Antonio Banderas: "Me da por saco que Picasso muriese dos años antes que Franco"
  1. Televisión
  2. Series

Antonio Banderas: "Me da por saco que Picasso muriese dos años antes que Franco"

El actor malagueño ha presentado en Madrid la serie de National Geographic sobre el reconocido artista, al que ha interpretado en su etapa adulta

Foto: Antonio Banderas: "Me da por saco que Picasso muriese dos años antes que Franco"
Antonio Banderas: "Me da por saco que Picasso muriese dos años antes que Franco"

"Yo estaba peleándome con Dora Maar el viernes por la tarde" explica Antonio Banderas ante los periodistas españoles. El actor malagueño acaba de aterrizar en nuestro país para presentar 'Genius: Picasso'. La producción de National Geographic que en nuestro país podremos ver en Fox a partir del 26 de abril.

Atrás quedan varios meses de rodaje en los que el intérprete malagueño se ha metido en la piel del artista "hasta el tuétano" reconoce. Pero ha sido un trabajo soñado que le ha permitido ponerse en la piel de un pintor que admira, y que siempre ha querido llevar a la pantalla, ya fuese grande o pequeña.

Con Ken Biller a cargo de la dirección y el guión, 'Genius: Picasso' recorre a través de diez episodios la vida del reconocido pintor, desde su infancia hasta su muerte. Un viaje largo e intenso, para el que la serie se ha desplazado a lo largo y ancho de Europa recorriendo los lugares más emblemáticos en la vida del artista. Y en el que no falta Málaga, donde rodaron durante varias jornadas, utilizando la casa natal de Picasso, la iglesia en la que fue bautizado o la plaza de toros en la que encontró gran parte de inspiración en sus años de juventud.

"No estamos tratando de glorificarlo" aclara Banderas a la hora de explicar la misión de la serie que protagoniza. "Estamos tratando de ver los claroscuros de este hombre. Hay momentos en los que está brillante y hay momentos de tormentas que son muy duros y producen fuertes daños colaterales" añade el intérprete antes de adentrarse en la personalidad del artista y aclarar que "el problema de Pablo Picasso es que no termina nunca de matar al niño que lleva dentro. Y el niño con siete años tiene mucha gracia, pero con 64 años ya no la tiene".

Alex Rich interpretando al joven Picasso en un momento de la serie.
Alex Rich interpretando al joven Picasso en un momento de la serie.

El viaje de Picasso

El primer episodio de 'Genius: Picasso' arranca con el nacimiento del pintor, y la "ahumada" bienvenida al mundo que le dio su tío después de que la comadrona anunciase que el bebé no respiraba y había muerto. El bautizo del pequeño y las visitas en compañía de su padre a la plaza de toros de Málaga, dan paso a un salto temporal, trasladando al espectador al París de 1937, cuando la amenaza de Hitler se cernía sobre la capital francesa. Picasso vive entonces sus propios problemas, porque como resalta Banderas "Picasso era su propio planeta, su propio país y su propia ideología".

"Picasso era su propio planeta, su propio país y su propia ideología"

El pintor divide su tiempo entre su arte y sus mujeres, que por aquel entonces eran dos: Marie-Thérèse Walter y la fotógrafa Dora Maar, unas relaciones difíciles de equilibrar, pero increíblemente atractivas para Picasso, ya que "le gustaba que las mujeres se pelearan por él" apunta Banderas. Es entonces cuando dos compatriotas aparecen en su lujoso piso para hacerle una propuesta: pedirle que se encargue de la obra que se presentará en el pabellón español en la Exposición Internacional que ese mismo año se celebrará en París. Una oferta que, inicialmente rechaza porque "un dibujo no va a parar el mundo". El bombardeo de Guernica y el empeño de Dora Maar hicieron el resto, y la muestra tuvo el honor de ser el primer lugar en el que se exhibió el cuadro más importante del artista malagueño, el 'Guernica'.

Con la creación del cuadro que en la actualidad se exhibe en el Reina Sofía como punto de apoyo de todo el episodio, la hora de metraje va salpicando algunos de los momentos más importantes de la vida del pintor, acompañándole a Madrid, donde no encontró su lugar por culpa de la incomprensión de los maestros de la Academia de Arte, y Barcelona, la ciudad en la que descubrió una comunidad de artistas que serían fundamentales en sus próximas obras. Una dinámica que se repetirá a lo largo de toda la producción y en la que siempre tendrán una importante presencia muchas de las mujeres que Picasso incluyó en su vida.

Pablo Picasso y Dora Maar en una playa malagueña. (FOX)
Pablo Picasso y Dora Maar en una playa malagueña. (FOX)

La conexión malagueña

"Picasso era su propio universo" comenta Banderas sobre el compromiso del artista, o la falta del mismo, por diversas causas políticas. "Podía ser criticable, sí, pero yo trato de no juzgarlo desde un punto de vista moral porque si no me meto en un lío. Yo lo admiro, como artista me emociona, lo creo porque es absolutamente sincero, y esa honestidad artística tuvo daños colaterales. En muchos momentos sí. Pero al mismo tiempo me emociona porque es muy difícil encontrar a alguien con esa verdad continua".

Banderas confiesa que le habría gustado rodar en español para dotar al personaje de su propio acento malagueño

Satisfecho con el trabajo realizado, "aunque todavía no he tenido la oportunidad de verlo", Banderas confiesa que le habría gustado rodar en español para dotar al personaje de su propio acento malagueño. "Porque Picasso tenía acento malagueño cuando hablaba en español" aclara el actor antes de compartir con los presentes una anécdota que representa lo mucho que ambos malagueños tienen en común.

Años atrás, el intérprete tuvo la oportunidad de cenar con Paloma Picasso, hija del pintor, y "yo veía que ella cerraba los ojos, y pensaba que la estaba aburriendo. Y en un momento determinado le digo "Paloma ¿tienes sueño? ¿Te quieres ir al hotel o algo?" y ella me contestó "No, no, no. Yo cierro los ojos, porque cuando cierro los ojos veo a mi padre, hablas igual que él. Mi padre nunca perdió el acento malagueño cuando hablaba en español." Aquello me encantó" confiesa Banderas satisfecho.

Sin embargo, también se percibe cierta amargura en el actor cuando habla de la muerte del artista lejos de su tierra natal. "Cuando tenía 17 años veo a Raael Alberti regresar a España, a Sánchez Albornoz venir de México, todos los grandes de la cultura española que se vienen a España porque Franco ha muerto" explica. "Pero Pablo Picasso", continúa, "había muerto dos años antes que Franco. Y me da por culo. Me da por culo porque a mi me hubiera encantado que se hubiera dado un paseo por la Malagueta, y que le hubiera aplaudido la gente de Málaga, su último aplauso."

Antonio Banderas con la caracterización propia de los últimos años del artista. (FOX)
Antonio Banderas con la caracterización propia de los últimos años del artista. (FOX)

Hollywood y los salarios

El intérprete malagueño también tuvo tiempo de comentar con los periodistas cómo se vive en la meca del cine después de que el escándalo Weinstein, y muchos otros hayan zarandeado los cimientos de la industria. "Yo no me puedo convertir ahora en Franco, y ponerle el dedo a la gente sin tener información de nada. Si yo no sé de una persona, cómo se me puede pedir que yo le diga "usted es culpable, yo no quiero trabajar con usted". Que yo estoy en contra de los abusos, no te quepa la menor duda. Es horroroso someter a cualquier persona en cualquier estado de debilidad. Pero de ahí a empezar a acusar a gente..." comenta antes de poner como ejemplo el caso de la acusación a Aziz Ansari.

"He trabajado con Weinstein en varias ocasiones y yo no tenía ni idea de que esto estaba pasando detrás de las cortinas"

El actor no termina ahí su relato, y reconoce que cuando conoció los problemas que Salma Hayek tuvo con Harvey Weinstein, la llamó inmediatamente. "He trabajado con Weinstein en varias ocasiones y yo no tenía ni idea de que esto estaba pasando detrás de las cortinas" explica Banderas. "Y le pregunté a Salma "¿por qué tú no me lo dijiste? Y ella me contestó que fue porque le daba miedo de que nosotros (los actores) fuésemos a reaccionar. Él era un hombre muy poderoso, y ella me dijo que no podía ponerme a mí, o a Norton que éramos los que estábamos en ese momento en la película, en ese problema. Ella quería protegernos" relata antes de añadir que "la gente se lo callaba y era muy difícil saber esas cosas".

Antes de despedirse de la prensa, y poner rumbo a su Málaga natal, donde el jueves presentará la serie, Banderas dedica unos minutos al otro proyecto sobre Picasso en el que le habría gustado participar, el de Carlos Saura. "El guión se quedó atrapado en un concurso de acreedores, y escribió otro y a mí no me gustó. Era demasiado esquemático, se había perdido la emoción del primero… Y ahí está. Lo que pasa es que el gobierno no le ha dado subvención y eso dificulta muchísimo la película" aclara antes de añadir que el proyecto es "un trabajo artesanal, un poco lo que (Saura) hizo con "Goya en Burdeos". "Claro que me apetece trabajar con Saura, es mi amigo, le quiero mucho. Le tengo un respeto extraordinario, creo que España se lo tiene. Pero ahora necesito espacio, y quitarme a Picasso de encima" concluye con una sonrisa.

Pablo Picasso