LAS IDEAS DEL FORO ECONÓMICO MUNDIAL

La solución para Europa, según Davos: tenéis que vivir peor

Las declaraciones de Jamie Dimon, CEO de JP Morgan en el Foro son buena muestra del consenso de las élites sobre nuestro continente: vivimos demasiado bien

Foto: El CEO de JP Morgan tiene claro lo que pasa con Europa. (Dylan Martinez / Reuters)
El CEO de JP Morgan tiene claro lo que pasa con Europa. (Dylan Martinez / Reuters)

Europa está bajo amenaza. Pero no de los populismos, ni de las tentaciones nacionalistas, ni del proteccionismo. El mayor peligro para la UE proviene del ataque de las élites, y en este sentido, Davos no deja de ser una excelente muestra de su alejamiento de la realidad y de la persistencia en sus errores.

Gran parte de estas élites, parte de las cuales no son europeas, no tienen en mucha estima a la UE. En particular, desagrada a los multimillonarios estadounidenses que están detrás del gobierno de Trump, que insisten en que la unión va camino de romperse, y que estaría bien que así fuera; el mismo Trump cree que debilitar a Alemania es necesario, y que, para ese propósito, una Europa dividida es una buena idea.

Enemigos de Europa

La UE puede ser un excelente instrumento para mejorar la vida colectiva de los europeos, pero lo cierto es que no lo está siendo, por lo que no es extraño que se multipliquen las tensiones internas, y los enemigos de la UE aprovechan para hurgar en la herida. Lo curioso es la forma en que lo hacen.

Lo que va mal, va mal para todo el mundo, no sólo para Reino Unido, y ahora va a multiplicarse por dos

Jamie Dimon, CEO de JP Morgan, es uno de sus portavoces, y señala que a los europeos nos espera un futuro negro. En una entrevista concedida en Davos, aseguró que "lo que va mal, va mal para todo el mundo, no sólo para Reino Unido, y ahora va a multiplicarse por dos”. Según Dimon, los líderes van a tener que ocuparse de solventar unos cuantos problemas “sobre la inmigración, las leyes del país y la cantidad de poder que se delega en Bruselas."

Las tensiones en Europa son una preocupación insistente en el entorno de Davos. El panel celebrado sobre la clase media, en el que estuvieron presentes el economista Larry Summers, la directora del FMI, Christine Lagarde, el ministro de finanzas italiano, Pier Carlo Padoan y Ray Dalio, el multimillonario que dirige Blackwater, el hedge fund más importante del mundo, fue una buena muestra de los asuntos que realmente les preocupan.

El populismo es una gran amenaza para las empresas multinacionales, para la globalización y para los países emergentes

Las capas medias, que fundamentalmente se desarrollaron en Europa y en EEUU tras la segunda guerra mundial, y que son un sector clave en nuestra sociedad, atraviesan un mal momento. El panel debería haber servido sobre cómo ayudarlas en su tarea de recuperación, pero su intención estaba lejos de eso. Lagarde insistió en la redistribución, pero tanto Summers como Dalio se centraron en lo que de verdad constituye su problema: las clases medias están enfadadas y están alentando las propuestas populistas, algo que les viene especialmente mal. Como afirmó Dalio, “el populismo es una gran amenaza para las empresas multinacionales, para el globalismo y para los países emergentes”.

El problema real de Europa

Esa es la perspectiva que adopta también Dimon, para quien el mayor obstáculo no es que las clases medias vivan peor, sino que están viviendo todavía demasiado bien. El problema de fondo de Europa, el que lo explica todo, es que no es suficientemente competitiva. “Dicho sea con todo el respeto para los europeos, pero eso tiene que cambiar. Pueden forzar a ello los políticos, o un nuevo tipo de liderazgo”.

El nivel de vida europeo es demasiado elevado y sus salarios demasiado altos, al igual que sus pensiones, y van a tener que ajustarse

El error de Europa, según Dimon y la mayoría de los asistentes el Foro Económico Mundial, es que el nivel de vida europeo es demasiado elevado; que los salarios de sus trabajadores son demasiado altos si quieren competir con otros países; que sus pensiones y, en general, las prestaciones que reciben del Estado son excesivas, y van a tener que ajustarse; que querer conservar el nivel de vida favorecido del que disfrutan es una entelequia.

¿Liderazgo responsable?

Lo peculiar es que ambas afirmaciones van juntas, como si Dimon quisiera pasar por alto que no se puede querer una cosa y su contraria a la vez. El populismo está cobrando tanta fuerza social precisamente porque el deterioro material, ese que Dimon promueve, ha empezado, y lógicamente trata de combatirlo. Lo que las élites de Davos pretenden, y por eso el lema del Foro de este año es el liderazgo responsable, es que todo siga igual a pesar de lo que ha llovido: cuando invocan a la necesidad de nuevos liderazgos, lo que quieren señalar es que necesitan personas capaces de enfocar a las poblaciones hacia los objetivos que ellos desean pero sin tener que sufrir el descontento social que inevitablemente las acompaña.

Quizá todo esto no sea más que el producto de conversar sobre desigualdad en salones bien abastecidos de bandejas de canapés y vinos caros

Tiene su lógica, porque Trump lo ha hecho. Ha logrado canalizar el descontento de esas capas en declive hacia un gobierno de nuevo cuño en el que está medio Goldman Sachs y en el que los multimillonarios son la norma. Incluso algunos de ellos, que no están en el gobierno, y con los que ha discutido con frecuencia, como Warren Buffet, han manifestado su actual apoyo al presidente.

Las excusas de los acomodados

Quizá, como señala el New York Times, todo esto no sea más que el producto de conversar sobre desigualdad en salones bien abastecidos con bandejas de canapés y vinos caros. Para ninguno de ellos los temas materiales, las menores posibilidades económicas, el declive de la clase media, el emprobrecimiento de las clases trabajadoras y las menores opciones vitales de la mayoría de la gente constituye un problema real. Más bien, esconden las excusas de gente que quiere seguir viviendo por encima de sus posibilidades, y que en el fondo no son más que unos racistas que temen que los inmigrantes les quiten el puesto. Algo así venía a decir Larry Summers, el economista que nos llevó a la crisis: en el fondo, esto del populismo puede explicarse como el producto del choque cultural de personas acomodadas que eligen como presidente a alguien como Trump, el ejemplo más claro de consumo conspicuo.

Davos ha encontrado la receta: la gente ha de tener más mentalidad emprendedora, más educación tecnológica y hacer más mindfulness

Para luchar contra esta comodidad instalada en las clases medias, y contra la indignación resultante cuando se les saca de ellas, Davos ha encontrado una receta: es necesario que la gente tenga más mentalidad emprendedora, más entrenamiento en mindfulness y más educación orientada a la tecnología. Luchar contra la desigualdad material, contra el declive europeo y contra un entorno de deterioro es sencillo: hay que ayudarles a que sean emprendedores, a que manejen su ira a través del pensamiento positivo y a que se focalicen en aquellas disciplinas que realmente demanda el mercado.

La opción de Dimon

El ataque a la UE por parte de Trump tiene motivaciones estratégicas ligadas a esa recomposición del mapa político mundial que pretende el nuevo presidente estadounidense, pero también hay bastante de asalto al único espacio en el que todavía el estado del bienestar se conserva. El populismo, en este sentido, posee dos vertientes. Davos ofrece una, como es la reconducción hacia las prioridades de las élites de esta clase de movimientos, y Trump, según muchos de los millonarios ligados al sector financiero presentes en la 'montaña mágica', es más una oportunidad que un riesgo, como se nota en la composición de su gabinete. Es también la opción defendida por gente como Dimon, quien en 2016 ganó 28 millones de dólares, un 3,7% más que el año anterior.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios