LA DEMANDA QUE LA APARTÓ DE LOS FOCOS

El suicidio mediático de Pepa Jiménez por enfrentarse a Belén Esteban

Las historias de la colaboradora y la ‘princesa del pueblo’ se han vuelto a unir. No solo por la sentencia, sino porque mientras una recibe 2.000 euros de Telecinco, la otra se embolsa más de 100.000

Foto: Pepa Jiménez
Pepa Jiménez

El Tribunal Supremo condenó este martes a Telecinco y La Fábrica de la Tele a pagar una indemnización de 2.000 euros a la colaboradora de televisión Pepa Jiménez. Aunque parezca que la tertuliana es la ganadora, la realidad es muy diferente. Pero vayamos al principio. 

La historia se remonta a 2010, fecha en la que Jiménez se convierte en el foco de la ira de los colaboradores de Sálvame, Deluxe, La noria y Enemigos íntimos. "Hija de puta, sinvergüenza, mala persona, mafiosa, desgraciada, golfa, gentuza, mala profesional, inepta, infame, sorda o mala hasta el vómito", fueron algunos de los insultos con los que se refirieron a Pepa los diversos trabajadores de Telecinco, según reza en la sentencia a la que ha tenido acceso Vanitatis.

Dichos insultos fueron los que llevaron a la colaboradora a poner una demanda contra la cadena y la productora. Ella les pedía 739.000 euros. Pero solo recibió 2.000. Además, Pepa pedía que las demandadas asumieran las costas del litigio, lo que el juez desestimó por completo. Es decir, que con toda seguridad a Pepa Jiménez le ha costado varios miles de euros este asunto.

"Quiero desenmascarar a Belén Esteban"

Los insultos de los colaboradores (Alberto Gutiérrez, Jordi Anjauma, Terelu Campos, Paz Padilla, Jorge Javier Vázquez, Kiko Matamoros, Mila Ximénez, Belén Esteban, Kiko Hernández, Lydia Lozano, Toño Sanchís y Rosa Benito) fueron consecuencia de la “investigación periodística” en la que estaba inmersa Pepa para “demostrar que Belén es una mentirosa compulsiva”. Se la pudo ver en julio de 2010 en Espejo público alardeando de que estaba a punto de descubrir algo que iba a cambiar la vida de Belén, “una gran mentira”, dijo.

Dichas informaciones fueron sacadas a la luz por una conversación telefónica grabada y difundida por Alberto Gutiérrez, en las que aseguraba que Belén tenía “una hermana yonqui en Bilbao (fruto de una relación extramatrimonial del padre de Belén con una prostituta), que su hermano estaba ‘hasta el culo’ (refiriéndose a su adicción a las drogas), que la habían echado de Ambiciones por robar, que era una desgraciada y que no dejaba dormir a su marido en casa”, como viene reflejado en la sentencia.

Las consecuencias de intentar hundir a la ‘princesa del pueblo’

Hubo un tiempo en el que la carrera de Pepa era brillante. Salía en programas como Tómbola (Canal 9) o Está pasando (Telecinco). Hablaba de personajes y personajillos y cobraba por ello. Pero su suerte se torció cuando intentó dejar en evidencia a Belén Esteban.

Desde entonces, Pepa no es bien recibida por las principales caras de las tardes de Telecinco. Además, al estar ‘vetada’ por La Fábrica de la Tele, su incursión en programas como Sálvame o Deluxe es imposible, justo los programas en los que más cabida tendría Pepa debido a su perfil profesional. En cinco años, Pepa Jiménez ha pasado de ser una de las periodistas rosas guerreras de primera línea a trabajar tras las cámaras por su conflicto con Belén.

Esta semana, las historias de la colaboradora y la ‘princesa del pueblo’ se han vuelto a unir. No solo por la sentencia, sino porque mientras una recibe 2.000 euros de Telecinco, la otra se embolsa más de 100.000.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios