'Aquí hay madroño': lo mejor y lo peor del remake de 'Aquí hay tomate' en Telemadrid
  1. Televisión
  2. Programas TV
ANÁLISIS DEL ESTRENO

'Aquí hay madroño': lo mejor y lo peor del remake de 'Aquí hay tomate' en Telemadrid

El nuevo espacio de corazón de Telemadrid tira de la experiencia de La Fábrica de la Tele, pero se acerca más a 'Cazamariposas' que a su predecesor

placeholder Foto: David Valldeperas y Carmen Alcayde, presentadores de 'Aquí hay madroño'. (Telemadrid)
David Valldeperas y Carmen Alcayde, presentadores de 'Aquí hay madroño'. (Telemadrid)

Telemadrid rescató este lunes, 2 de julio, el espíritu del mítico 'Aquí hay tomate' para su access prime time y lo hizo, además, con su presentadora original, Carmen Alcayde. Junto a ella, David Valldeperas, quien se enfundó el traje de Jorge Javier Vázquez para ponerse al frente de 'Aquí hay madroño', un programa que repasará la crónica rosa y social de la Comunidad de Madrid: conciertos, presentaciones, eventos, polémicas... Todo cabe en el nuevo espacio de la cadena pública.

El estreno congregó a 54.000 espectadores, lo que se tradujo en un share medio del 2,6%. La nueva apuesta de Telemadrid no pudo alcanzar la media diaria del canal (3,5%). Sin embargo, mejoró el 1,8% (46.000) que hace una semana registró en esta franja el programa 'Madrid es cifra'. El formato de Molinos de Papel aumentó su media (68.000 y 3,3%) tras retrasar su hora de inicio a las 22:30 horas.

'Aquí hay madroño' bebe claramente de 'Aquí hay tomate' y no lo esconde, pero su tono por el momento se acerca más al cómico 'Cazamariposas', con el que también comparte productora. Si el extinto programa de Telecinco apostaba por la acidez en sus crónicas, en este caso el tono vira más hacia el humor con la introducción de pequeñas piezas entre vídeos que refrescan y actualizan sus contenidos.

placeholder David Valldeperas y Carmen Alcayde, en las barcas de El Retiro de Madrid. (Telemadrid)
David Valldeperas y Carmen Alcayde, en las barcas de El Retiro de Madrid. (Telemadrid)

Así, 'Aquí hay madroño' sigue la estela desenfadada del espacio capitaneado por Nuria Marín y Nando Escribano en Divinity, creando vídeos que buscan la viralidad gracias intercalar pequeñas coletillas míticas de personajes televisivos o piezas de otros espacios para reforzar la comicidad. El gran acierto del estreno, ya que lo aleja del precedente, lo moderniza y conecta con su público potencial.

Valldeperas debe alejarse de la figura de Jorge Javier y aportar su sello al programa

La Fábrica de la Tele, productora responsable de todos los programas citados anteriormente, también tira de la experiencia de 'Sálvame' (otro de sus productos) para crear los cebos con los que mantener la atención del espectador, con los que engancharlo hasta el final de cada entrega. En su momento revolucionaron la manera de abordar el corazón, por lo que no extraña que sigan explotándolo del mismo modo.

placeholder Carmen Alcayde, lo mejor de 'Aquí hay madroño'. (Telemadrid)
Carmen Alcayde, lo mejor de 'Aquí hay madroño'. (Telemadrid)

Cara y cruz en los rostros del programa

Carmen Alcayde reproduce en 'Aquí hay madroño' el perfil que conquistó a la audiencia en 'Aquí hay tomate'. Divertida, desenfadada, alocada, ágil..., Alcayde demuestra que mantiene intactos sus reflejos, siendo el mayor acierto del estreno.

David Valldeperas tiene la difícil tarea de suplir a Jorge Javier, un auténtico monstruo televisivo, y por el momento no ha estado a la altura de su predecesor. Los nervios del estreno han pasado factura a Valldeperas, quien debe alejarse de la figura de Vázquez y aportar su sello a las tareas de presentación, su particular carácter. Solo así disfrutará plenamente del programa, algo imprescindible para conectar con el público en un show de estas características.

placeholder David Valldeperas, presentador de 'Aquí hay madroño'. (Telemadrid)
David Valldeperas, presentador de 'Aquí hay madroño'. (Telemadrid)

Por último, pero no menos importante, hay que hablar de la figura de los reporteros. En esta primera entrega han pasado bastante desapercibidos, con conexiones demasiado serenas, muy lejos del tono que el programa mantiene con sus vídeos. Faltó chispa en sus palabras, en sus resportajes; un aspecto que deberán mejorar si quieren crearse un hueco en el corazón de los espectadores, y si quieren ser recordados como en su día lo fueron los de 'Aquí hay tomate'. Falta personalidad y, sobre todo, locura.

En definitiva, La Fábrica de la Tele lo ha vuelto a hacer. La productora ha reproducido en su salto a Telemadrid las fórmulas que tanto éxito han cosechado en Mediaset, pero ahora tienen por delante encontrar su propio sitio dentro del universo del corazón. Han pasado 15 años desde el final de 'Aquí hay tomate', replicar su fórmula no es suficiente ahora. 'Aquí hay madroño' debe aportar algo a lo ya tantas veces visto, algo básico que hasta ahora no logra. Un remake con mucho que mejorar.

Programas TV David Valldeperas Carmen Alcayde Telemadrid
El redactor recomienda