Es noticia
Menú
"La Comunidad de Madrid tiene que derogar cuanto antes la ley de las tres alturas"
  1. Vivienda
JOSÉ MARÍA EZQUIAGA, NUEVO DECANO DEL COAM

"La Comunidad de Madrid tiene que derogar cuanto antes la ley de las tres alturas"

En esta coyuntura de pluralismo político va a ser imprescindible el consenso. Cualquier modificación del planeamiento urbanístico que quiera realizarse va exigir diálogo y unanimidad

Foto: José María Ezquiaga, nuevo decano del COAM.
José María Ezquiaga, nuevo decano del COAM.

Está a punto de cumplirdos meses como decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM). José María Ezquiaga (Madrid,1957) ha tomado las riendas tras José Antonio Granero coincidiendo con el cambio electoral, y lo tiene muy claro ante el nuevo panorama económico de Madrid. En esta coyuntura de pluralismo político va a ser imprescindible el diálogo y el consenso para la estabilidad y la seguridad jurídica de un mercado en el punto de mira de los inversores internacionales. Pero, ¿qué necesita Madrid en materia de Urbanismo en un momento en el que proyectos como Operación Chamartín, Campamento o Calderónpenden de un hilo o están pendientes de complejas tramitaciones administrativasenquistadas en muchos casos en los tribunales?

PREGUNTA: Por primera vez en años hay dos colores políticos en la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. En materia de urbanismo, ¿qué les parece lo más urgente?

RESPUESTA: Nuestra primera petición a la Comunidad de Madrid es derogar lo antes posiblela ley que limita los edificios de viviendas a tres alturas. Sólo nos ha dado quebraderos de cabeza y está plagada de excepciones que no han sido suficientes para aclarar la ley, sino que han dadolugar a interpretaciones contrarias.La norma sepensó para pequeños desarrollos y, sin embargo, estamos viendo que también afecta a las grandes operaciones que se están desarrollando o se van a desarrollar en Madrid en los próximos años.Los arquitectos siempre hemos rechazado esta ley porque es muy rígida. Habrá lugares o desarrollos en donde lo óptimo serán dos otres alturas o ninguna, mientras que en otros encajarán perfectamente 20.

P: ¿Habría que revisar por tanto la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid?

R: Por supuesto. Está muy anticuada, no está adaptada al crecimiento de la ciudad y no contempla cuestiones tan actuales e importantes como la sostenibilidad o el ahorro energético. Además,ha retrasado bastante los desarrollos y ha generado mucha inseguridad entre los inversores.Necesitamos una normativa moderna, coherente ylo más sencilla y aplicable posible. Para su elaboración deberíamos mirar más hacia Europa, hacia ciudades como Londres o París.

P: Desde el Ayuntamiento apuntaban recientemente que no creen necesario unnuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para Madrid, ¿qué opina usted al respecto?

R: El debate no debe centrarse en Plan General sí o Plan General no, porque lo necesario es quese complete su revisión,aunque sea con los criterios del nuevo equipo del consistorio. Si no es prioritario, al menos sí es necesario tener una visión estratégica de la ciudad lo que, sin duda, es bueno para los inversores pero también para los ciudadanos.Es imprescindible tener las ideas claras sobre qué tipo de proyectos queremos para la ciudad y dónde los queremosacabandocon laambigüedad, la improvisación y la discrecionalidad.Es mejor que se redacte un PGOU, pero si no es posible, es prioritario que se formule una estrategia para la ciudad de Madrid. No se puede improvisar ya que la improvisación sólogeneraincertidumbre en el mercado. Hay que valorarsi los proyectos son buenos para Madrid y sus ciudadanoslo queno significa, en ningún caso quehaya alfombra roja para determinados proyectos.

Además, a nivel regional es necesario también que se determine de una vez por todasqué va a quedar protegido para siempre, dónde se puede actuar, qué infraestructuras podrán construirse en el futuro.Que no dependa de los caprichos de quien gobierna en cada momento, sino tener un marco de actuación y que ese marco sea conocido por todas las Administraciones implicadas.En definitiva, contar con reglas de juego claras y definidas a largo plazo.

P: YOperación Chamartín, ¿es buena para la ciudad?

R: Pensamos que sí.Es una zona desaprovechada y obsoleta y levantar allí un nuevo desarrollo sería más inteligente que hacerlo en cualquier otropunto de la geografía madrileña. Está en una situación privilegiada, con transporte público, bien comunicado. Si nos guiamos por los criterios que se siguen en Europa, que impulsan actuaciones urbanísticas que no dependan del transporte privado, la Operación Chamartín encaja perfectamente en ellos porque es una de las zonas de mejor accesibilidad de Madrid. Sería un despilfarro de recursos si no se aprovecha. Y lo mismo sucede con Operación Campamento, también con muy buenas comunicaciones.

P: ¿Qué tipo de desarrollo debería levantarse allí?

R: Para este tipo de proyectos, enEuropa se planteaun mix de usos,no unifuncionalque contemple sólo viviendas o sólo equipamientos, sino que tiene que haber un equilibrio. Tampoco debería concebirse como un desarrollo sólo con viviendas para ricos, sino que deberían levantarse viviendas para todos los estratos sociales,libre, protegida, y de diferentes tipologías, desde viviendas de mayor tamaño para familias con hijos hasta apartamentos para gente joven que, por su capacidad económica, no se pueden permitir comprar una vivienda más grande.Respecto a la vivienda social, personalmente apuesto por el alquiler.

P: Y sobre la protección del patrimonio de la capital, ¿qué hay que hacer para evitar situaciones como el Proyecto Canalejas?

R: Es necesario repensar la legislacióno en su conjunto. Lasexcepciones que acaban favoreciendo a unos pocos y no al ciudadano de a pie no son en absoluto saludables. Se debería haberrevisado toda la norma. En el COAM somos totalmente contrarios a alfombras rojas para determinados proyectos. Canalejas ya está en marcha y lo que se está haciendo allí ya es irreversible,por lo que lo importante es que se termine de la mejor manera posible. Pero lo que parece evidente es que si la norma no funciona, habrá que cambiarlay que sea la misma para todos.

Está a punto de cumplirdos meses como decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM). José María Ezquiaga (Madrid,1957) ha tomado las riendas tras José Antonio Granero coincidiendo con el cambio electoral, y lo tiene muy claro ante el nuevo panorama económico de Madrid. En esta coyuntura de pluralismo político va a ser imprescindible el diálogo y el consenso para la estabilidad y la seguridad jurídica de un mercado en el punto de mira de los inversores internacionales. Pero, ¿qué necesita Madrid en materia de Urbanismo en un momento en el que proyectos como Operación Chamartín, Campamento o Calderónpenden de un hilo o están pendientes de complejas tramitaciones administrativasenquistadas en muchos casos en los tribunales?

José María Ezquiaga Arquitectos
El redactor recomienda