Es noticia
¡A tocateja! La 'familia' Gorbea se queda con la futura sede de FCC
  1. Economía
PAGA ALGO MÁS DE 80 MILLONES

¡A tocateja! La 'familia' Gorbea se queda con la futura sede de FCC

Otra familia acaudalada vuelve a invertir en ladrillo. Y como en otras operaciones similares recientes, también en el caso de la compra de la futura sede

Foto: ¡A tocateja! La 'familia' Gorbea se queda con la futura sede de FCC
¡A tocateja! La 'familia' Gorbea se queda con la futura sede de FCC

Otra familia acaudalada vuelve a invertir en ladrillo. Y como en otras operaciones similares recientes, también en el caso de la compra de la futura sede de la constructora FCC el inversor pasa por ser un apellido cuasi anónimo. El clan formado por José María Hernández Ontoria y María Beitia Larrouy ha cerrado la adquisición de los terrenos en Las Tablas, el eje norte de Madrid, donde se levantará el edificio corporativo de la división de construcción de la compañía presidida por Baldomero Falcones, según reconocen distintas fuentes del mercado inmobiliario.


La operación, que supera por poco los 80 millones de euros, no está aún cerrada, como reconocen desde la propia FCC. A falta de los últimos flecos, la familia propietaria de Gorbea de Arrendamientos, sociedad cartera bajo la que controlan un selecto patrimonio de edificios de oficinas en Madrid, no tiene problemas financieros para abordar la compra. Como en otras de sus inversiones, los Gorbea no han necesitado financiación, ¨suelen pagar casi todo en efectivo¨, aunque alguna entidad financiera está intentando colarse en la compra a última hora.


Como ya informó este periódico, FCC había concedido un mandato a la consultora Aguirre Newman para que localizara un potencial inversor interesado en asumir la compra de su futura sede, aún por construir, en una versión más ampliada del formato sale and lease back. Aunque no se ha llegado al listón inicial de los 100 millones de euros, al final Gorbea ha sido el inversor más agresivo en su oferta, que según las condiciones fijadas por la constructora, que asumirá la ejecución del proyecto, ofrece una rentabilidad del 7% en base a las rentas futuras.


La fortuna de los Gorbea, conocidos así por bautizar con este nombre a todos sus edificios de oficinas, no nace del negocio inmobiliario. Como otra de las sagas empresariales de Madrid, la pareja formada por José Maria Hernández Ontoria y María Beitia amasó su patrimonio como propietaria de varios de los principales cines de Madrid, emplazados en populares calles como Fuencarral (Roxy B), Bravo Murillo (Lido), Narváez (Renoir), Corredera Baja (Cervantes) o Alcalde López Casero (Canciller), aunque algunos han sucumbido a la crisis de la taquilla.


Curiosamente, los pasos empresariales de los Gorbea siguen cierto paralelismo con los de la familia Reyzábal, uno de los principales inversores particulares en inmuebles del país, que amasó su fortuna gracias a la incursión en el negocio de las salas de cine y las salas de fiesta a comienzos de los 70. A pesar de su discreción, el nombre de los Reyzábal salió a relucir en 2005 con motivo del incendio de la Torre Windsor, cuyos terrenos revendieron luego a El Corte Inglés, junto al 20% de la Torre Windsor, por más de 500 millones de euros. 


En el caso de los Gorbea, ninguno de sus activos goza la de popularidad de la famosa Torre Windsor. Aun así, poseen un patrimonio de edificios de oficinas en varios enclaves cotizados de Madrid, como pueden ser el Paseo de la Castallena, la nueva zona industrial de la Avenida de Burgos o el centro empresarial Arroyo de la Vega (Alcobendas - La Moraleja). ¨Suelen ser muy funcionales, que requieran poco mantenimiento e inversión¨, explican desde una consultora inmobiliaria. Además, también gestionan varios parkings subterráneos de la ciudad.


Noticias de FCC