Es noticia
Mariano Rajoy a Ana Rosa: "Mi vida como presidente es injusta para mi mujer"
  1. Televisión
en su entrevista en telecinco

Mariano Rajoy a Ana Rosa: "Mi vida como presidente es injusta para mi mujer"

El jefe del Ejecutivo ha concedido una entrevista al programa de Telecinco en la que ha dejado claro que su llegada a La Moncloa ha supuesto algunos cambios importantes en su vida familiar

Foto:

El periplo de Ana Rosa Quintana por las casas de los candidatos a la presidencia del Gobierno ha tenido este lunes un invitado de excepción: el propio presidente del Gobierno. Tras colarse hasta en la ducha de Pablo Iglesias y practicar el baloncesto con Pedro Sánchez, en esta ocasión la reina de las mañanas ha disfrutado de un agradable paseo por el palacio de La Moncloa y por la calle Génova con Mariano Rajoy.

El jefe del Ejecutivo ha llevado a la periodista hasta las tripas de la residencia presidencial y no ha dudado en mostrarle su despacho. Allí, en una de las mesas, reposaba el libro y los apuntes con los que estudia inglés. "En el año 2012 aún no hablaba inglés con Barack Obama, ahora sí", señala el presidente orgulloso. En un ambiente distendido, se pudo ver a un Rajoy con sentido del humor. "¿Hay teléfono rojo?", preguntó la presentadora. "No, pero hay este, que lo descuelgas y te ponen con quien quieras", respondió el anfitrión. Las imágenes muestran un despacho adornado de forma moderna, en cuyas estanterías tras su escritorio pueden verse algunos marcos con fotografías en familia y una muy especial, la del primer día de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, en la que se le puede ver muy sonriente.

La vida familiar del presidente

Ana Rosa no ha querido dejar escapar la oportunidad de conocer un poco más de cerca al jefe del Ejecutivo y cómo es la dinámica familiar desde su mudanza a La Moncloa. "Mi hijo Mariano y yo nos peleamos por el Marca en el desayuno”, reconoció Rajoy, quien confiesa que solo pierde los nervios “con algún árbitro despistado en el fútbol”. El recinto cuenta con diversos edificios en los que trabajan los funcionarios del Gobierno, pero uno en exclusiva está reservado como residencia familiar. Allí vive con su mujer, Elvira Fernández, y sus dos hijos, Mariano y Juan, de 10 y 16 años. También con Rico, el perro de la familia. "Me lo regaló un vecino cuando gané las elecciones. Siempre que viene gente aparece por medio", comentó Rajoy.

"Cuando llegamos aquí, le dije a Viri que la mejor forma para que esto funcionase es que ella hiciera lo que creyera mejor para ella y para los niños. Y punto", explicó Rajoy, quien cree que sus hijos se han acostumbrado bien a la vida en la Moncloa. "Y si les afecta mucho, tampoco me lo cuentan", señaló, consciente de que, como ya pasó con anteriores hijos de presidentes del Gobierno, la rigidez de la seguridad no facilita la vida con amigos. La mudanza al palacio presidencial ha supuesto un gran cambio en la vida de la familia, ya que antes residían en una urbanización donde las instalaciones comunitarias como la piscina o las pistas de pádel facilitaban la convivencia de sus hijos.

Asimismo, Rajoy lamentó el cambio que su nombramiento ha supuesto en su matrimonio. “Desde que soy presidente, no hemos ido al cine”, confiesa, aunque aclara que “salimos a cenar, sobre todo en verano y en Galicia”. Una situación que reconoce “no es justa” para su mujer, a quien conoció en un pub en Pontevedra en 1992 y con la que se casó cuatro años después. “Su mujer dice que cómo no iba a enamorarse de usted, si es alto, moreno y tiene los ojos verdes”, comentó Ana Rosa. “No seré yo quien le lleve la contraria”, bromeó el presidente.

De cañas con Rajoy

Pero la sorpresa de verdad, en esta ocasión, se la llevó la propia Ana Rosa cuando el presidente insistió en llevarla de cañas a una taberna castiza cerca de Génova, sede del Partido Popular. “Hasta luego, estamos aquí grabando un programa”, saludaba jocoso el presidente a unos jóvenes sentados en una terraza, que miraban sorprendidos al presidente del Gobierno pasear como si tal cosa por el centro de Madrid. “Antes venía mucho aquí, lo echo de menos”, rememoraba.

Ana Rosa y Mariano Rajoy terminaron la entrevista con un brindis por 2016 y unas papas con mojo picón elegidas por Rajoy, ya que "están cocidas y engordan menos que las fritas". “¿Quién cree que va a ocupar La Moncloa tras las elecciones?”, inquirió la periodista. “Quien quieran los españoles. ¿Alguna preferencia? Yo", respondió el presidente.

Entre los salones que mostró al Programa de Ana Rosa se encontraba el hall en el que se celebró la rueda de prensa donde Rajoy anunció el deseo de Don Juan Carlos de abdicar o el salón donde se reúne con los principales líderes mundiales. Unas más modernas y otras con decoración más clásica, parecía que el presidente se conocía todas las habitaciones al dedillo, e incluso confirmó que en la Moncloa hay un búnker en caso de emergencia.

Mariano Rajoy Ana Rosa Quintana
El redactor recomienda