Los supermercados vascos BM serán los futuros inquilinos de los antiguos cines Roxy
  1. Vivienda
1.900 METROS CUADRADOS

Los supermercados vascos BM serán los futuros inquilinos de los antiguos cines Roxy

Los antiguos cines Rex de la calle Fuencarral acogerán un supermercado. Habían sonado como futuros inquilinos el grupo Aldi, pero finalmente será la compañía vasca BM

Foto: Fuencarral 123.
Fuencarral 123.

Los antiguos cines Roxy de la calle Fuencarral acogerán un supermercado. Hasta aquí nada nuevo, puesto que hace algo más de dos años se sabe que la propietaria del inmueble, Gorbea Arrendamientos, tenía intención transformarlos en dos grandes locales comerciales. Esta compañía pertenece a la familia Hernández-Beitia, saga que hace 11 años adquirió por 80 millones de euros a FCC los terrenos donde actualmente se levanta el cuartel general de la compañía controlada por Carlos Slim.

Hasta la fecha habían sonado como futuros inquilinos el grupo Aldi, pero finalmente será la compañía vasca BM (Grupo Uvesco) la que instalará en Fuencarral 123 el primer 'flagship' de su cadena de supermercados y lo hará, además, en el mayor supermercado de la zona con 1.900 metros cuadrados y en pleno barrio de Chamberí. Las obras del inmueble arrancaron en 2019 y está previsto que el nuevo establecimiento se pueda inaugurar a finales de año.

La cadena de supermercados ha puesto su punto de mira en Madrid, donde prevé cinco proyectos, a los que se sumará la puesta en marcha bajo la enseña BM de 12 establecimientos, fruto del preacuerdo alcanzado con Condis el pasado mes de agosto. El acuerdo con Gorbea supone la entrada por la puerta grande en la capital.

Sobre los antiguos cines, Roxy A y Roxy B, sumaban una superficie de 3.965 metros cuadrados, por lo que, finalmente, el futuro inquilino solo ocupará la mitad de toda la superficie que se está rehabilitando. Esos casi 4.000 metros cuadrados se distribuyen en cuatro alturas —sótano, planta baja, planta primera y planta segunda—.

El futuro supermercado se encuentra cerca de las estaciones de Metro Quevedo, San Bernardo y Bilbao y cuenta con buenas comunicaciones en autobús, próximo a otros centros de restauración y tiendas como Zara, Sfera, Oysho, Massimo Dutti, Hema, Deichmann, Primor, La Casa del Libro, Aldi, Viena Capellanes o 100 Montaditos, entre otros. Se trata de una zona 'prime' en la que las rentas medias se sitúan entre los 120 y los 160 euros el metro cuadrado al mes.

Según datos de JLL, que ha asesorado a Gorbea en el alquiler y la búsqueda de inquilino, el mercado de los locales destinados a supermercado ha experimentado un auge significativo desde el inicio de la pandemia. Los nuevos hábitos de consumo han impulsado un negocio en el que las marcas compiten no solo por tener las mejores ubicaciones, sino que también por contar con establecimientos cuidados, diferenciados y en los que el cliente pueda disfrutar al tiempo que hace la compra. Rigma, por su parte, ha asesorado a BM en la operación.

Los cines Roxy, que en el pasado fueron propiedad de la familia Reyzábal, estuvieron abiertos hasta el año 2013. La sala A databa del año 1953, mientras que la B abrió en el año 1996. Ambas formaban parte de una de las zonas con más salas de cine de la capital. Curiosamente, los pasos empresariales de los Gorbea siguen cierto paralelismo con los de la familia Reyzábal, uno de los principales inversores particulares en inmuebles del país, que amasó su fortuna gracias, precisamente, a la incursión en el negocio de las salas de cine y las salas de fiesta a comienzos de los 70.

En el caso de los Gorbea, conocidos así por bautizar con este nombre a todos sus edificios de oficinas, no nace del negocio inmobiliario. Como otra de las sagas empresariales de Madrid, la pareja formada por José Maria Hernández Ontoria y María Beitia amasó su patrimonio como propietaria de varios de los principales cines de Madrid, emplazados en populares calles como Fuencarral (Roxy B), Bravo Murillo (Lido), Narváez (Renoir), Corredera Baja (Cervantes) o Alcalde López Casero (Canciller), aunque muchos de ellos han terminado por sucumbir a la crisis de la taquilla.

Inquilino Mercado inmobiliario