Es noticia
Menú
El Pentágono lanzará la primera nave militar que orbitará la Luna
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Para vigilar "posibles amenazas"

El Pentágono lanzará la primera nave militar que orbitará la Luna

La fuerza espacial de los Estados Unidos lanzará una nave militar diseñada para vigilar amenazas potenciales de potencias enemigas terrestres y asteroides peligrosos

Foto: La nave CHPS de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos vigilará el espacio desde una órbita cislunar (US Space Force)
La nave CHPS de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos vigilará el espacio desde una órbita cislunar (US Space Force)

Estados Unidos ha anunciado el próximo lanzamiento de la primera nave militar que orbitará la Luna. Su misión no será ni atacar ni defender, sino vigilar y alertar sobre posibles amenazas chinas, rusas o naturales contra las misiones comerciales o científicas de compañías, la NASA y el resto de agencias espaciales firmantes de los Acuerdos Artemis para el uso pacífico del espacio.

Foto: Uno de los centros de control de US Cyber Command. (US Cyber Command)

La nave está siendo desarrollada por el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (USAFRL) y será operada por la Fuerza Espacial de los EEUU (USSF). El US Space Command (USSC o Mando Espacial de los EEUU) monitorizará toda la información que recoja la nave, decidiendo qué hacer en caso de detectar una amenaza potencial. En el organigrama del Pentágono, el USSC es la organización “responsable de llevar a cabo operaciones en, desde y hacia el espacio para disuadir conflictos y, si es necesario, derrotar agresores y ofrecer potencia de combate espacial a las [fuerzas combinada americanas] y defender los intereses vitales de los Estados Unidos con sus aliados [la OTAN] y socios [en el espacio, como la agencia espacial japonesa JAXA]”.

La misión

El nombre de la nave será CHPS — Sistema de Patrulla de Autopistas Cislunares en sus siglas en inglés — y vigilará cualquier movimiento en el camino a la Luna así como en órbita lunar y, supuestamente, en la superficie de nuestro satélite.

CHPS orbitará la Luna en una órbita cislunar, marcada en rojo en el diagram bajo estas líneas. Aunque no sabemos con qué instrumentos contará, como apunta Ars Technica, es posible que “tenga un potente telescopio”. Es seguro que también tendrá otros sensores, como LiDAR y radares. En realidad, esta información es todavía desconocido pero no porque sea secreta. La razón es que el USAFRL aún no han publicado las especificaciones que exigirán a los posibles contratistas que construirán el vehículo. Se conocerán el día 21 de marzo.

placeholder Diagrama de órbitas entre la Tierra y la Luna con puntos Lagrange
Diagrama de órbitas entre la Tierra y la Luna con puntos Lagrange

En declaraciones a Ars, Brian Weeden afirma que “es el primer paso para que [USSC] sepa lo que está pasando en el espacio cislunar e identificar cualquier amenaza potencial a las actividades de los Estados Unidos”. Weeden es director de planificación de programas de la fundación para un mundo seguro (Secure World Foundation). Weeden asegura que es improbable que el CHPS tenga capacidad destructora y se limite exclusivamente a alertar al US Space Command de cualquier amenaza que aparezca en su campo de visión. Esto incluye posibles sistemas armamentísticos de países como China y Rusia así como desechos espaciales — como la etapa de cohete chino que recientemente impacto sin control en la Luna — y asteroides cislunares que puedan dañar la estación orbital lunar internacional o las distintas bases lunares, incluyendo la china.

Asegurar el libre uso del espacio

Según el laboratorio de la USAF, será de vital importancia tener ‘ojos’ a casi 400.000 kilómetros de distancia a medida que se incremente el número de operaciones en la Luna, que incluirán el establecimiento de bases en órbita y superficie por múltiples actores estatales y privados. Estas bases tendrán fines científicos y comerciales — como la minería, la investigación farmacéutica o la fabricación de materiales — y crearán una nueva economía que moverá billones de euros en un futuro no muy lejano.

placeholder Render del posible sistema de vigilancia lunar del United States Space Command pasando sobre la cara oculta de la Luna (USAFRL)
Render del posible sistema de vigilancia lunar del United States Space Command pasando sobre la cara oculta de la Luna (USAFRL)

La Luna no sólo será importante a nivel científico e industrial: también será crucial en la carrera hacia Marte y los asteroides cercanos a la Tierra, dos nuevos campos de exploración, minería y colonización que serán parte integral de esa nueva economía y que, eventualmente, serán vitales en la expansión del ser humano por el sistema solar. Si es que antes no nos autodestruimos aquí en la Tierra, claro.

Irónicamente, el argumento de los militares americanos — cuya agencia espacial ha promovido los acuerdos internacionales Artemisa firmados ya por 16 países pero no por Rusia y China — es que el espacio no debe ser militarizado.

China y Rusia bajo lupa

China afirma que no suscribirá los Acuerdos Artemisa. Ya apuntamos en su día que Zhang Chongfeng — diseñador jefe adjunto del programa espacial chino — dice que los americanos pretenden "apoderarse de la luna" con estos acuerdos aúnque no hay nada en el documento que plantee un liderazgo americano.

Todo lo contrario: el texto de la NASA quiere volver a asegurar el espíritu de colaboración y solidaridad internacional establecido en el Tratado del Espacio Exterior auspiciado por Naciones Unidas y firmado en 1967. De hecho, el marco propuesto por la NASA comienza declarando la necesidad de la colaboración pacífica entre naciones como base fundamental de la exploración espacial y va más allá en este propósito que el tratado del 67. Los acuerdos establecen la necesidad de ser transparentes, por ejemplo: todos los países firmantes deben declarar sus políticas y planes para la exploración del sistema solar. También exigen la publicación de todos los datos científicos obtenidos en misiones espaciales como una de las piedras angulares del futuro de la humanidad en el espacio, algo que la NASA lleva haciendo gratuitamente desde los años 60. China ha usado esos datos gratuitos para su propio programa espacial, igual que Elon Musk y SpaceX.

placeholder Render 3D de la base lunar China con el apoyo de Rusia (Administración nacional china de espacio)
Render 3D de la base lunar China con el apoyo de Rusia (Administración nacional china de espacio)

Pero China no quiere reconocer estas reglas ni colaborar en este sentido, sin duda movida por la agenda política y económica imperialista que utiliza en la Tierra. Un ejemplo de este imperialismo del siglo XXI es su estrategia de hacerse con materias primas y terrenos utilizando créditos trampa, imposibles de pagar en países africanos y sudamericanos, que resultan en la expropiación de facto de la propiedad de otros estados.

El autócrata comunista Xi Jinping y su aparato ya han declarado que su intención es dominar el espacio exterior, la Luna y Marte con su programa espacial, igual que es hacerse con Taiwan y el Mar de China. Esperemos que esta situación cambie eventualmente y, en lugar de una guerra fría 2.0 con los mismos bloques de siempre pero en la Luna o el cinturón de asteroides, nos adentremos pronto en una era con una Federación al estilo de Star Trek, una organización mundial en el que todos los países colaboren para asegurar un nuevo futuro de la humanidad.

Visto lo de Ucrania, sin embargo, me temo que por ahora nos siguen sobrando los aspirantes a Darth Vader y Emperadores Galácticos de garrafón.

Estados Unidos ha anunciado el próximo lanzamiento de la primera nave militar que orbitará la Luna. Su misión no será ni atacar ni defender, sino vigilar y alertar sobre posibles amenazas chinas, rusas o naturales contra las misiones comerciales o científicas de compañías, la NASA y el resto de agencias espaciales firmantes de los Acuerdos Artemis para el uso pacífico del espacio.

Tecnología Militar Espacio
El redactor recomienda