ANÁLISIS

El final de 'El Ministerio del Tiempo': una lección de (meta)televisión cargada de magia

La serie despidió su tercera temporada en TVE regalando un viaje por la televisión cargado de referencias al recorrido de la serie

Foto: Los tres protagonistas de 'El Ministerio del Tiempo' en su final. (TVE)
Los tres protagonistas de 'El Ministerio del Tiempo' en su final. (TVE)

'El Ministerio del Tiempo' se despidió este 1 de noviembre de TVE con el final de su tercera temporada, al menos, por el momento. "Entre dos tiempos", sin embargo, no fue un final de serie, ni mucho menos, pero sí sirvió para recuperar la magia que logró desprender la ficción en su segunda temporada y homenajear a sus más fieles seguidores con una misión muy especial.

La patrulla tuvo que viajar a 1966 con la misión de impedir que una serie llamada 'El Ministerio del Tiempo' viese la luz, porque con su emisión nunca llegaría a existir la mítica 'Historias para no dormir' de Chicho Ibáñez Serrador, ficción que cambiaría para siempre la televisión en España.

Asistiendo al rodaje de la antigua 'El Ministerio del Tiempo', la serie regaló a sus espectadores un viaje por las tres temporadas de la serie, un recorrido brillante por varios de los momentos más recordados de la ficción ante los ojos de sus personajes, quienes además reflexionaban sobre su historia. Metatelevisión elevada a la enésima potencia sirviendo además como excelente, y original, homenaje a Chicho.

El excelente homenaje a Chicho Ibáñez Serrador. (TVE)
El excelente homenaje a Chicho Ibáñez Serrador. (TVE)

Sin embargo, el equipo de Javier Olivares se reservaba una vuelca de tuerca que enriqueció, y de qué manera, el episodio: al regresar de la misión, el equipo se encontraba con el futuro cambiado, como ya ocurriera en el desenlace de la segunda temporada con Felipe II.

En esta ocasión el Ministerio del Tiempo estaba siendo explotado por una compañía privada que utilizaba las puertas para ofrecer viajes organizados a diferentes momentos históricos, a puntos importantes en la vida de los usuarios o, lo más grave, a cacerías humanas organizadas para la clase alta. Una idea excelente que sirvió a su vez como crítica a las privatizaciones y a la deriva moral de la sociedad.

El primer viaje al futuro

Libra esta última batalla contra la privatización posibilitó que la serie rompiera por primera vez una de sus reglas: viajar al futuro. Esta fue una de las tramas de esta segunda mitad de temporada, y tuvo su clímax en el desenlace, con Pacino viajando a 2019 para comprobar de primera mano la destrucción de España de no impedir la privatización del Ministerio.

La serie de 'El Ministerio del Tiempo' de 1966. (TVE)
La serie de 'El Ministerio del Tiempo' de 1966. (TVE)

Con esta nueva puerta, se abrirían un sinfín de posibilidades a explorar en el futuro, un nuevo reseteo que, de explorarse en una hipotética cuarta temporada, podría resultar toda una revolución para la serie, más que necesaria a juzgar por los resultados de sus últimos capítulos.

El final que no lo fue

Pese a las dos excelentes hilos argumentales del desenlace, este episodio no tuvo sabor a final de serie, ya que no se dio un cierre a las principales tramas de la serie. Ni rastro de Amelia, y con ella de sus relaciones sentimentales, ni cierre para la historia de Pacino con Marta ni a la trama de las dos Lola Mendieta.

En lugar de ello, y muy probablemente porque pueda tener continuidad lejos de TVE, 'El Ministerio del Tiempo' prefirió elogiar, y de qué manera, a sus seguidores regalándole uno de los episodios más míticos de la serie. La ficción dentro de la ficción, el manejo del tiempo, la Historia, los guiños, las referencias a la cultura pop y a la actualidad... Un conjunto de elementos que justifican la existencia de la serie en sí misma. Ficción de auténtico servicio público, lo que siempre debió, debe y deberá primar en TVE.

Series TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios