Vuelos misteriosos: ¿subirías a un avión sin saber a dónde te va a llevar?
  1. Viajes
PLANES DE 24 HORAS

Vuelos misteriosos: ¿subirías a un avión sin saber a dónde te va a llevar?

La idea de la aerolínea australiana Qantas para tratar de salir adelante en tiempos de coronavirus tendrá un coste de entre 500 y 1000 euros por persona

placeholder Foto: Qantas quiere que sus aviones vuelvan a surcar el cielo (Reuters/Loren Elliott)
Qantas quiere que sus aviones vuelvan a surcar el cielo (Reuters/Loren Elliott)

El sector del turismo es uno de los más castigados por el coronavirus. En el último año, hoteles, bares y restaurantes han visto cómo tenían que cerrar sus puertas durante meses obligados por las autoridades que trataban de tener la propagación del covid-19. Pero si no hay turistas, tampoco hacían falta aviones que los transportaran, por lo que muchas aerolíneas están al borde del colapso.

Si para muchas ya fue un problema tener que devolver el dinero a las personas que no pudieron volar en 2020, para otras las restricciones a la movilidad han sido definitivas. Han cerrado una decena de aerolíneas, mientras muchas otras han necesitado de inyecciones de socios y gobiernos, implantando en el proceso serios ajustes de control de gasto para poder seguir operando.

Ahora, la aerolínea Qantas ha tenido una nueva idea para tratar de recuperar su maltrecha economía y, de paso, animar a los australianos a volver a subir a un avión. Se trata de los vuelos misteriosos, una iniciativa que consiste en llevar a los pasajeros a un destino que solo conocerán una vez que embarquen en la aeronave.

Vuelos y actividades

Los viajeros podrán utilizar estos vuelos el fin de semana y en tres grandes capitales: Sídney, Melbourne y Brisbane. Una vez que suban al interior del avión volarán hacia un destino que estará a unas dos horas de trayecto y donde les esperan diversas actividades, como una visita a un viñedo, un concierto o una experiencia gastronómica en un restaurante de lujo.

Los vuelos misteriosos estuvieron de moda en Australia en los años 90

Los pasajeros regresarán a su punto de origen en el mismo día, por lo que la experiencia misteriosa no supone quedarse a dormir en ningún destino. Solo falta saber si los clientes están dispuestos a pagar los casi 500 euros por persona que costará el plan en clase turista o los más de 1.000 que tendrán que abonar quienes quieran ir en preferente.

Stephanie Tully, directora de atención al cliente de Qantas, ha explicado en un comunicado que "nuestros clientes nos dicen que últimamente ha sido un misterio dónde pueden y dónde no pueden viajar dentro de Australia. El lanzamiento de la vacuna está aportando mucha más certeza y las restricciones en las fronteras nacionales pronto deberían ser cosa del pasado. Mientras tanto, estos vuelos convierten ese misterio en algo positivo al crear una experiencia única para las muchas personas que desean comenzar a viajar nuevamente".

Aerolíneas Turismo Coronavirus Australia
El redactor recomienda