Desde 2013 el alquiler sube un 36% y la segun

El precio de la vivienda en Barcelona se desboca bajo el mandato de Ada Colau

La vivienda nueva subió un 38% por metro cuadrado entre los años 2013 y 2018. Pero el premio gordo se lo lleva el producto de segunda mano, cuyo precio creció un 50% en el mismo período

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

La vivienda ha subido mucho durante el mandato de Ada Colau al frente de la ciudad de Barcelona. Se ha disparado la nueva, la de segunda mano y los pisos de alquiler. Según los datos de el Observatori de l’Habitatge, organismo participado por el propio Ayuntamiento de Barcelona, la vivienda nueva subió un 38% por m2 entre los años 2013 y 2018. Los alquileres se hincharon casi al mismo ritmo en ese quinquenio, un 36%. Y el premio gordo se lo lleva el parque más abundante, el de segunda mano, que ha doblado su precio. En ese período, que afecta de manera al mandato de una Colau que llegó al poder en junio de 2014, los pisos usados doblaron su precio por m2, hasta los 3.948 €/m2, una subida del 50%.

Así lo explica una presentación de Carme Trilla, presidenta del Observatori de l’Habitatge y que resulta demoledora teniendo en cuenta que se hizo pública a finales de marzo de este año, a la puerta de las elecciones municipales. La vivienda es mucho más cara tanto en términos absolutos como de capacidad de compra o alquiler que cuando Colau llegó a al poder, precisamente con un programa basado en mejorar el acceso a una residencia.

El Observatori de l’Habitatge quiere ser el nuevo referente de la vivienda en la capital catalana con un enfoque menos técnico y más social. Una vivienda nueva se paga ya a 4.415 €/m2. Y un alquiler medio en la ciudad de Colau se coloca en 929 euros. Alquilar un piso medio en Barcelona cuesta tanto como el salario mínimo. Y eso porque lo subió Pedro Sánchez.

El caso de los alquileres resulta especialmente sangrante: durante el mandato de Colau se han disparado. Según señala Trilla en su informe, "en el año 2018 el precio medio del alquiler mensual se sitúa en un nuevo máximo histórico". En 2018 los precios se elevaron un 6%, Trilla apunta a que se refleja una cierta frenada ya que el incremento en 2017 fue del 9,8%.

En el caso del residencial en propiedad, el precio sigue lejos de los máximos de 2007, cuando la vivienda nueva llegaba a costar de media en Barcelona 6.000 €/ m2 pero los precios han crecido mucho y parece que una alcaldesa que llegó al poder a lomos del problema de la vivienda o no ha hecho nada o prometió algo que escapaba a sus competencias.

Barrios más pobres

Los alquileres en algunos barrios han crecido mucho más durante el período descrito. "De hecho, los mayores incrementos de precio del alquiler de los últimos 4 años se han producido en Ciutat Vella (43%), San Martín (38%) y Nou Barris (35,1%)", señala el estudio, con lo que la subida de los alquileres castiga a los barrios más pobres a medida que los distritos más ricos van expulsando hacia la periferia a aquellos que ya no se pueden permitir vivir en sus barrios de toda la vida.

Carme Trilla siempre ha tenido una fuerte sensibilidad social. Y así es en este informe, en donde se destaca que la subida de los precios de la vivienda no es paralela a la de la vivienda. Así mientras la Renta Familiar Disponible Bruta por habitante ha crecido en la ciudad en línea con la mejora de la economía, y se ha incrementado el 63,4% entre el 200 y el 2018, el precio medio de alquiler en el mismo período ha crecido un 127,7% (2 veces más, el doble), el de compraventa de segunda mano un 144,7% (2,3 veces más). Por último, el de compraventa de obra nueva subió 147,7% (2,3 veces más). Los precios de la vivienda se multiplican por dos. Los de los salarios para nada siguen ese ritmo.

En 2017 hubo en Barcelona más de 2.500 desahuicios, principal caballo de batalla de la alcaldesa, la mayoría por no poder pagar el alquiler

De hecho, una de las reflexiones del estudio es que con los tipos bajos es más fácil acceder a una vivienda de propiedad que una de alquiler. El precio de alquiler medio de una vivienda en Barcelona es de 926 euros y el asequible para una familia que cobre 3,5 veces el salario mínimo interprofesional sería de 901 euros. Con este panorama siguen los desalojos: en 2017 hubo 2.519 desahucios, según este estudio, que aporta otro dato inquietante: aunque el imaginario popular culpa de este fenómeno a los bancos, el 84% de los desahucios que hubo entre 2013 y 2017 fueron por impago de alquileres.

Con este panorama los pisos que salen al mercado en la capital catalana vuelan. Como refleja la presentación, una vivienda de alquiler que salga "a un precio medio de 771,50 € está activa solo entre 2 y 7 días". Hay nueva oferta pero es insuficiente. La construcción de nueva planta que ha pasado de 756 viviendas, en 2013, a 2.371, en 2018, unas nuevas entradas en el mercado que no han servido para parar frenar la escalada de precios. En 2016 la alcaldesa lanzó un plan para impulsar la promoción pública de vivienda. No se ha hecho nada.

El nuevo referente

El Observatori de l’Habitatge quiere ser el nuevo referente de la vivienda con un enfoque menos técnico y más social. Se define como "es un instrumento de ámbito supramunicipal encabezado por varias administraciones capaz de tener una mirada holística sobre la vivienda, aportando la información y herramientas necesarias para evaluar y diseñar las políticas públicas a encarar en esta materia en el ámbito metropolitano de Barcelona". En esencia, Colau con el nuevo organismo intenta centrifugar su responsabilidad en la subida de las viviendas más allá del Ayuntamiento, en especial hacia el área metropolitana.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios