verano rural

Como en el pueblo, en ningún sitio: bienvenido a la desconexión rural

Los grandes viajes están a la orden del día, sin embargo, la mayoría de nosotros recordamos los veranos de nuestra infancia. Recupera tu espíritu y desconecta en los pueblos de España

Foto:

Basta echar la vista atrás unos años para recordar esos veranos en el pueblo que marcaron para siempre nuestra vida. No había móviles, no teníamos videojuegos e internet no había hecho aún su aparición. A pesar de estas carencias tecnológicas, ¿quién no recuerda con un cariño especial esas temporadas en mitad del campo donde lo único que se podía hacer era dar rienda suelta a la imaginación?

La agencia de viajes PANGEA propone una lista que incluye algunos de los considerados como pueblos más bonitos de España. Elizondo, Santillana del Mar o Consuegra son sugerencias que no pueden faltar en este ranking que tiene en cuenta aspectos de otro tipo (como la esencia cultural o la tradición gastronómica) más allá de la belleza del entorno. Toma buena nota: en ellos aún es posible revivir esa etapa infantil que tanto echas de menos.

Elizondo

Los encantos de este municipio navarro han hecho que el mundo de las letras y el celuloide fijen en él sus escenarios. El rodaje de la ‘Trilogía del Baztán’, de la autora Dolores Redondo, se desarrolló entre los mágicos paisajes de una ciudad situada al margen del río Bidasoa. Lo más llamativo de su arquitectura es la distribución de las fachadas mirando al cauce, una de las estampas más reconocibles de Navarra. En los alrededores del pueblo es posible encontrar cascadas, pequeños saltos de agua y entornos boscosos. Si te gusta estar rodeado de agua y ambientes de paz, los balnearios de Navarra cumplirán tus deseos. Uno de los más famosos es el de Fitero, el primero de España en recibir la certificación ‘Q’ de calidad turística.

Valverde de los Arroyos

Este municipio situado al norte de la provincia de Guadalajara, en la comarca de los Pueblos Negros, es famoso por sus tejados de pizarra oscura y su suelo empedrado. Los amantes de la naturaleza no dudarán en dejarse caer por sus calles porque, desde la conocida plaza de Valverde, se inicia la ruta de senderismo ‘Chorrera de Despeñalagua’, que llega hasta la cima del pico Ocejón. Una opción perfecta para un fin de semana en el pueblo.

Vejer de la Frontera

Si Valverde de los Arroyos destaca por sus oscuros tejados, Vejer de la Frontera lo hace por todo lo contrario: este municipio gaditano forma parte de los pueblos blancos más famosos de la provincia. Se encuentra situado sobre un promontorio a 14 kilómetros del mar que ofrece unas vistas preciosas a orillas del río Barbate. Lo más llamativo de su centro histórico es la decoración en azulejos multicolor que puede disfrutarse en la Plaza de España. Tan variada gama cromática contrasta con el encalado albo de sus fachadas. Imposible resistirse a sus encantos.

Aínsa

A orillas de los ríos Ara y Cinca, en Huesca, se ubica uno de los cascos históricos mejor conservados de España. Sus calles permanecen ajenas al paso del tiempo mientras se las contempla desde el castillo de Aínsa, declarado Bien de Interés Cultural, que cada año acoge en sus proximidades un festival cultural para todos los gustos. Si después de conocer este testigo del pasado te apetece descansar y relajarte, en el balneario del hotel Monasterio de Boltaña te olvidarás del estrés. Cierra los ojos y déjate llevar por esos recuerdos de la infancia en los que cambiaba la ciudad por el pueblo: ¿verdad que es maravilloso?

Hervás

Hervás es una de las grandes sorpresas de la provincia de Cáceres. Su entramado medieval se mezcla con el barrio judío, muestras arquitectónicas de un pasado histórico que dejó su huella en el mapa. Atravesado por el río Ambroz, el pueblo cuenta con numerosas pozas y piscinas naturales que deja el caudal a su paso, si tienes tiempo, merece la pena llegar hasta la reserva natural de Garganta de los Infiernos para darte un baño en sus bonitas aguas. Para reponer fuerzas, nada mejor que unas exquisitas patatas revolconas propias de la gastronomía extremeña.

Consuegra

Considerada como una de las joyas de Castilla-La Mancha, un fin de semana en Toledo no se entendería sin la visita a Consuegra. A los pies del cerro Calderico, se encuentran los molinos de viento y el castillo de la Muela que tantos visitantes atrae a lo largo del año. Con un ‘esqueleto’ medieval y un interesantísimo conjunto histórico, este municipio castellanomanchego celebra desde hace dos décadas una batalla singular: cada mes de agosto, en Consuegra se recrea la lucha de las tropas cristianas de Alfonso VI contra el ejército almorávide, hazaña bélica en la que perdió la vida el hijo del Cid, Diego Rodríguez.

Santillana del Mar

Dice el refranero que Santillana del Mar es la ciudad de las tres mentiras: ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Sin embargo, este municipio cántabro puede presumir de ser uno de los pueblos más bonitos de España. Paseando por las calles empedradas de su reconocido conjunto histórico aparecerá ante tus ojos la Colegiata de Santa Juliana, datada en el siglo XII y considerada como el primer exponente del románico en Cantabria. Además, este edificio es el que da nombre al municipio: Santa Juliana derivó en Santillana.

Viajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios