge es claramente inclusivo. Considera que discriminar por 'capacidades' es erróneo e injusto, porque la capacidad de aprender se puede mejorar. Es 'transformable', por utilizar su lenguaje. No se trata de que los alumnos aprendan más lengua o matemáticas, sino de algo previo: de hacerlos mejores aprendices. Es un enfoque interesante, porque no afirma que se pueda mejorar la educación de los alumnos, sino que se puede mejorar su capacidad de aprender. Luego vendrá la instrucción en distintas materias. La capacidad de aprender es el resultado de la interacción entre influencias externas y los recursos internos de una persona, e incluye factores cognitivos y emocionales que pueden ser aprendidos. Sue Buckley, directora de investigación en The Down Syndrome Educational Trust, ha recordado que no hace muchos años se pensaba que los niños con síndrome de Down tenían muy limitada su capacidad de aprender. Era una afirmación que pertenecía a lo que con frase feliz se ha llamado “pedagogía profética”, que por el mero hecho de anunciar algo acaba haciendo que se cumpla.

Anders Ericsson y sus numerosos colaboradores consideran que la excelencia, la maestría y la pericia se pueden aprender

Cercana a la propuesta de Cambridge está la del equipo dirigido por Guy Claxton, que tiene como objetivo construir el poder de aprender ('building learning power'), y la de Carol Dewck, que ha mostrado cómo las ideas que se tienen sobre la propia capacidad de aprender determinan esa misma capacidad.

La semana que viene, les hablaré de la teoría más optimista, la enunciada por Anders Ericsson y sus numerosos colaboradores, que consideran que la excelencia, la maestría, la pericia se pueden aprender. Es la misma tesis que he defendido en 'Objetivo: generar talento'. El talento no es previo a la educación, sino posterior a ella.

Educación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios