Los españoles lo tienen claro: ocho de cada diez prefieren comprar piso antes que alquilar
  1. Vivienda
LA CRISIS NO CAMBIA SU MANERA DE PENSAR

Los españoles lo tienen claro: ocho de cada diez prefieren comprar piso antes que alquilar

España es un país de compradores de viviendas. Lo ha sido en el pasado más reciente y lo seguirá siendo en el futuro más cercano. Ocho de

Foto: Los españoles lo tienen claro: ocho de cada diez prefieren comprar piso antes que alquilar
Los españoles lo tienen claro: ocho de cada diez prefieren comprar piso antes que alquilar

España es un país de compradores de viviendas. Lo ha sido en el pasado más reciente y lo seguirá siendo en el futuro más cercano. Ocho de cada diez españoles prefiere comprar un piso a vivir de alquiler, mientras que cuatro de cada diez asegura que si los bancos les concedieran financiación dejarían el alquiler y comprarían piso a medio plazo. Apenas dos de cada diez no contempla adquirir piso.

Son algunas de las conclusiones de un estudio elaborado por Fotocasa a partir de una encuesta a cerca de 2.400 ciudadanos. En él se pone de manifiesto cómo la cultura de la propiedad sigue fuertemente arraigada entre los españoles. Ni la crisis, ni la burbuja inmobiliaria y su posterior pinchazo, ni las consecuencias de los excesos del ladrillo han modificado el sentir general de la mayoría de los españoles: mejor comprar que alquilar.

Se trata de un sentimiento muy presente en todos los estratos de edad, entre adultos y jóvenes. Entre los primeros, más del 60% asegura que si no compran es porque sus condiciones económicas no se lo permiten. El sentimiento de la propiedad también está muy arraigado entre las mujeres (80% de las encuestadas), algo más que entre los varones (73%). 

Detrás de esta cultura de la propiedad se encuentran pensamientos del tipo que vivir de alquiler es tirar el dinero (más del 50% de los encuestados), una percepción que parece extenderse incluso entre los jóvenes, o que adquirir una vivienda es más rentable a largo plazo que vivir de alquiler de por vida (76,2%), o que una casa es la mejor herencia (64,9%) que puede dejarse a un hijo. 

Aunque el alquiler se está consolidando como una opción muy importante frente a la compra, lo cierto es que apenas un 4% de los encuestados considera esta opción como una forma de vida. El 17% de los españoles que en la actualidad vive de alquiler lo hace principalmente porque su situación financiera no les permite comprar una vivienda, porque su situación laboral no les inspira confianza para comprar, o por el miedo a no poder hacer frente a los costes futuros si finalmente adquiere un piso. Si a esto se suman el aumento en el número de divorcios, los menores costes asociados al alquiler o la expectativa de nuevas bajadas de precios,  precios continúen bajando, el resultado es un repunte del alquiler frente a la compra en los últimos años.

Escasa movilidad laboral

Precisamente, sobre la evolución futura de los precios de la vivienda hay divergencias de opiniones. Un 33,4% de los encuestados cree que se ha tocado fondo, frente al 35,2% que opina que van a bajar todavía más. El resto, algo más del 305 no tiene formada una opinión al respecto. 

Si analizamos la respuesta por sexos, destaca que sobre todo las mujeres creen que el precio de la vivienda ya no bajará más (en concreto el 36,4% de las mujeres encuestadas son de esta opinión), mientras que solo el 30,2% de los hombres comprar ten este punto de vista.

Otro de los aspectos que pone de manifiesto el estudio, es la falta de movilidad entre los españoles. De hecho, trabajar fuera de España es una opción que solo contempla un 29,4%, de los que un 37,4% son jóvenes. Unos datos que vuelven a contrastar con el resto de países europeos en los que salir de sus fronteras en busca de trabajo forma parte de su carrera profesional.

Pero estos datos van mucho más allá ya que el trabajo, para un 28% de los encuestados, no sería motivo suficiente para cambiar de residencia. De hecho, un 58,8% nunca han cambiado de residencia por motivos laborales a lo largo de su vida. Por el contrario, un hijo sí sería una de las principales razones que motivarían un cambio de residencia.