Desmontando 'El jefe infiltrado': mentiras y verdades del show de La Sexta
  1. Televisión
  2. Programas TV
declaraciones exclusivas

Desmontando 'El jefe infiltrado': mentiras y verdades del show de La Sexta

Una empresa que ha participado en el espacio de Atresmedia Televisión desvela todos los secretos de su grabación

Foto: Fotografía de archivo de un jefe. (iStock)
Fotografía de archivo de un jefe. (iStock)

Hace poco más de una semana la Justicia desestimaba íntegramente la demanda interpuesta por Warner Bross Internacional (antes la productora EyeWorks Internacional), empresa responsable del programa de La Sexta 'El jefe infiltrado' contra Franquicias de Peluquerías Spejo´s por suspender la grabación a las pocas horas de comenzar.

[Varapalo judicial a 'El jefe infiltrado' (La Sexta) por mostrar situaciones ficticias]

El motivo, tal y como explica la empresa de belleza, fue que la imagen del centro se vería seriamente perjudicada: "Se teatralizaron o guionizaron las intervenciones de los trabajadores de la demandada, incidiendo solo en puntos negativos para la franquicia, por lo que esta actitud de la productora supuso un incumplimiento del contrato firmado y fundamentó el abandono de la grabación".

Fotograma del primer 'El jefe infiltrado' emitido el 8 de junio de 2011 en La Sexta. (Atresmedia Televisión)
Fotograma del primer 'El jefe infiltrado' emitido el 8 de junio de 2011 en La Sexta. (Atresmedia Televisión)

Ante este hecho, EL CONFI TV, la sección de televisión de El Confidencial, ha contactado con una empresa que ha participado en una de sus grabaciones y cuyo programa ya fue emitido anteriormente por La Sexta. Con la condición de no desvelar el nombre de la empresa, ni del jefe ni ningún otro detalle que les pudiera identificar, han accedido a desmontar el show a base de las mentiras y las verdades que se venden en la pequeña pantalla.

[Tartalia también se mostró "indignada" y en "desacuerdo" con 'El jefe infiltrado' (La Sexta)]

Sergio, nombre ficticio con el que denominaremos a nuestro jefe infiltrado, comienza detallando cómo se fraguó su participación en el espacio: "Se pusieron en contacto con nosotros y tras una reunión aceptamos. Les dijimos que lo habíamos estado valorando en profundidad y que conocíamos el programa y sabíamos a lo que nos exponíamos. Pensamos que sería una buena forma de publicitar el negocio".

El rodaje duró algo más de una semana con jornadas de hasta 12 horas. Teníamos que grabar muchísimas veces la misma toma

Tras firmar un contrato de exclusividad y confidencialidad, que según Sergio no era "demasiado abusivo", comenzó la grabación: "El rodaje en total duró algo más de una semana con jornadas de hasta 12 horas. Teníamos que grabar muchísimas veces la misma toma, prácticamente ninguna era a la primera. Recuerdo que hubo algún momento en el que me arrepentí de haber dicho que sí porque era agotador, pero al final tenías ya un contrato firmado y había que cumplir".

Fracaso con la caracterización

Uno de los aspectos que se trata al comienzo de cada programa es la transformación del jefe, algo que muchas veces ha sido cuestionado: "La caracterización fue una patraña porque todo el mundo me reconoció, pero tanto los empleados como yo tuvimos que fingir y seguir el juego. Al principio me daba la risa, pero me metí mucho en el personaje".

Josema Yuste caracterizándose en el último 'El jefe infiltrado' emitido. (Atresmedia Televisión)
Josema Yuste caracterizándose en el último 'El jefe infiltrado' emitido. (Atresmedia Televisión)

En cuanto a la participación de los empleados, informa de lo siguiente: "El jefe infiltrado' ofreció a todos los empleados la participación en ese otro programa que se iba a grabar, ya que no se podía decir que era este, y ellos seleccionaron a los que les interesaban a través de entrevistas personales. Buscaban las historias más dramáticas. Todo el mundo que aparece por pantalla, jefes, empleados, proveedores, clientes... firmaba un contrato previo, por lo tanto ya sabían que iban a ser grabados".

Las situaciones no son del todo ficticias porque realmente pueden llegar a pasar, pero se fuerzan para que pasen

"El día anterior a cada grabación me informaban de dónde sería la siguiente jornada y lo que haría. El equipo del programa, antes de cada intervención, sí me decía más o menos lo que tenía que decir y cómo comportarme. Esas directrices nos las daban tanto a mí como al empleado, eso sí, durante la grabación no teníamos contacto entre nosotros", añade.

Engrandecer chorradas

Sergio continúa de la siguiente manera narrando su experiencia: "Las situaciones no son del todo ficticias porque realmente pueden llegar a pasar, pero se fuerzan para que pasen. Hay veces que sí pasaban cosas de verdad y las grababan, pero cuando no pasaba nada ellos las propiciaban y al final yo entraba en el juego y acababa exagerando. Pero claro, no me creía nada porque sabía que estaba más o menos preparado, pero me metía en el papel y me dejaba llevar. Prefería engrandecer chorradas antes de que pusieran cosas que eran mentira".

Hubo un par de momentos en el que crearon situaciones falsas y no lo permití. Les dije que eso era mentira y no lo iba a consentir

Hablando de esas cosas que no eran verdad, detalla que en alguna ocasión intentaron hacer trampas: "Hubo un par de momentos en el que crearon situaciones falsas y no lo permití. Detrás de cámaras hablé con ellos y les dije que eso era mentira y no iba a consentir que se emitiera. Y me dieron la razón y lo quitaron".

Fotograma de 'El jefe infiltrado' dedicado a Tartalia. (Atresmedia Televisión)
Fotograma de 'El jefe infiltrado' dedicado a Tartalia. (Atresmedia Televisión)

Asimismo, quiere matizar que "las historias de los empleados son reales, pero ellos son expertos y saben crear los momentos para que al final la gente llore. Piensa que no somos actores ni podemos ponernos a llorar cuando lo deseamos, pero al final la situación que montaban propiciaba a ello".

Falta de palabra con los premios

Al finalizar el programa, el jefe acaba premiando a sus empleados con dinero, viajes u objetos materiales, algo de lo que la empresa de Sergio se tuvo que hacer cargo al completo. Aunque este punto estaba claro desde el principio, 'El jefe infiltrado' ofreció varías vías para disminuir ese coste: "Donde sí hubo problemas fue en el tema de los pagos de los premios. Me prometieron que buscarían alguna forma para no hacer frente a esas cantidades económicas de forma total y, en el momento de la verdad, se lavaron las manos. Este gasto lo tuvo que asumir de forma íntegra la empresa". Asimismo, explica que "la tarjeta que se lee en la entrega de premios fue escrita por ellos. Si me hubieran pedido opinión hubiera cambiado su contenido".

Había cosas que no me gustaban, pero en comparación con otras empresas con las que se habían cebado más, lo dejé pasar

Lo que sí cumplieron fue la condición de mostrarme el programa antes de su emisión: "Me aseguraron que me enseñarían la entrega antes de su emisión y lo cumplieron. Había cosas que no me gustaban, pero en comparación con otras empresas con las que se habían cebado más, lo dejé pasar. No hubo nada que pudiese perjudicar profundamente a mi empresa, ni me propusieron algo muy agresivo para hacer".

Buen trato por parte del equipo

"En líneas generales, acabé contento con el resultado. Al final, es algo que yo decidí, nadie me puso una pistola en la cabeza obligándome a hacerlo", destacando que "el equipo fue muy simpático y trataron a todo el mundo de maravilla. Como experiencia estuvo bien"

Para finalizar, ante el citado varapalo judicial con la peluquería Spejo's, no se muestra asombrado: "No me ha sorprendido el caso de Spejo's porque todo depende de cómo negociaras las situaciones. Lo que me extraña es que frenaran tan rápido las grabaciones cuando el primer día es el de presentación y se dedica a seguir la vida del jefe".

LaSexta
El redactor recomienda