Es noticia
Menú
Ciencia contra religión en la búsqueda de lo desconocido
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Espera lo desconocido para encontraba

Ciencia contra religión en la búsqueda de lo desconocido

El astrofísico de Harvard Avi Loeb repasa en su columna las claves para llegar a descubrimientos científicos originales y las diferencias y similitudes de este proceso con la fe religiosa

Foto: Dos años hicieron falta para obtener esta foto del 'Ojo de Dios'. (Connor Mathernet)
Dos años hicieron falta para obtener esta foto del 'Ojo de Dios'. (Connor Mathernet)

La espiritualidad y las fronteras de la ciencia tienen algo en común: ambas exploran lo desconocido. No es una tarea fácil. Es mucho más reconfortante explorar lo que se conoce. Lo sabemos todo sobre la materia ordinaria que forma las estrellas luminosas, pero algunos científicos buscan la materia oscura sin conocer su naturaleza. No sabemos si hay extraterrestres conscientes, pero algunos científicos los buscan.

En la ciencia, las pruebas fiables deben ser cuantitativas, reproducibles y recogidas por instrumentos totalmente calibrados y bajo control. Sin embargo, la espiritualidad gira en torno a la experiencia humana y no depende de la instrumentación como mediadora de las revelaciones

Lo desconocido conlleva riesgos existenciales. Pero dado que vivimos durante tan poco tiempo, menos de una parte en cien millones de la historia cósmica, la elección fundamental es entre vivir una vida cómoda y predecible o trazar un camino no recorrido con el atisbo de esperanza de que ofrezca nuevas revelaciones. Todo lo que se descubra en el camino no transitado será nuestro. Como cantaba Frank Sinatra: "Y ahora el final está cerca/ y así que me enfrento a ese último telón / Amigo mío, lo diré sin rodeos / Hablaré mi caso, del cual puedo hablar con certeza / He vivido una vida plena / Viajé por todas y cada una de las autopistas / Y más, mucho más que esto / Lo hice, lo hice a mi manera".

Hay dos diferencias fundamentales entre la espiritualidad y la ciencia. Mientras que la espiritualidad se guía por una experiencia personal, la ciencia se guía por una experiencia universal. En la primera, la interacción única entre el individuo y el mundo dicta el resultado, mientras que en la segunda es una realización que puede ser compartida por todos los científicos por igual. Mientras que la experiencia espiritual es fresca y única para un individuo, la experiencia científica es universalmente compartida por todos los científicos una vez descubierta. El diálogo con Dios es una experiencia "Yo y Tú" única para el individuo, en la filosofía existencial de Martin Buber. La curvatura de la luz por los cúmulos de galaxias implica la presencia de materia oscura para todos los científicos que adoptan la teoría de la gravedad de Albert Einstein.

Otra diferencia tiene que ver con la naturaleza de las pruebas. En la ciencia, las pruebas fiables deben ser cuantitativas, reproducibles y recogidas por instrumentos totalmente calibrados y bajo control. Sin embargo, la espiritualidad gira en torno a la experiencia humana y no depende de la instrumentación como mediadora de las revelaciones.

placeholder Galaxia de la Vía Láctea sobre el Parque Nacional Canyonlands. (NASA)
Galaxia de la Vía Láctea sobre el Parque Nacional Canyonlands. (NASA)

Por estas razones, me sorprendió recibir hace unos días un correo electrónico de la rabina Elyssa Joy Austerklein, que comenzaba con la frase "Con admiración y respeto, quiero compartir con usted mi Dvar Torá de Yom Kippur, que destaca su libro Extraterrestre". El Dvar Torá (que significa "una palabra de la Torá" en hebreo) es un ensayo basado en la porción semanal de la Biblia hebrea. La Mishnah (Avot 3:3) afirma que una mesa en la que no se comparte Dvar Torá se compara con un altar en el que se llevan ofrendas a los ídolos; por el contrario, una mesa en la que se habla D'var Torá es similar a la mesa de Dios. En la terminología actual, "no Dvar Torá" equivaldría a los hilos comunes relativos a los ídolos en las redes sociales.

El inspirador ensayo de Elyssa presta especial atención a la declaración de mi libro: "Si no esperas lo inesperado, nunca lo verás". Ella le da la interpretación adecuada: "tenemos que ser constantemente conscientes de nuestros límites y tratar de ampliarlos. Si estamos seguros de que lo que experimentamos o conocemos es lo que preveíamos, entonces no dejamos espacio para el crecimiento [...] A veces pensamos que estamos abiertos a lo que no conocemos o no hemos experimentado antes, pero en realidad sólo estamos tratando de probar lo que ya creemos o sabemos. No hemos dejado espacio para lo desconocido. No hemos esperado lo inesperado [...] ¿Cómo afecta realmente al resultado nuestro deseo de predecir y controlar? ¿Cómo nuestros cálculos, a veces, determinan realmente el curso de los acontecimientos?". Añade: "El astrofísico Dr. Loeb también dijo: "La verdad y el consenso nunca deben confundirse". Como sociedad, estamos cayendo peligrosamente en esta confusión". Y concluye afirmando: "Debemos aventurarnos en lo desconocido [...] En este día de Yom Kippur, mientras vaciamos nuestros cuerpos de sustento físico, que nos vaciemos de prejuicios y comencemos un nuevo viaje para esperar lo inesperado -Gmar Chatimah Tovah -. Que seas sellado en el Libro de la Vida".

Lo que unifica la espiritualidad y nuestro estudio científico del Universo es un sentido de asombro y humildad. No, no estamos en el centro del escenario y llegamos a la obra cósmica después de 13.800 millones de años, así que ¿cómo podemos imaginar que la obra trata de nosotros? En efecto, el sistema Tierra-Sol no es único ni privilegiado. Sin embargo, muchos de nosotros seguimos insistiendo en poseer el último territorio cuya propiedad no se ha disputado hasta ahora: "Sí, somos los únicos seres conscientes del Universo".

placeholder Bonobos en el Zoo de Colonia, en Alemania. (EFE)
Bonobos en el Zoo de Colonia, en Alemania. (EFE)

Bien, permítanme ofrecerles una noticia de última hora sobre este último punto. Dentro de este siglo, los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) probablemente parecerán conscientes en las pruebas de Turing más elaboradas que la mente humana pueda imaginar. Dentro de este siglo, es probable que los astrónomos descubran pruebas de la existencia de un niño más inteligente en nuestro barrio cósmico, no en forma de señales de radio, sino en forma de extraños objetos interestelares, identificados por los avanzados algoritmos de IA del Proyecto Galileo. Y por último, dentro de este siglo podríamos darnos cuenta de que ya existen otros seres sensibles en la Tierra. Vean el siguiente artículo y vídeo sobre los bonobos. Hasta ahora, los bonobos fueron educados para comunicarse con nosotros en nuestro idioma, pero los sistemas de IA pueden utilizarse para educarnos en su lenguaje. En definitiva, los sistemas de IA nos servirán de tutores, trayendo la próxima revolución copernicana en la que nos daríamos cuenta de que la conciencia y la sensibilidad son fenómenos emergentes compartidos por los no humanos.

Dada nuestra condición de espectadores intrascendentes de la escena cósmica, ¿qué deberíamos hacer? Podríamos celebrar la rutina metafórica de "comer hojas en nuestra selva", como hicieron los bonobos durante casi un millón de años. O podemos explorar lo desconocido, esperando lo inesperado. La elección es nuestra.

Todas las columnas de Avi Loeb se pueden leer aquí.

La espiritualidad y las fronteras de la ciencia tienen algo en común: ambas exploran lo desconocido. No es una tarea fácil. Es mucho más reconfortante explorar lo que se conoce. Lo sabemos todo sobre la materia ordinaria que forma las estrellas luminosas, pero algunos científicos buscan la materia oscura sin conocer su naturaleza. No sabemos si hay extraterrestres conscientes, pero algunos científicos los buscan.

Investigación Espacio Religión
El redactor recomienda