¿Podrán las aerolíneas ‘low cost’ mantener sus precios tan bajos?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
las expectativas son muy ambiciosas

¿Podrán las aerolíneas ‘low cost’ mantener sus precios tan bajos?

Para las aerolíneas ‘low cost’, será fácil quitarles clientes a las aerolíneas establecidas. Lo difícil será no volverse iguales que ellas

placeholder Foto: EC Diseño.
EC Diseño.

Para los optimistas de las vacunas, puede que no haya una forma más clara de apostar por la recuperación que invertir en las aerolíneas ‘low cost’. Pero mucho depende de si estas aerolíneas de bajo coste pueden mantener, en efecto, sus precios bajos.

Esta semana, Ryanair, con sede en Dublín, ha publicado unos ingresos del cuarto trimestre bastante por debajo de las expectativas de los analistas. La semana pasada, Southwest Airlines consiguió superar las previsiones, pero publicó perspectivas negativas para el trimestre actual. Aún está en el aire si se podrán retomar los viajes de ocio a tiempo para la temporada alta de verano. Pero los inversores saben que, antes o después, la salida de la pandemia jugará a favor de las compañías aéreas de bajo coste y en contra de sus rivales clásicas. Los vuelos de corta distancia se recuperarán antes que los internacionales, y los viajes por negocios se reducirán y mirarán más de cerca los precios.

El problema es que el mercado ya refleja gran parte de ello: de media, las acciones de las aerolíneas ‘low cost’ se sitúan casi en niveles de hace un año, a pesar de que se prevé que sus ingresos no vuelvan a los niveles prepandemia hasta 2025. Para cumplir las expectativas en medio de importantes descuentos, necesitarán salir de la crisis del covid-19 consiguiendo mucho más dinero con menos ventas. Es decir, con menos costes estructurales. Ese es su reto.

Foto: Un patinador contempla un avión despegando. (Reuters)

Los costes unitarios se dispararon en 2020. Aunque los gastos generales se desplomaron —con los aviones en tierra y las aerolíneas habiendo cesado o despedido a gran parte de su plantilla—, las ventas cayeron todavía más. Southwest y Ryanair redujeron los costes operativos un 35% y un 54%, respectivamente, pero en ambos casos los ingresos se redujeron más del 60% en comparación con 2019. A medida que se recupere el tráfico, los ingresos volverán a superar los costes. La pregunta es por cuánto.

“Exceptuando los acuerdos de cese temporal, la mayoría de los ahorros son permanentes”, declaró Johan Lundgren, CEO de EasyJet, con sede en Londres, a los analistas la semana pasada. Sus planes para “restablecer la base de costes” incluyen renegociar las tasas aeroportuarias y los contratos de asistencia en tierra, así como reducir el crecimiento de la flota y traer parte del mantenimiento de los aviones a la empresa. En cambio, Ryanair ha destacado la adquisición de más Boeing 737 MAX como motores de eficiencia y presentado una extensión de cuatro años de un acuerdo de bajo coste en el aeropuerto londinense de Stansted.

placeholder Avión de Iberia, atravesando un arcoíris. (Reuters)
Avión de Iberia, atravesando un arcoíris. (Reuters)

Una primera pista sobre si dichos planes son plausibles será la rapidez con que las aerolíneas devuelvan los costes unitarios a los niveles de 2019. Southwest espera que eso suceda a finales de año, aunque sea a niveles de capacidad inferiores a los de antes de la pandemia. Sin embargo, la aerolínea con sede en Dallas también advirtió la semana pasada de que algunos costes estructurales ya están aumentando, incluidos los gastos aeroportuarios. Eso no resulta sorprendente dada la estrategia de Southwest de arrebatar viajes de negocios a los operadores establecidos en grandes aeropuertos —ya ha dado pasos en Houston, Chicago y Miami—.

Reforzar las bases principales puede proporcionar ventajas estructurales, pero es más costoso que centrarse en rutas puntuales rentables. Antes de 2008, las aerolíneas ‘low cost’ defendieron la segunda estrategia y sus costes unitarios tendieron a reducirse a medida que ofrecían más asientos, lo que generó muchos beneficios en bolsa. No obstante, en la década anterior, cuanto más entraban en mercados más densos, la relación se invertía. Hasta los costes de Ryanair empezaron a ascender.

Los analistas creen que en los próximos años las aerolíneas de bajo coste pueden conseguir lo mejor de ambos periodos —controlar los costes e invadir nuevos mercados—. Sus modelos predicen un alto crecimiento y unos costes unitarios estables, según indican datos de Visible Alpha. Si bien no es imposible, eso requerirá una perfecta ejecución y unos costes salariales muy bajos.

Para las aerolíneas ‘low cost’, será fácil quitarles clientes a las aerolíneas establecidas. Lo difícil será no volverse iguales que ellas.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

Para los optimistas de las vacunas, puede que no haya una forma más clara de apostar por la recuperación que invertir en las aerolíneas ‘low cost’. Pero mucho depende de si estas aerolíneas de bajo coste pueden mantener, en efecto, sus precios bajos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Aerolíneas Ryanair Pandemia
El redactor recomienda