ESCAPADAS CON ENCANTO

¿Vacaciones en otoño? 10 planes de playa y naturaleza sin aglomeraciones en Canarias

Si todavía no te has podido ir de vacaciones o buscas un destino en otoño, las Islas Canarias son la opción perfecta para seguir disfrutando de todos los lujos del verano

Foto:
Autor
Tiempo de lectura5 min

Entrado ya septiembre, muchos de nosotros todavía soñamos con encontrar un destino en el que recuperarnos del verano más atípico que hayamos tenido jamás. Para todos aquellos que aún dispongamos de unos días de vacaciones y estemos buscando ese lugar mágico y reparador que nos llene de energía sin poner en riesgo nuestra salud, las Islas Canarias continúan siendo uno de los destinos más recomendados.

Poco podemos añadir de Canarias que no se haya dicho mil veces: su clima, considerado el mejor del mundo; sus paisajes, con 146 espacios naturales protegidos entre los que se incluyen cuatro parques nacionales; sus siete reservas de la biosfera; sus playas, con más de 1.500 kilómetros de costa que albergan tres reservas marinas; su fauna y flora silvestre, con casi 4.000 especies endémicas que viven en entornos naturales de ensueño… Y ahora, además, a todos esos encantos que les han hecho merecedoras del sobrenombre de Islas Afortunadas, podemos añadir un lujo más: el de la tranquilidad.

Así es. En este difícil comienzo de curso, valoramos más que nunca la paz que pueden proporcionarnos sus bosques milenarios, sus playas paradisíacas y sus rincones recónditos, que nos permiten disfrutar de la naturaleza sin aglomeraciones y sin riesgos. Para orientarte en tu escapada, hemos seleccionado 10 lugares en los que el disfrute está asegurado.

10 destinos singulares

  • Playa de Benijo (Tenerife): situada en el Parque Rural de Anaga, en el nordeste de la isla, se trata de una playa salvaje en estado puro. Llegamos a ella tras atravesar un paraje con laurisilva que nos ofrece unas vistas espectaculares del Atlántico. Su oscura arena volcánica nos aporta serenidad y belleza. Es, sin duda, todo un referente de los baños alternativos y supone un enclave único para descargar tensiones.
  • Playa de Cofete (Fuerteventura): nos vamos al sur de Fuerteventura, al norte de la península de Jandía, para sumergirnos en la fantasía de esta playa única, libre y virgen. Merecerá la pena el difícil camino para llegar a ella: se trata de una excursión impagable que ofrece la recompensa de 12 kilómetros de interminable arena rubia frente a un océano indómito. Nunca hubo un mejor momento para visitarla.

Playa de Cofete. (Michael Baccin/Unsplash)
Playa de Cofete. (Michael Baccin/Unsplash)

  • Playa de La Restinga (El Hierro): en el sur de la isla, encontramos esta pequeña playa situada en la localidad pesquera del mismo nombre, un auténtico paraíso para los buceadores, pues esta zona forma parte de la Reserva Marina del Mar de las Calmas, un área protegida que ocupa 750 hectáreas de mar y litoral. Es una zona muy apreciada por la extraordinaria belleza de sus fondos, un mundo submarino lleno de maravillas nunca vistas. Si buscas inmersiones, es tu destino.
  • Parque Rural de Teno (Tenerife): este parque sorprende a sus visitantes por su singular orografía y ubicación, que lo convierte en una especie de isla dentro de otra isla. Se trata de un macizo montañoso rodeado de mar y cuyo aislamiento ha propiciado que barrancos y valles conserven una identidad y singularidad propias. En el Centro de Visitantes de Los Pedregales, encontrarás información de los 13 senderos a través de los cuales podrás descubrir la vida de este paraje único.
  • Playa de Maspalomas (Gran Canaria): si Benijo es pura magia salvaje, el encanto turístico de Maspalomas nos brinda la oportunidad de unos días de descanso con todos los servicios. Porque esta extensa playa, bordeada por la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, dispone de todo tipo de instalaciones (ideales para familias con niños) y, al mismo tiempo, la posibilidad de estar completamente aislado. Casi tres kilómetros de suave arena dorada que nos permiten relajarnos y desconectar.

Playa Maspalomas. (Patronato de Turismo de Gran Canaria)
Playa Maspalomas. (Patronato de Turismo de Gran Canaria)

  • Acantilados Cola de Dragón (Gran Canaria): más allá de las impresionantes dunas de Maspalomas, esta isla también cuenta con una costa más desconocida que encierra el secreto de unos acantilados sorprendentes. Pasado Agaete, entre curvas y barrancos, se divisa la llamada Cola de Dragón. Se trata de una sucesión de impresionantes acantilados costeros con cumbres en zigzag que nos recuerdan al monstruo mitológico. Es la Gran Canaria más salvaje.
  • Los Jameos del Agua (Lanzarote): es un tubo volcánico… y mucho más. Cada rincón de esta isla está impregnado de la esencia de César Manrique, artista canario universal, quien supo armonizar su belleza volcánica con la protección al medio ambiente y hacer una perfecta simbiosis entre arte y naturaleza. Uno de los mejores ejemplos es Los Jameos del Agua, una gruta volcánica subterránea en la que encontramos un lago natural, hogar de una especie de cangrejo albino único en el mundo. Al igual que la Cueva de los Verdes, los Jameos se encuentra en el interior de un túnel volcánico que se formó a partir de las erupciones del volcán de la Corona. Imprescindible.

Los Jameos del Agua. (Jorge Fernández Salas/Unsplash)
Los Jameos del Agua. (Jorge Fernández Salas/Unsplash)

  • Parque Nacional de la Caldera de Taburiente (La Palma): también conocida como la Isla Bonita, cierto es que no desmerece tal nombre. En ella encontramos este parque nacional, una majestuosa depresión de ocho kilómetros de diámetro y hasta uno y medio de profundidad. Surcado por profundos barrancos y laderas tapizadas de bosques de pino canario, los amantes del turismo activo no deben perderse una excursión por este valioso tesoro de diversidad geológica y biológica.
  • La Graciosa: la más pequeña del archipiélago es uno de los secretos mejor guardados de las Islas Canarias. En sus apenas 29 kilómetros cuadrados, encontramos una auténtica postal del paraíso adonde aún no ha llegado el asfalto: aguas turquesas y cristalinas, casitas blancas, playas vírgenes… Si buscas desconexión, tranquilidad y sensación de que el tiempo se detiene en un pasado remoto, tu destino es La Graciosa.
  • Valle Gran Rey (La Gomera): de singular encanto bohemio, en esta isla encontramos lugares tan impactantes como Valle Gran Rey, un espacio natural que se asienta sobre las montañas de La Mérica y Teguerguenche, y que va desde el nivel del mar a los 1.020 metros de altitud. En este paraje, la erosión ha modelado una peculiar orografía de fuertes pendientes y fértiles valles, y supone un destino insospechado para quienes buscan reencontrarse con la naturaleza.
Viajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios