dormir en un campamento

Avistamiento de osos pardos en el Parque Natural de L'Alt Pirineu

La vida salvaje es un espectáculo que merece la pena contemplar en directo. Esta es la mejor manera de conocer su fauna en libertad

Foto: Un precioso ejemplar de oso pardo.
Un precioso ejemplar de oso pardo.

Pocas veces el ser humano tiene la oportunidad de conocer la vida animal de cerca. La rutina, el estrés y las prisas del día a día nos impiden dejarnos llevar por la naturaleza y descubrir los secretos de sus terrenos. La cosa se complica aún más si hablamos de fauna salvaje, un conjunto de especies cuya existencia suena como un lejano eco entre sonidos de claxon y semáforos locos.

Sin embargo, gracias a experiencias como las que se han organizado con salida el 3 y el 10 de julio, las costumbres y comportamientos de unos animales tan poco domésticos como los osos pardos dejarán de ser un misterio para usted. La excursión tendrá una duración de cinco días durante los cuales los 'aventureros' establecerán su campo base en el Parque Natural de L'Alt Pirineu, la zona más inexplorada de los Pirineos. La estancia en este entorno es todo un privilegio: solo la agencia Pangea dispone de los permisos necesarios para acampar en la zona.

Pero este no es el único honor del que disfrutarán los expedicionarios, sino que también podrán contar con las explicaciones de Ieltxu Azkarate, experto en los úrsidos que habitan los Pirineos. Los conocimientos acumulados durante años de experiencia sobre el terreno permitirán a los inquietos protagonistas de este viaje conocer todos los detalles de la forma de vida de los osos pardos. Curiosidades, alimentación, reproducción… Todos los ámbitos de su vida estarán contemplados en sus aclaraciones.

Huella de oso pardo.
Huella de oso pardo.

Las tiendas de campaña se ubicarán en las laderas más elevadas del Parque Natural porque los osos pardos no acceden hasta esas altitudes. Desde allí, a diario, los excursionistas bajarán hasta cotas menos prominentes para intentar localizar algún ejemplar de oso pardo. Al ser una experiencia que se desarrolla en un entorno natural salvaje, el avistamiento de estos animales no está garantizado, pero casi con total seguridad podrá divisar sus huellas o incluso tocar el pelo que se les queda enredado en los matorrales.

Observación de osos pardos.
Observación de osos pardos.

Los niños a partir de seis años también están invitados a disfrutar de esta maravillosa aventura. Yogui dejará de ser solo una ficción de dibujos animados si, con suerte, durante la expedición consiguen ver algún oso. En esta zona de los Pirineos son menos abundantes que en Somiedo, pero también son menos esquivos y menos agresivos porque su hábitat no entra en conflicto con el de los humanos.

Para localizarlos con mayor facilidad se utilizarán técnicas como cámaras-trampa, unos dispositivos que lanzan una foto cuando detectan movimiento frente a sus sensores. En el camino por la montaña también se disfrutará del avistamiento de otras especies tan singulares como el urogallo –un ave de plumaje oscuro y 'cejas' rojas–, el quebrantahuesos o el águila imperial. Además, tendrá la posibilidad de respirar el aire puro de los Pirineos mientras pasea entre su rica vegetación.

Parque Natural de L'Alt Pirineu. (Shutterstock)
Parque Natural de L'Alt Pirineu. (Shutterstock)

Para recuperar fuerzas, un cocinero prepará para usted todas las comidas del día durante las cinco jornadas que pase en L'Alt Pirineu. Un viaje ideal para olvidar el móvil –no hay cobertura en esta zona– y dejarse llevar por la naturaleza más salvaje. Quién sabe si, de vuelta a casa, podrá presumir de haber visto un oso pardo en su propio hábitat.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios