¿TIENE EL PODER ALGO DE MALVADO EN SÍ?

Las batallas del poder que libran los directivos (y cómo salir de ellas con las manos limpias)

El poder es la capacidad de imponer la propia voluntad a otros. Otra manera de decir lo mismo es hablar del poder como la capacidad de

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    El poder es la capacidad de imponer la propia voluntad a otros. Otra manera de decir lo mismo es hablar del poder como la capacidad de disminuir o de eliminar las resistencias externas para el logro de los objetivos personales.

    Las palancas para lograr imponer la propia voluntad son múltiples, y de naturaleza distinta, así como las razones para hacerlo y el contenido de la voluntad que se quiere imponer. Como no podía ser menos, también son muy distintos los resultados del ejercicio del poder en quien lo ejercita y sobre quien se ejerce. El rango va desde la corrupción e involución más abyecta hasta una atractiva humanización de quien ejerce el poder y una mejora en los resultados que obtiene.  

    Las herramientas duras de poder son más básicas y más asequibles a las personas con menos calidad humana

    ¿Tiene el ejercicio del poder en sí algo de maldad?

    Parece que sí, si nos atenemos a la sociología. Cuando el río suena es que agua lleva; el poder y el chantaje casi parecen sinónimos.

    Es más probable que el poder tenga un efecto negativo que positivo en quien lo ejercita.

    ¿Por qué?

    Una razón es que es más fácil conseguir el poder a través  del uso de herramientas duras (con bajo contenido ético) que a través de herramientas blandas (con alto contenido ético). Las herramientas duras de poder son más básicas; más asequibles a las personas con menos calidad humana.

    Una segunda razón es que el contenido de la voluntad que se quiere imponer, y las razones para justificarse, es probable que obedezcan más a planteamientos egoístas, de intereses personales poco confesables, que a razones que tengan un planteamiento más integrador y de más calidad ética.

    Los humanos somos así. Será el “orangután” que todos llevamos dentro el que nos empuja a hacer del poder un sinónimo de corrupción.       

    Sin embargo, como en casi cualquier otro aspecto de gestión, la maldad o no del ejercicio del poder dependerá entre otras cosas del medio a través del cual se consigue (la calidad ética de las palancas), como del fin que se persigue (las intenciones). El “orangután” que llevamos dentro nos predispone, pero no nos determina, a hacer las cosas mal.

    Una buena educación pone al “orangután” en su sitio. 

    Para hacer el tema del poder aún más apasionante,  es igualmente cierto que la carencia de poder, y la consiguiente impotencia que genera, pueden ser igualmente corrosivos; tanto hacia fuera, la sociedad, como hacia dentro, la propia persona. Todos somos conscientes de que los directivos necesitan capital político (poder) para el ejercicio de su profesión. No hay verdadera estrategia sin ejecución, ni ejecución sin capital político.

    La falta de poder encoge el ámbito vital de lo que es posible

    El gran tema, por tanto, es cómo aprender a ejercitar el poder de una manera que no sea lesivo ni para el que lo ejerce ni para las personas sobre las que se ejerce. Porque de lo que no hay duda es de que necesitamos directivos con poder, y que por tenerlo no van a dejar de ser irremediablemente íntegros.

    Las batallas del poder

    La falta de poder encoge el ámbito vital de lo que es posible. La falta de integridad enrarece las relaciones. Ambas cosas hacen probable el empeoramiento de los resultados e inyectan un riesgo operativo y de reputación a la institución a la que se dirigen. Insistimos, necesitamos directivos hábiles en la creación de capital político pero inmunes a la patología del poder - la enfermedad que corrompe al que tiene poder cuando utiliza medios o fines con poca calidad ética.

    El desafío de los directivos se resume en aprender a aumentar su poder y a la vez conseguir que ese poder no les corrompa. Creemos que las batallas que hay que ganar para conseguir ese objetivo son cuatro: el uso de palancas de poder con contenido ético, la calidad de los fines que mueven a las personas con poder, el conocimiento de los síntomas de la enfermedad del poder para reaccionar a tiempo, y el uso de mejores prácticas de buen gobierno que disminuyan la probabilidad de que los directivos acaben corrompidos por el poder. De cada uno de estos temas nos ocuparemos en los siguientes artículos.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC