EXCLUSIVA

Enric Escudé: "Me vetaron en TV por mi falsa boda con una actriz porno que me traicionó"

Trastornos alimenticios, montajes y una fortuna bien administrada han marcado al presentador que probó las mieles del éxito antes de ser relegado a las cadenas locales

Foto: Enric Escudé, presentador y reportero de televisión
Enric Escudé, presentador y reportero de televisión

Fue el niño del anuncio de una popular crema de cacao, hizo sus pinitos como modelo, presentó 'Club Megatrix' junto a Natalia y, poco después, hizo la calle junto al equipo de 'TNT' y 'El buscador' en Telecinco. Ahora, tras llevar más de 25 años ligado a los medios de comunicación, Enric Escudé sigue vinculado a la pequeña pantalla pese a que para muchos se encuentre desaparecido del mapa.

La del catalán es una historia similar a la narrada por Aitor Trigos en exclusiva a EL CONFI TV: el auge de una carrera imparable y una posterior caída a los infiernos. Vetos, trastornos alimenticios, montajes y una fortuna, en su caso, bien administrada han marcado la trayectoria de un presentador que probó las mieles del éxito antes de ser relegado a las televisiones locales tras protagonizar un escándalo con una conocida exactriz porno, María Lapiedra.

"Hice el montaje con ganas de pasármelo bien. Llevaba dos años sin que el teléfono sonara y creía que mi carrera televisiva estaba agotada. Estaba tan depresivo y desanimado que lo hice por salir en revistas, ir a fiestas y dar que hablar. Saqué la Madonna que llevo dentro. No sabía dónde me estaba metiendo porque la otra persona era una profesional de los montajes y las exclusivas", asegura el comunicador en exclusiva a este portal.

[LEE MÁS: Aitor Trigos acabó dedicándose a la prostitución tras su paso por televisión]

Harto de realities y decidido a probarlos

Tras dedicarse durante unas cuantas temporadas a analizar y destripar las entrañas de formatos de telerrealidad del universo Mediaset España y varios intentos de fichaje frustrado para convertirse en carne de reality, Escudé, harto de consumir este tipo de formatos, cree que le ha llegado el turno de formar parte de estos.

"Llevo 25 años en los medios de comunicación", ha confesado el presentador a este portal. "Empecé siendo modelo y de la moda pasé a la televisión y aunque quede de tópico, no sigo mucho la televisión. Estaba un poco cansado de ver siempre lo mismo y ahora dedico todo mi tiempo libre a Netflix", aclara. "Siempre es lo mismo. Yo trabajé mucho tiempo comentando realities en 'El programa de Ana Rosa' y 'TNT' y es algo que llevo muy en la sangre desde los principios del género. Aunque los redactores y el equipo están siempre tratando de sorprender al espectador para que no se queme a mí no me apetece verlo. Durante mucho tiempo tuve que ver este contenido por trabajo y para mí esto no es un entretenimiento. Es como un quebradero de cabeza, le doy muchísimas vueltas a todo lo que veo", admite el catalán.

Me propusieron 'Supervivientes' y no puedo participar por motivos de salud

"Cuando estuve en Telecinco me propusieron varios años para 'Supervivientes', pero en ese momento no era el momento de hacerlo. Además, por cuestiones de salud no podría. No soy tan fuerte como me gustaría. Actualmente me encantaría probar suerte en 'GH VIP'. Me encantaría entrar y no por repetir el caso de Carlos Lozano, porque Alonso Caparrós lo ha intentado y lo ha gestionado fatal. Querría vivir la experiencia porque me gusta el formato", confiesa el catalán.

"Si haces las cosas con algún motivo no te salen bien. Yo soy una persona excéntrica y sé que me dejaría llevar para dar mucha guerra", ha matizado Escudé.

Acabó en el mundo de la noche

Tras varios años como uno de los comunicadores estrella de un canal local catalán, Escudé tuvo la oportunidad de dar el salto a la televisión nacional para conducir 'Megatrix' durante varias temporadas. En 2005, el comunicador dio el salto a Telecinco donde colaboró de manera estrecha en espacios como 'TNT', 'El programa de verano', 'El buscador' y la gala de elección de Miss y Mister España 2006, el último trabajo que el catalán ha realizado en televisión nacional hasta la fecha.

"Es una cosa que ha decidido la profesión", admite Escudé, apenado al recordar su última experiencia en una cadena generalista. "De repente pasas de que te llaman de todos los programas y de todos los sitios a que el teléfono deje de sonar. No sabes el motivo, pero pasa. Cuesta mucho aceptarlo, pero luego intentas cambiar tu vida y te das cuenta de que la televisión no es todo. Te obligas a buscar un plan B y ver que no pasa absolutamente nada", asume el conductor, que se vio obligado a ser un habitual del mundo de la noche.

"Cuando me quedé sin trabajo me puse a trabajar como relaciones públicas de una discoteca de Madrid y no se me cayeron los anillos. Empezó otro ciclo muy bonito para mí que me hizo poner los pies en el suelo", narra Escudé, que vivió una tormentosa etapa debido a su obscecación a "triunfar a toda costa".

He sufrido trastornos de alimentación y he llorado mucho en silencio

"Hace años se me metió entre ceja y ceja que lo que quería era triunfar a toda costa. Cuando se te mete una obsesión tan grande como esa, que es muy efímera y que no depende al 100% de ti, puede ser un problema. Yo tuve muchos conflictos. He sufrido trastornos de alimentación y he llorado mucho en silencio", confiesa el presentador que, en la actualidad regenta su propia tienda de ropa y presenta un formato en BOM, una emisora sintonizada en varias comunidades autónomas.

"Me entristece, pero como no depende de mí no puedo hacer nada. He tenido que ser inteligente y aceptarlo. Disfruto de lo que tengo. Estoy presentando 'Perdona' y aunque no sea en una generalista, es lo que me toca ahora", afirma. "Estoy bastante apartado de la escena televisiva. Me deshice del mundo de los representantes, que es quien te puede volver a conectar. A nivel de contactos la verdad es que no conservo ninguno de mi etapa de máximo esplendor", se lamenta el catalán.

Enric Escudé se confiesa a EL CONFI TV.
Enric Escudé se confiesa a EL CONFI TV.

Problemas con sus representantes

Belén Esteban no ha sido la única estrella de la televisión envuelta en problemas con su representante. Enric también ha visto cómo su mundo se derrumbaba por los sueños e intereses de un manager que, tal como ha asegurado a este medio, no veló demasiado por su trabajo.

"Antes de llegar a la televisión siempre he tenido como ídolo a Jesús Vázquez y mi objetivo era que me representara su manager. Cuando estaba en lo más alto en lo que he estado en mi carrera lo conseguí. Me tenía en tanta estima y tan valorado que llegaba a rechazar según qué trabajos que eran muy pequeños para lo que él quería que lograra", admite Escudé.

Las productoras se enfadaban conmigo porque mi manager me rechazaba trabajos

"Ciertas productoras se enfadaron conmigo y me fui alejando de la profesión por ello. Tiene un poco la culpa él. El representante de Jorge Javier Vázquez vio mi material y pasó de escribirme. Odio esas cosas. Que contactes con alguien y que pase de ti. Que den la cara y que digan lo que ha pasado. Si no me quieres o no vas a ganar dinero conmigo es un hecho. Dilo y ya está. Estas son cosas que te acaban curtiendo y que ya no me duelen. Me resbalan", asume el conductor, que asegura no conservar ningún contacto o amistad de su época dorada.

Me duele especialmente no tener contacto con Jordi González. Fue muy importante en mi vida

"Las amistades que yo he tenido en televisión eran amistades superficiales. Estas, con el paso del tiempo, se van diluyendo. Es lo que ha ido pasado, han pasado los años y estos ya no están en tu núcleo ni en tu vida. No he tenido amigos reales en la pequeña pantalla", asegura el conductor, al que le encantaría reencontrarse con Jordi González en 'Gran Hermano VIP 6'.

"Solo con Marta Torné y Natalia mantengo algo de contacto. Fue pasando el tiempo y es lo que hay. Me duele especialmente lo de Jordi González. A nivel personal fue una persona importante en mi vida y en mi carrera, siempre le estaré agradecido que me diera la gran oportunidad de entrar en televisión porque por él he descubierto mi vocación", asegura.

Su descenso a los infiernos

"La televisión es efímera", relata el comunicador a EL CONFI TV. "A los 10 minutos de no salir en pantalla se olvidan de ti. Ahora ya no me reconocen por la calle y esto me ayuda. Yo no puedo vivir en una prisión. Según qué cosas a mí me daban vergüenza. Cuando la gente deja de saludarte se echa de menos, pero cuando te das cuenta que puedes tener pareja e ir de la mano o ir a la playa estás mejor", admite.

"Si uno no quiere salir en la prensa y que se te conozca por tus relaciones no sale. Por la calle con mis parejas jamás hacíamos excesos, pero sí que los hacíamos en mi casa", bromea, asegurando que siempre supo gestionar su patrimonio sin caer en ciertas tentaciones.

No malgasté o despilfarré el dinero que gané en mis años de esplendor

"Nunca cambié mi estilo de vida. Siempre fue el mismo. No malgasté o despilfarré el dinero que gané en mis años de esplendor. Mi nivel de vida era el que tenía antes y siempre lo mantuve, en línea recta. He invertido en cosas y estoy orgulloso de ello. No me lo he gastado en tonterías o en alcohol. Yo jamás he probado las drogas", asegura.

El montaje de Enric Escudé y Maria Lapiedra. (Mediaset España)
El montaje de Enric Escudé y Maria Lapiedra. (Mediaset España)

El montaje que arruinó su carrera

"Todo pasa por algo, no me arrepiento de nada a nivel televisivo", confiesa el rostro que consiguió ser el ídolo de millones de niños y adolescentes durante su incursión en 'Megatrix'. "De otras cosas sí que me arrepiento, pero todo pasa por algo. Dicen que no está bien remover la porquería, pero lo voy a contar: una etapa no me llamaban de ninguna televisión y pensé que mi carrera se había acabado. Tuve una ruptura sentimental y estaba psicológicamente más débil de lo normal. Me vi envuelto en la mala idea de hacer un montaje con una exactriz porno y eso sentó mal a la profesión", asume el comunicador, que vio cómo todos sus años de trabajo eran tirados por la borda.

María Lapiedra le dio la vuelta a la historia para ganar más dinero y me dejó con el culo al aire

"Yo lo hice de forma inocente. De hecho, fui engañado por esta chica, que tenía conmigo un acuerdo. Ella le dio la vuelta a la historia para ganar más dinero y me dejó con el culo al aire y contó cosas que no eran ciertas y me dejaban mal a mí. Tras esto el teléfono no sonó. Nunca lo he contado porque es algo de lo que me avergüenzo. Fue un error y lo confieso. Me ha cerrado muchas puertas y pido perdón a la profesión por haberlo hecho, pero tengo mis razones. Nunca sabes cómo te puedes encontrar, pero me alegro de que el tiempo haya pasado y no se hable de ello aunque yo lo esté poniendo en mi boca", relata el presentador a este medio.

"Hice el montaje con ganas de pasármelo bien", cuenta el modelo, que llegó a fingir una boda con María Lapiedra. "Llevaba dos años sin que el teléfono sonara y creía que mi carrera televisiva estaba agotada. Estaba tan depresivo y desanimado que lo hice por salir en revistas, ir a fiestas y dar escándalos. Saqué la Madonna que llevo dentro. No sabía dónde me estaba metiendo porque la otra persona era una profesional de los montajes y las exclusivas", concluye el catalán.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios