Es noticia
Menú
La historia incontable de 'Locomía' (Movistar): drogas, guerras internas, una casa quemada...
  1. Televisión
  2. Programas TV
DECLARACIONES EXCLUSIVAS

La historia incontable de 'Locomía' (Movistar): drogas, guerras internas, una casa quemada...

La docuserie de Movistar Plus+ cuenta lo sucedido con la banda que triunfó en los 90, y lo sucedido no es poca cosa, de la mano de todos sus protagonistas

Foto: Una imagen de 'Locomía'. (Movistar+)
Una imagen de 'Locomía'. (Movistar+)

Xavier Font pasó casi 20 años sin pisar Ibiza. El fundador, líder y chamán indiscutido de Locomía, grupo de gogós balear y posterior sensación de la música 'dance', abandonó la isla para escandalizar a España en 1987 y no regresó hasta el verano de 2006. A su vuelta, se encontró con una Ibiza "poderosa", pero hecha de otra pasta. "Ya no hay aquella fauna diferente que había", se lamenta. "Tiene que haber gente de vuestro tiempo que venga aquí y la líe".

El artista rememora los años dorados del sueño 'balearic' en el marco de la edición ibicenca del Serielizados Fest, en un reservado de un hotel a poco más de 15 kilómetros del antiguo KU, la macrodiscoteca sin tejado donde el grupo de los abanicos tuvo su bautismo de fuego. Movistar+ presenta en el festival 'Locomía', una docuserie que se aventura a contar la historia incontable de la banda y que se estrena este miércoles, 22 de junio.

"Hay grandes historias detrás de las bandas, pero lo de Locomía es pasión desatada"

Para sembrar el orden en la accidentada trayectoria de Locomía ha hecho falta más de una decena de entrevistados, todos ellos con su versión de lo sucedido. Y lo sucedido no es poca cosa: rencillas internas, drogas, una casa quemada, una guerra abierta con un productor discográfico… Son demasiados infartos que poner de acuerdo en una sola historia.

placeholder Xavier Font en el Serielizados Fest, en Ibiza. (Serielizados Fest)
Xavier Font en el Serielizados Fest, en Ibiza. (Serielizados Fest)

"Hay unas grandísimas historias detrás de las bandas de rock, de 'dance'…, pero es que lo de Locomía es una pasión desatada", reconoce Pablo Aguinaga, productor de la docuserie para Boxfish. Él ha sufrido en sus carnes el trabajo de convertir, en la sala de montaje, una maraña de testimonios que colisionan en "una historia lo más democrática posible", donde "no hay ni buenos ni malos, solamente personas contando su verdad".

La memoria tiene sus mecanismos. Probablemente, los relatos de una odisea musical iniciada hace 35 años digan más ahora de sus narradores que de la propia historia; sobre todo, cuando hay tantos implicados y todos están convencidos de que tienen razón. Marijo Larrañaga, jefa de Factual y No Ficción de Movistar+, ve ahí una oportunidad para su serie. "No se trata de darle al espectador todas las respuestas, sino de darle preguntas", explica. "Esto no es un 'true crime', es un culebrón".

Malo, pero bueno

A Font no le preocupan ni una pizca todas esas otras versiones. Sabe que, en realidad, solo hay una: "Les dije a todos: 'Me da igual lo que digáis, solo tenéis que hablar con la verdad'. Sabía que dijeran lo que dijeran, al final todos iban a ir a caer en lo que yo soy por naturaleza: malo —hace una pausa que parece eterna—, pero bueno".

Entre los preguntados en la docuserie se encuentran muchos antiguos miembros de Locomía —la formación ha cambiado numerosas veces de integrantes a lo largo de las décadas—, amigos, periodistas, fanáticos y también José Luis Gil, el productor discográfico que cazó a los bailarines en la noche de KU y les prometió un deslumbrante porvenir como 'boy band' en Madrid.

placeholder El productor José Luis Gil, en una imagen de 'Locomía'. (Movistar+)
El productor José Luis Gil, en una imagen de 'Locomía'. (Movistar+)

Presidente del sello Hispavox, Gil había descubierto a Miguel Bosé, introducido en España a Raffaella Carrá y gestionado las carreras de Mónica Naranjo o José Luis Perales. Después de aquel primer flechazo en la isla, el productor formalizó el proyecto y convirtió lo estrafalario en rentable, pero se arrogó también para sí todos los derechos sobre la marca, provocando las disputas que en última instancia acabarían con Locomía. La herida sangra todavía.

Gil ejerce sobre la docuserie casi tanto magnetismo como el fundador del grupo. Así fue como Jorge Laplace, director de los tres episodios, encontró al antagonista perfecto para su relato: "Cuando en el primer capítulo conoces a Font, dices: '¿Cómo va a haber alguien como este tío?'. Lo hay. Y además se van a odiar".

"Quiero un grupo de gente joven con un talento que te cagas y empezar por Eurovisión"

Pese al resquemor, Movistar+ ha conseguido reclutar para el proyecto, y de buena gana, a todas las partes del conflicto. "Locomía no existiría sin Xavier Font, pero tampoco sin José Luis Gil", admite Larrañaga. "Pero, claro, es una familia que no está bien avenida". El documental, siempre entre la espontaneidad y el artificio —"muy Locomía", opina Laplace—, vive de ese delicado equilibrio. Desde la cadena, niegan que hubiera algún momento del proceso en que pensaran que se quedarían sin serie. Cuesta creerlo.

El particular vuelo del fénix de Xavier Font no se acaba en Movistar+. El artista asegura que se está preparando también en otra plataforma una película que ficcionará su vida y la de algunos de sus compañeros. ¿Por qué tanto interés en recuperar la historia de Locomía precisamente ahora? "Porque la gente necesita referentes", pontifica Font. "La gente necesita historias que le lleguen, y lo nuestro es tan surreal y tan bizarro, pero tan de corazón, que te llega aunque no lo entiendas".

placeholder Freddie Mercury, vistiendo los zapatos puntiagudos de Locomía en el vídeo musical de 'I'm Going Slightly Mad'. (Youtube)
Freddie Mercury, vistiendo los zapatos puntiagudos de Locomía en el vídeo musical de 'I'm Going Slightly Mad'. (Youtube)

Y subraya: "Lo de Locomía es una historia atemporal i-na-ca-ba-da. Tiene que petar, hay demasiada gente pensando en esto". Debió de pensarlo hasta Freddie Mercury, quien, durante una salvaje fiesta de cumpleaños en Ibiza, conoció a Locomía y se llevó de regalo consigo un par de sus hipnóticos zapatos puntiagudos. El cantante de Queen los vistió en uno de los últimos vídeos musicales de su vida, el gótico 'I'm Going Slightly Mad', rodado en febrero de 1991. Font no lo descubrió hasta hace unos cinco años, durante un permiso de salida de prisión. "Me quedé frío".

La introducción y el nudo de la historia inefable de Locomía son de dominio público. Se los discuten fundadores, integrantes, productor y fans desde hace más de tres décadas. Pero el desenlace es solo de Xavier Font: "Yo quiero un grupo de gente joven con un talento que te cagas, que canten y bailen, y empezar por Eurovisión. Esto no se ha acabado".

Xavier Font pasó casi 20 años sin pisar Ibiza. El fundador, líder y chamán indiscutido de Locomía, grupo de gogós balear y posterior sensación de la música 'dance', abandonó la isla para escandalizar a España en 1987 y no regresó hasta el verano de 2006. A su vuelta, se encontró con una Ibiza "poderosa", pero hecha de otra pasta. "Ya no hay aquella fauna diferente que había", se lamenta. "Tiene que haber gente de vuestro tiempo que venga aquí y la líe".

Movistar+
El redactor recomienda