Adriana Abenia, la 'escolta' rubia de la princesa Letizia
  1. Televisión
TELEVISIÓN

Adriana Abenia, la 'escolta' rubia de la princesa Letizia

Su ondeante cabello rubio y su sonrisa impecable destacaban en los corrillos de Sálvame. Adriana Abenia (Zaragoza, 1984) se convirtió en solo unos meses en el

Su ondeante cabello rubio y su sonrisa impecable destacaban en los corrillos de Sálvame. Adriana Abenia (Zaragoza, 1984) se convirtió en solo unos meses en el ojito derecho de Jorge Javier Vázquez, y en el nexo entre la princesa Letizia y el programa, con permiso de Jaime Peñafiel, claro.

Su reporterismo, entre oxigenado y divertido, la catapultó a una fama a la que quiso cambiar de rumbo. Una revisión de su contrato en junio hizo que la periodista se quedase fuera de Sálvame y tuviese que replantearse otros proyectos televisivos. “No quería encasillarme”, asegura a Vanitatis.

Además de hacer un repaso por su aventura en Sálvame, Adriana cuenta detalles sobre el programa y expone la opinión que le merece Jorge Javier Vázquez: “Incluso los cracks a veces se equivocan”, indica.  

¿Cómo recuerda su paso por Sálvame?

Creo que mi tiempo en el programa ha sido el adecuado para adquirir cierta popularidad, soltarme ante las cámaras. Además de trabajar en un registro que me resultó atractivo al pisar ese plató y aprender tanto de lo bueno como de lo malo que se cuece en ese cortijo.

¿Sálvame es tan caótico como parece en televisión?

Te doy mi humilde opinión. A pie de plató, sí, es real, no actúan, no te digo que a veces no se exagere… Pero no olvidemos que "arriba" hay gente que mueve hilos para que se den ciertas situaciones y generen conflictos y "enredos de familia". Es obvio que el barro “pone”, la televisión es un show continuo. Eso es lo que la hace tan atrayente y La Fábrica de la tele lo hace muy bien.

¿Qué piensa del éxito de Jorge Javier Vázquez en Telecinco?

Es merecido. Aunque creo que debería trabajar también los fines de semana (risas). Jorge Javier es un gran comunicador y cebador de contenidos. Me sorprende el control que tiene de todo lo que rodea al programa, es alucinante comprobar cómo se sabe el nombre de todo quisqui. Pero incluso los cracks a veces se equivocan.

¿Cómo llegó la decisión de abandonar Sálvame?

Surgió en una reunión de mesa redonda coincidiendo con la conclusión de mi contrato de un año, acompañada por mi representante y por la cúpula de Sálvame. La decisión fue el resultado de no llegar a un acuerdo en cuanto a mi personaje, de lo que estaba y no estaba dispuesta a hacer. En ningún caso relacionado con el ámbito económico.

¿Pensó que sería perjudicial seguir en Sálvame para su carrera periodística en televisión?

Si bien Sálvame no tiene muy buena prensa, mis verdaderos motivos iban más por ese temor a encasillarme. No me puedo arrepentir de mi paso por Sálvame porque todo lo que he aprendido ha sido gracias a ellos, bueno, y a Aragón Tv, donde di mis primeros pasos.

¿Qué opinión le merece la elección de Chiqui para sustituirle?

Su elección me parece muy acorde con la línea del programa.

Ha coincidido con la princesa Letizia en varias ocasiones, ¿cree justo el asedio al que se le somete en la prensa?

Va intrínseco a su calidad de princesa y futura reina. Todo en la vida tiene sus pros y sus contras, y creo que aquí en España su privacidad está más protegida que en otras monarquías.

¿Qué proyectos se le presentan en los próximos meses?

Hay un proyecto muy interesante. Estoy bastante ilusionada con mi futuro próximo y estoy aprovechando a tope las vacaciones sin olvidar la formación. Estoy asistiendo a clases de técnicas de voz, ¡esto es un mundo!

¿Nos puede avanzar algunos detalles?

A su debido momento, si no se gafa, que la tele fluctúa más que la bolsa (risas). Pero las pistas que vaya dando serán a través de mi cuenta de Twitter, @abeniaadriana. ¡Momento publicitario! (risas)

¿Cuál sería su proyecto perfecto en televisión?

Lo que busco es divertirme y disfrutar con mi trabajo.  

Si tuviera que elegir a algún rostro de la televisión, ¿cuál sería?

Ahí sí que me lo pones difícil, y no porque no me guste ninguna presentadora, que las hay buenísimas, por cierto, sino porque nunca he intentado imitar a alguien. Sólo ser yo misma.

Noticias relacionadas

'Sálvame' cambia a su reportera Adriana Abenia por una exconcursante de 'Gran Hermano'

Telecinco estrena 'Fresa ácida'

Adriana Abenia Jorge Javier Vázquez Javier Marín