MITOS Y REALIDADES SEXUALES

Siete de los afrodisíacos naturales más populares, a examen

Muchos de los afrodisíacos que históricamente han sido asociados con la virilidad son inútiles y pueden llegar a ser tóxicos

Foto: Durante siglos, algunos alimentos han estado vinculados a propiedades supuestamente afrodisiacas, algunos con acierto y otros no. (Corbis)
Durante siglos, algunos alimentos han estado vinculados a propiedades supuestamente afrodisiacas, algunos con acierto y otros no. (Corbis)

“Hay pocas evidencias que apoyen la efectividad de la mayor parte de sustancias que consideramos afrodisiacos naturales”, señala tajantemente Jaine B. Swanson en la página de la Clínica Mayo. Es cierto que muchos de los afrodisiacos que históricamente han sido asociados con la virilidad no sólo no causan ningún efectivo positivo en nuestras relaciones sexuales, sino que además pueden ser tóxicos.

Es el caso de la Lytta vesicatoria o mosca española, que durante siglos fue utilizada como una especie de Viagra natural puesto que su picotazo causaba la erección espontánea del pene, pero que cayó en desuso a partir del siglo XVII a consecuencia de una epidemia de envenenamientos. Triste es el mito del cuerno de rinoceronte, considerado en China como un afrodisiaco y un remedio medicinal, y que ha contribuido a la práctica extinción del animal.

Alimentos como el café, el alcohol o el chocolate pueden causar efectos fisiológicos que deriven en una vida sexual más activa

No obstante, diversas investigaciones han intentado explicar de dónde proviene la buena reputación sexual de determinados alimentos o productos y desmentirla (o confirmarla). La más importante de todas ellas fue realizada en la Universidad de Guelph en Canadá, donde se revisaron docenas de estudios sobre productos vegetales y animales con supuestas propiedades afrodisiacas, y se llegó a la conclusión de que aunque no hay nada que se pueda considerar en sentido estricto un afrodisiaco natural, sí hay algunos productos que influyen en el deseo sexual.

Efectivamente, alimentos como el café, el alcohol o el chocolate pueden causar efectos fisiológicos que deriven en una vida en el dormitorio más activa, como explica el periodista de sexualidad Michael Castleman en un artículo de Psychology Today, en el que también repasa algunos de los productos más efectivos (y, a veces, peligrosos). Olvídate del pene de tigre y del semen de ballena: no funcionan.

Ginseng en Corea. (CC/Richard Fabi)
Ginseng en Corea. (CC/Richard Fabi)

Ginseng

Desde hace tiempo, el ginseng Panax o ginseng rojo que se produce principalmente en Corea ha servido para tratar exitosamente los problemas de disfunción eréctil, afirmaba la investigación publicada en el Food Research International. En un estudio previo, 45 hombres con problemas de erección tomaron 900 miligramos de ginseng tres veces al día. Dos meses después, habían mejorado significativamente su potencia sexual respecto al grupo control. Además, se trata de una infusión que incrementa la producción de óxido nitroso, un químico que relaja las arterias del pene permitiendo un mayor flujo sanguíneo.

Yohimbina

Se trata de un alcaloide indol que se obtiene de la corteza del Pausinystalia johimbe, un árbol de África central. Durante mucho tiempo ha sido utilizado de forma exitosa como tratamiento de la disfunción sexual en pacientes deprimidos que consumían ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina) gracias, una vez más, a favorecer la circulación en el pene. Sin embargo, sus efectos secundarios son potencialmente peligrosos, y pueden aparecer con menos de la mitad de un miligramo consumido. Durante años, fue aprobado por la FDA (Food and Drug Administration) americana, y actualmente puede ser adquirida sólo tras ser prescrita por un médico, aunque en una tasa tan baja que probablemente no tenga efectos afrodisiacos. En España, la venta de yohimbina está prohibida, y se han retirado varios productos que la contienen por sus efectos hipertensores (en dosis bajas) e hipotensores (en dosis altas).

El chocolate tiene grandes cantidades de FEA, una hormona que se produce en grandes cantidades cuando estamos enamorados

Chocolate

Aunque ningún estudio ha demostrado que el cacao aumente el deseo sexual, sí es un alimento que aumenta la liberación de endorfinas, lo que mejora nuestro estado de ánimo. Algo que, en última instancia, puede repercutir en nuestra predisposición a tener relaciones sexuales. Además, el chocolate tiene grandes cantidades de FEA (feniletilamina), una hormona que se produce en grandes cantidades cuando estamos enamorados. Quizá un buen atajo para recuperar nuestra energía sexual.

Maca

La Lepidium meyenii es una planta que se cría en los Andes y de la que ya hay referencias en las crónicas de Fray Antonio Vásquez de Espinoza del año 1598. Los nativos proporcionaban dicha planta a sus animales para mejorar la fertilidad, y de ahí empezó a ser consumida por los hombres. ¿Es útil? Una investigación realizada en 2001 por investigadores, cómo no, peruanos, señaló que el consumo de tabletas durante cuatro meses por hombres de 24 y 44 años aumentaba la producción de esperma por razones no hormonales. Aunque muchos ponen en duda dichas propiedades, la maca no tiene ningún efecto peligroso así que, ¿por qué no?

Café

No es un afrodisiaco en sentido estricto, pero como buen estimulante que es, puede ayudarnos a ponernos en marcha, ya sea frente a un nuevo día de trabajo, un reto para el que tengamos que estar muy concentrados o para rendir en la cama. Una vieja investigación realizada en la Universidad de Michigan a comienzos de los noventa demostró que el café, y no el tabaco o el alcohol, determinaba el aumento en la frecuencia de las relaciones sexuales de una pareja. Concretamente, un 62% de las mujeres que tomaban café se definían como sexualmente activas, frente al 38% de las que no lo hacían.

Café
Café

Ginkgo

Al contrario de lo que ocurre con otros productos de esta lista, el ginkgo o árbol de los cuarenta escudos nunca fue reconocido como un afrodisiaco, hasta que una investigación publicada en el Journal of Sex & Marital Therapy descubrió un estrecho lazo entre la cura de la disfunción sexual causada por los antidepresivos y esta planta, algo que afectó de forma positiva al 76% de hombres y al 91% de mujeres. No todo son ventajas: también provoca problemas gastrointestinales, dolores de cabeza y excitación del sistema nervioso.

Marihuana

Este es uno de la cosecha de Michael Castleman. El autor contaba en un artículo que los efectos perjudiciales de la cocaína o la metadona sobre el vigor sexual son evidentes, pero menos evidente es lo que ocurre con la marihuana. Después de que un célebre estudio de los años setenta que afirmaba que la marihuana reducía los niveles de testosterona de forma significativa fuese desmentido, no existen evidencias claras sobre sus efectos negativos. Así que el periodista se propuso llegar a la verdad por su propia cuenta y preguntó a sus lectores si la marihuana les ayudaba a hacer el amor.

Según los resultados (poco o nada rigurosos, pero elocuentes), para el 67% la marihuana les ayudaba a tener mejores relaciones. Frases como “me hace sentir como nunca podría sentirme sobrio o borracho” o “no suelo fumar a menudo pero cuando lo he hecho, ha sido el mejor sexo de mi vida” bien hacen que quizá no sea tan mala como parece.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios