EL CONSISTORIO SE OPONE A QUE SE TIRE LA FACHADA

Guerra abierta entre el magnate chino Wang Jianlin y Carmena por el Edificio España

La polémica está servida. Las posiciones del Ayuntamiento de Madrid y el grupo chino Wanda sobre el futuro del Edificio España son, a día de hoy, totalmente irreconciliables

La polémica está servida. La posición del Ayuntamiento de Madrid y el grupo chino Wanda sobre el futuro del Edificio España es, a día de hoy, totalmente irreconciliable. Manuela Carmena no permitirá que se desmonte la fachada de este emblemático inmueble ubicado en la Plaza de España madrileña, mientras que el empresario chino no contempla otra solución que no sea su desmontaje y posterior reconstrucción. Vea las imágenes del interior del edificio España

Sobre la mesa, el consistorio madrileño asegura disponer de dos informes técnicos elaborados por el área de desarrollo sostenible que avalan que técnicamente es posible rehabilitar el edificio sin tener que desmontar la fachada. Por su parte, Wang Jianlin, presidente del Grupo Wanda, dispone de un informe en el que han estado trabajando diferentes expertos en el último año que sostiene todo lo contrario. De hecho, va un paso más allá al asegurar que existe un riesgo real de que la fachada se “colapse” y se venga abajo con el consiguiente peligro no sólo para los trabajadores sino para el entorno.

Las tensiones entre las dos partes son más que evidentes y se han intensificado desde que el pasado mes de julio el diario El País revelase que el grupo chino había presentado una consulta urbanística al Ayuntamiento en la que aseguraba que el Plan General de Ordenación Urbana permite, para los edificios protegidos con grado 3 parcial, como es el caso de Edificio España, “de forma excepcional, el desmontaje y reconstrucción con los mismos materiales, forma y dimensiones, cuando no sea técnicamente posible la ejecución de la obra permitida manteniendo un elemento catalogado”.

Foto: Daniel Muñoz/ Brenda Valverde.
Foto: Daniel Muñoz/ Brenda Valverde.

Y es precisamente a este 'clavo' legal al que se aferra ahora Grupo Wanda para poder desmontar la fachada. La contestación en aquel momento del consistorio no se hizo esperar y reiteró que entre los planes del Ayuntamiento no estaba, en ningún caso, autorizar la demolición de la fachada.

Ante esta frontal oposición, el magnate chino, totalmente inaccesible desde que aterrizó en España, ha decidido dar un giro de 180 grados a su estrategia y trasladar a la opinión pública los resultados de ese informe y los peligros que conllevaría para los propios ciudadanos, si se mantiene la fachada del inmueble.

Ayer decidió abrir de par en par las puertas del Edificio España a los medios de comunicación y que casi una decena de expertos -entre los que figuraban arquitectos, ingenieros expertos en fachadas, consultores en estructuras, expertos en prevención, seguridad y salud y abogados- expusieran y alertaran de estos peligros.

Resulta más barato acometer el proyecto si se tira el edificio entero que manteniendo la fachada

Un tour que no sentó nada bien al Ayuntamiento de Madrid que, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, reiteró su compromiso de preservar el patrimonio histórico de la ciudad. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, insistió en que "se pueden hacer reformas sin necesidad de tirar abajo la fachada", al tiempo que recordó que cuando el Grupo Wanda decidió comprar el edificio, ya conocía estas limitaciones. 

Los expertos consultados por El Confidencial, que prefieren mantener el anonimato, explican que independientemente de que los informes del Grupo Wanda avalen tirar la fachada, lo cierto es que, desde un punto de vista estrictamente económico, "resulta mucho más barato tirar el edificio entero y construirlo desde cero. Además, resulta mucho más sencillo diseñar cualquier proyecto sin las limitaciones de la fachada". 

Foto: Elena Sanz.
Foto: Elena Sanz.

Desde el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) su decano, José María Ezquiaga, asegura que "se trata de un tema estrictamente técnico" y, en el caso de que no pudiera mantenerse la fachada, se muestra partidario de que la decisión se someta a un debate público puesto que, "en el caso de edificios vinculados a la ciudad, los ciudadanos deberían tener la última palabra". E insiste en la necesidad de que la norma y las decisiones que se tomen sean iguales para todos sin que exista "arbitrariedad ni improvisación".

No obstante, Ezquiaga, que aún no ha tenido acceso a los informes del Grupo Wanda ni del Ayuntamiento de Madrid, recuerda que "lo máximo que permite la norma es el vaciado del edificio manteniendo la fachada, pero podría plantearse un proyecto que contemplase mantener intactas más partes del edificio". Algo que, a tenor de las declaraciones realizadas ayer por Michael Qiao, director general de Wanda Madrid Development, no contemplan.

Ascensor del edificio España. (Daniel Muñoz)
Ascensor del edificio España. (Daniel Muñoz)

"Ni nos planteamos abandonar el proyecto ni tenemos un plan B. Sólo tenemos un plan A para el Edificio España y es la puesta en marcha de un buen proyecto para los ciudadanos de Madrid”, recalcó ayer Qiao.“Hemos trabajado durante un año para estudiar la situación y encontrar la mejor solución con los mejores asesores y expertos y realmente creemos que no tendremos problemas en conseguir el permiso del Ayuntamiento de Madrid. Además, contamos con unos plazos muy apretados y nuestra intención es que el proyecto esté terminado en la segunda mitad de 2019”.

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios