GALICIA, ASTURIAS, CATALUÑA...

España está en venta: aldeas y pueblos abandonados desde 60.000 euros

“Oportunidad. Se vende aldea en Lugo. 13.000 metros cuadrados de finca. Casa principal de 140 metros cuadrados a restaurar. Tres casas más

Foto: España está en venta: aldeas y pueblos abandonados desde 60.000 euros

“Oportunidad. Se vende aldea en Lugo. 13.000 metros cuadrados de finca. Casa principal de 140 metros cuadrados a restaurar. Tres casas más para reformar y edificar. Manantial y fuente propia. Zona de caza y pesca. Muy buenas vistas al valle y a la montaña. Precio: 62.000 euros”.

Así reza uno de los múltiples anuncios de www.aldeasabandonadas.com, agencia inmobiliaria especializada en la venta de activos singulares como bodegas, pazos y casas señoriales pero también de pueblos o aldeas abandonados, en algunas ocasiones, a precios de saldo.

Desde aproximadamente unos 60.000 euros hasta varios millones de euros se puede comprar alguno de los miles de pueblos que han quedado abandonados tras el éxodo rural sufrido en España en las últimas décadas. Se calcula que hay unos 3.000, aunque en venta, la cifra es muy reducida. Esta página web cuenta con aproximadamente unos 80. 

En un intento de repoblar estas zonas rurales o simplemente por un motivo puramente económico, algunos ayuntamientos españoles los que menos- y particulares -los que más- han decidido poner en venta este tipo de propiedades ubicadas en muchas ocasiones en enclaves privilegiados, a los pies de una montaña o incluso cerca del mar, con unos precios de venta con los que un particular no podría en muchos casos comprase ni una vivienda en la capital.

“Siempre ha habido demanda y oferta de activos singulares. Palacios, aldeas, pueblos… Pero es cierto que se ha producido un fuerte auge en los últimos tres o cuatro años, a raíz del eco que algunos canales de televisión internacionales se han hecho de este fenómeno”, explica Rafael Canales, uno de los impulsores de aldeasabandonadas.com. Ha sido el caso de la cadena británica BBC o France 2 cuyos reportajes han sobrepasado fronteras y despertado interés no sólo de ingleses, franceses o alemanes, también de rusos, chinos, árabes, norteamericanos o canadienses. 

"Hace un par de meses, la central de RE/MAX España recibió la llamada de un arquitecto canadiense, de Quebec, quien, tras haber visto un reportaje en France 2 sobre la venta de pueblos en España, quería información", comenta a El Confidencial Isabel Cerqueira agente de RE/MAX en Pontevedra.

"Estaba interesado en una aldea en Ribadeo, Lugo, por la que se pedían algo más de 60.000 euros. Tenía intención de pagar en efectivo y reformarla. No sé si la quería para uso propio o para venderla, no lo especificó", añade Cerqueira.

Como este canadiense, son muchos los extranjeros que se han interesado y apostado por este tipo de propiedades en España. Aproximadamente el 70% de los compradores son foráneos, frente un a 30% de nacionales. "Estos porcentajes varían cada año pero generalmente son mayoría los extranjeros que compran frente a los españoles", apunta Rafael Canales. 

Algunos buscan en estas aldeas un entorno excepcional desde el que poder trabajar. Otros ven en ellas una inversión o la oportunidad de montar un negocio rural. Otros, simplemente, un lugar donde retirarse. Es el caso de Neil, arquitecto inglés protagonista de uno de estos reportajes, que decidió retirarse en tierras gallegas. "A pesar de que en el norte de España llueve bastante, sigue contando con un clima mucho más agradable que Inglaterra. Además, por 45.000 euros compré esta aldea con cuatro viviendas que yo mismo estoy restaurando. Por ese dinero, en mi país como mucho podría haberme comprado un garaje". 

Desde 60.000 hasta 3,5 millones de euros

"Con apenas 60.000 euros puedes adquirir cinco o seis casas de golpe. Muchas de ellas necesitan una profunda rehabilitación pero cuentan con acceso a luz y agua, procedente, en la mayoría de los casos de manantiales y pozos", añade Rafael Canales.

Hay aldeas mucho más caras. Como los casi 230.000 euros de una aldea en A Coruña con un terreno y una finca de casi 6.000 metros cuadrados y con cuatro casas indivuduales con vistas al mar, a la Costa da Morte. O los 3,5 millones de euros por un pueblo en Igualada, Barcelona, con 500 hectáreas de terreno rústico, nueve casas, una iglesia y 14 masías en ruina. 

Estas aldeas abandonadas, unas 3.000, se encuentran distribuidas por toda la geografía española aunque se concentran fundamentalmente en la zona norte: Galicia, Asturias y Cataluña, principalmente. Aproximadamente el 60% se concentran en Galicia y han encontrado en el cliente extranjero al comprador perfecto puesto que, en muchas ocasiones, no necesita financiación.

Precisamente, la demanda extranjera se ha convertido en los últimos meses en un auténtico colchón para el maltrecho mercado inmobiliario español. Las fuertes rebajas de precios aplicadas a algunos activos, especialmente en la costa -los precios han caído más de un 40% en la zona del Mediterráneo, según Tinsa- han permitido que vuelvan a entrar con fuerza en nuestro país.

Su apetito comprador de los últimos meses ha conseguido contener el desplome de las ventas de viviendas. Según datos de Fomento, casi el 17% de las operaciones firmadas entre abril y junio fueron realizadas por extranjeros residentes y no residentes en España, el mayor porcentaje de toda la serie histórica (2006-2013). Una demanda que, además de su tradicional interés por la vivienda en la costa, ha vuelto su mirada hacia estos de pueblos y aldeas abandonados.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios