perfectos para un fin de semana

¿Cansado de las típicas vacaciones? Sorprende con estos originales alojamientos

Hasta las vacaciones se pueden volver rutinarias. Si quieres pasar un fin de semana completamente diferente descubre estos hoteles y sorprende a tus acompañantes

Foto:

Llegan las vacaciones y, con ellas, siempre los mismos planes: playa, piscina, hotel y apartamento. Todos los años se repite la secuencia… ¿o no? Los días de descanso también se pueden aprovechar para vivir nuevas experiencias y volver a casa con las pilas cargadas de energía. Si quieres sorprender a tu pareja, a tus amigos o a tu familia, echa un vistazo a estas propuestas de alojamientos originales que les dejarán con la boca abierta.

Dormir en un árbol

Es el plan perfecto para dar una sorpresa a los niños o para que a tu pareja le brillen los ojos de emoción. Conocido como ‘glamping’, porque aúna lo mejor del camping con el más atractivo ‘glamour’, dormir en un árbol es una experiencia apta para grandes y pequeños. Vas a respirar aire puro alejado del estrés de la ciudad y lo puedes compaginar disfrutando de tirolinas y circuitos multiaventura en la Sierra de Guadarrama. Cuando llegue la noche, tu mejor plan será dejarte llevar por el sueño mientras las ramas de los árboles acarician la estructura de tu cabaña.

Una experiencia ‘de altura’

Increíble pero cierto. Pasar una noche colgando (literalmente) de la las paredes de los Mallos de Riglos, a 100 metros del suelo del prepirineo de Huesca, es posible. Con la luna como testigo, después de haber pasado el día ascendiendo por las laderas en compañía de un guía experto, dormirás en la montaña a la luz de las estrellas en una tienda colgante con capacidad para dos personas. La agencia de viajes PANGEA advierte que en esta vivencia se corre el riesgo… de no aburrirse ni un segundo.

Bajo la protección de las estrellas

Cuando la contaminación urbana no permite disfrutar del cielo nocturno, lo mejor es organizar una escapada y perderse en plena naturaleza. Para ello, nada mejor que reservar una noche a la luz de las estrellas en la que ni siquiera las paredes impedirán dejarse envolver por la oscuridad. En el municipio catalán de Borgonyà se puede contemplar la inmensidad de la Vía Láctea desde la intimidad de una habitación-burbuja situada en mitad del bosque. Puedes reservar la tuya en el hotel Mil Estrelles. Disponen de telescopio, chimenea o incluso proyector de estrellas.

El mismo sistema de paredes transparentes es el que también tiene el hotel Aire de Bardenas, en Tudela, Navarra, donde las estrellas se convertirán en un acompañante más durante tu descanso nocturno. Con semejantes vistas, ¿verdad que cuesta conciliar el sueño?

A descansar… al tren

“Al compás del chacachá, del chacachá del tren. ¡Qué gusto da viajar cuando se va en el tren!”, cantaba El Consorcio. Ahora puedes hacer realidad la letra de esta mítica canción y además de recorrer España a bordo de un vagón ferroviario, también podrás dormir en él. A orillas del río Henares, en las cercanías de la ciudad medieval de Sigüenza, dos antiguos vagones de los años 60 han sido restaurados para que encuentres en ellos la mayor comodidad posible. Estos trenes turísticos tienen distintas capacidades en función de las preferencias de los ‘huéspedes’: de dos a cuatro personas o de cuatro a seis.

Exclusividad sobre raíles

Y si la experiencia de dormir en un vagón te ha sabido a poco, espera a saber que tu amor por los trenes puede continuar a bordo de uno de los ferrocarriles más exclusivos de España. Se trata del Al Ándalus, una joya rodante con historia que antaño cubrió rutas incluso en Francia. La máquina de este tren turístico de lujo, que actúa como hotel y restaurante durante los días de estancia, pone rumbo a dos destinos diferentes en función de las fechas: Andalucía o Extremadura. El itinerario andaluz es circular, tanto el inicio como el fin del viaje se realiza en Sevilla; mientras que la ruta extremeña parte de la ciudad de la Giralda para llegar a Madrid (o viceversa) atravesando Toledo, Cáceres o Mérida.

Como un pingüino en la nieve

A más de dos kilómetros de altura, con unas vistas increíbles y en una habitación construida en su totalidad con nieve. Así es la experiencia de dormir en el ‘hotel-iglú’ de Grandvalira, en Andorra, donde los inquilinos de tan original estancia dispondrán de todo lo necesario para pasar una noche inolvidable. Prepara ropa cálida (no hay que olvidar que dormirás a unos 0ºC), una linterna y calzado confortable. El hotel, único en el sur de Europa, pone a tu disposición un saco de dormir y una sábana de algodón, pero es más que recomendable echar en la mochila ropa térmica.

En una cueva bioclimática

Aunque el nombre no te resulte familiar, las cuevas bioclimáticas forman parte de las ofertas de alojamiento que se pueden encontrar en España. Con este se nombre se denomina a las construcciones con regulación térmica natural que apuestan por las energías renovables y que puedes disfrutar a tan solo ocho kilómetros de Albalate de Zorita, en Guadalajara. Las cuevas bioclimáticas tienen un sistema natural de bioclimatización que ofrecen frío en verano y calor en invierno, proporcionando a los huéspedes una temperatura de lo más agradable sin calefacciones ni aires acondicionados. Ideales para los viajeros con mentalidad ecológica.

Viajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios