Es noticia
Menú
Las claves del proyecto del MIT para obtener electricidad infinita y barata
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Responden a preguntas

Las claves del proyecto del MIT para obtener electricidad infinita y barata

Despejan muchas de las incógnitas de la tecnología para obtener electricidad ilimitada y 100% verde en cualquier parte del globo usando la energía del núcleo terrestre

Foto: Las centrales térmicas de Quaise se pueden instalar en cualquier parte del planeta, independientemente de su actividad volcánica. (Quaise)
Las centrales térmicas de Quaise se pueden instalar en cualquier parte del planeta, independientemente de su actividad volcánica. (Quaise)

Hace unas semanas, científicos del MIT sorprendían al mundo con una propuesta aparentemente simple para obtener electricidad ilimitada y 100% verde en cualquier parte del planeta, reutilizando las plantas térmicas actuales para transformar la energía del núcleo terrestre. Ahora, en una sesión de preguntas y respuestas, el científico del MIT, consejero ejecutivo y cofundador de Quaise, Carlos Araque, ha respondido a muchas de las preguntas que se están haciendo sobre su propuesta.

Foto: La nave CHPS de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos vigilará el espacio desde una órbita cislunar (US Space Force)

Quaise es la compañía salida del MIT que afirma tener el plan perfecto para la electricidad ilimitada 100% verde y prácticamente gratuita, que no es ni fusión ni fisión ni renovables. Según Quaise, su tecnología de perforación por ondas submilimétricas capaces de vaporizar la roca puede llegar a realizar pozos de 15 y 20 kilómetros de profundidad sin problemas. Con estos pozos, aseguran, se accederá al calor necesario para alimentar la civilización durante 20 millones de años usando solo el 0,1% de la energía del interior de la Tierra, reutilizando centrales térmicas ya existentes en cualquier parte del mundo pero sin producir un gramo de CO₂ en el proceso.

La perforación

Quaise surge de las investigaciones de Paul Woskov, que creó un sistema de perforación usando un girotrón del centro de ciencias del plasma y fusión nuclear del MIT. Su perforador acelera haces de electrones a velocidades relativistas, amplificando de forma radical la energía de las microondas para vaporizar cualquier roca imaginable, eliminando la necesidad de medios mecánicos que fallan irremediablemente al llegar a los 10 kilómetros de profundidad.

placeholder Esquema de la perforación de Quaise. (Quaise)
Esquema de la perforación de Quaise. (Quaise)

Pero, aunque el sistema parece teóricamente posible, la puesta en práctica de estas centrales térmicas inagotables con pozos de 20 kilómetros de profundidad abre incógnitas. Una de las más comunes y obvias es si un terremoto podría afectar al pozo e inutilizar la central. Según Araque, esto “es poco probable. Los terremotos rara vez interrumpen los pozos de petróleo y gas. Estos son similares, pero de tres a cinco veces más profundos”.

De hecho, Araque dice que los pozos durarán sin problema de 50 a 100 años, y que tampoco están expuestos a la fluctuación de la roca que se produce en el manto, una profundidad mucho mayor de la que Quaise necesita utilizar para su sistema.

El pozo se mantendrá abierto por la combinación del proceso de perforación con energía submilimétrica y el uso de agua supercrítica, un agua que no es sólida ni líquida ni gas que se produce al comprimir el H₂O a más 217 atmósferas y 373 grados centígrados. “[El agua supercrítica] ayuda; la perforación se vitrifica como subproducto del proceso de perforación y la roca es muy competente a esas profundidades, lo que también ayuda”, apunta Araque. El agua supercrítica es supercorrosiva, pero “existen los materiales necesarios para evitar daños” probados en centrales que utilizan este tipo de agua.

boton

Uno de los peligros de la perforación es la filtración de agua, pero, según Araque, “la roca es muy impermeable a esas profundidades y el caudal [de agua filtrada] sería bajo; cualquier agua que entre en el pozo se vaporiza instantáneamente”. Esta vaporización no afectará a la perforación ni al equipo, ya que “el único equipo de fondo de pozo es una tubería”.

Otra de las preguntas más comunes es la interferencia de magma, pero Araque afirma que esto no es ningún problema y que los vulcanólogos y geólogos lo han probado “en múltiples ocasiones”. El resultado es que “cualquier magma que entre en un agujero tan pequeño se solidificaría en los primeros metros”.

¿El “fin del mundo”?

En los comentarios del artículo de Novaceno hubo alguien que básicamente decía que esto sería “el fin del mundo”. Unos dicen que contribuiría al calentamiento global, pero Araque apunta que “la Tierra ya pierde 40 teravatios desde su interior, existamos o no”, y que en la humanidad utiliza 20 TW, “así que no [habría calentamiento]”. Lo mismo dice para los que se alarman ante un posible enfriamiento del núcleo terrestre. Es algo totalmente absurdo.

Otros apuntaban a que traería terribles consecuencias, como terremotos y contaminación como el 'fracking', pero la realidad es que la perforación profunda “no causa sismicidad”. “La perforación y el 'fracking' son procesos diferentes”, asegura el cofundador de Quaise. Lo mismo pasa con los que piensan que el haz de ondas submilimétricas podría incendiar una bolsa gigante de gas: “El gas se encuentra en la roca sedimentaria [y Quaise perfora] la roca sedimentaria con tecnologías convencionales”. Es después de la roca sedimentaria cuando comienzan a usar el haz de alta energía para perforar.

La prueba final en 2024

Pero, al final, la mejor prueba de todo lo que afirma Araque va a estar en la puesta en práctica de su idea. Según la compañía, en 2024 tendrán la “primera plataforma de perforación híbrida a gran escala que combina la perforación rotativa convencional y las capacidades de perforación por ondas milimétricas”. Solo dos años más tarde arrancarán, aseguran, los primeros sistemas geotérmicos de 100 MW “en un puñado de pozos”. Y, en 2028, finalmente, la demostración de sus planes de reconversión, con la primera central térmica fósil reconvertida para alimentarse de vapor geotérmico. Así que queda muy poco para saber si la solución al calentamiento global y nuestra interminable hambre energética está bajo nuestros pies o no.

Hace unas semanas, científicos del MIT sorprendían al mundo con una propuesta aparentemente simple para obtener electricidad ilimitada y 100% verde en cualquier parte del planeta, reutilizando las plantas térmicas actuales para transformar la energía del núcleo terrestre. Ahora, en una sesión de preguntas y respuestas, el científico del MIT, consejero ejecutivo y cofundador de Quaise, Carlos Araque, ha respondido a muchas de las preguntas que se están haciendo sobre su propuesta.

Tecnología Energía Eléctricas
El redactor recomienda