Es noticia
Menú
EEUU quiere aviones de combate de usar y tirar para la guerra del futuro
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Enjambres e inteligencia artificial

EEUU quiere aviones de combate de usar y tirar para la guerra del futuro

El Valkyrie Guardian parece salido de una película de ciencia ficción de serie B, un dron de más de cuatro toneladas y puede aterrizar en cualquier superficie, incluyendo el agua

Foto: El Valkyrie Eagle parece un avión de una película de ciencia ficción de serie B (Valkyrie Systems Aerospace)
El Valkyrie Eagle parece un avión de una película de ciencia ficción de serie B (Valkyrie Systems Aerospace)

El Pentágono sigue invirtiendo millones en mantener la superioridad aérea sobre China y Rusia. Un ejemplo es el Valkyrie HoverJet Guardian, un dron diseñado para despegar y aterrizar verticalmente desde cualquier superficie utilizando rotores eléctricos. Una vez en el aire, afirma su fabricante, la aeronave usa jets con combustible estándar para volar a una velocidad máxima de 1.127 kilómetros por hora con la misma maniobrabilidad de un caza de combate.

Foto: El chip que permite que las máquinas aprendan como los humanos. (Purdue University-Rebecca McElhoe)

Valkyrie Aerospace Systems — una compañía basada en Reno, Nevada — ha recibido una inversión no divulgada para desarrollar este vehículo de alta velocidad y despegue vertical (HSVTOL) dentro del programa de innovación AFWERX de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Cómo funciona

La compañía afirma que lo que hace su solución única es su sistema de control vectorial patentado, “una tecnología propietaria que les permite operar en cualquier terreno y/o condiciones adversas”. Todo esto suena muy bien pero lo cierto es que, aún con el dinero que ha recibido de la AFWERX, todavía no han realizado ninguna demostración de esta tecnología que, aseguran, “ha estado en desarrollo durante 25 años”.

Valkyrie asegura que tanto el Guardian como su hermano pequeño de 2,2 metros de envergadura – el Eagle que se puede ver en el vídeo sobre estas líneas — pueden aterrizar y despegar desde cualquier lugar. Incluso desde el agua, donde dicen que flotan. El Guardian — que mide 7,3 x 9,1 x 1,8 metros — está equipado con cuatro rotores eléctricos para el vuelo vertical. Según la compañía, los motores para el vuelo horizontal serían unos Pratt & Whitney 545 turbofan. En total 8.200 libras de empuje que ofrecen 547 kilómetros por hora de velocidad de crucero y esos 1.127 kmh de velocidad máxima. Su autonomía, afirman, será de 15 horas de vuelo con un techo de 40.000 pies. Respecto a esto último, recordad que sólo usa baterías para el aterrizaje y despegue, cargadas durante el vuelo por los turbofans alimentados por combustible de aviación.

placeholder Tres drones Valkyrie en vuelo  (Valkyrie Aerospace)
Tres drones Valkyrie en vuelo (Valkyrie Aerospace)

Pero sea real o no, lo cierto es que los sistemas como el Guardian siguen la teoría actual de que la guerra del futuro será mucho más eficiente y barata que la actual gracias a las máquinas de usar y tirar.

Guerras de desgaste, aviones de usar y tirar

Decenas de estas aeronaves pilotadas por inteligencia artificial y coordinadas en red despegarán de sus bases — ya sean terrestres, barcos anfibios, portaaviones u otras naves nodrizas pilotadas o autónomas — para enfrentarse a enemigos en el aire o en tierra.

El coste económico de estos aviones es mucho menor que un avión pilotado. Son más ligeros y no requieren sistemas de soporte vital o instrumentación para pilotos. El coste humano, obviamente, es nulo en la fuerza militar porque no habrá pilotos heridos, capturados o muertos. Sólo robots derribados. Tampoco habrá costes de entrenamiento extremadamente caros ni pérdidas de ese capital humano en caso de baja.

placeholder Enjambres de drones para guerras de desgaste gobernadas por IA (Valkyrie Aerospace)
Enjambres de drones para guerras de desgaste gobernadas por IA (Valkyrie Aerospace)

Con sistemas así, las potencias enfrentadas no dependen de ases de la aviación sino que entrarían en una guerra de desgaste marcada por cuatro factores fundamentales: el número de naves listas para el combate, sus características de velocidad, carga y maniobrabilidad, su capacidad de comunicación en el campo de batalla entre ellas y las diferentes unidades de combate en tierra, mar y aire y, finalmente, la inteligencia artificial que las gobierne.

A partir de ahí, es un juego de ver quién destruye más objetivos y quien consigue mantener la última aeronave en el aire. Será como ver un videojuego en modo de demostración. Uno en el que sólo palman dinero y en el que los únicos que pagarán el pato serán los civiles en el medio del conflicto.

El Pentágono sigue invirtiendo millones en mantener la superioridad aérea sobre China y Rusia. Un ejemplo es el Valkyrie HoverJet Guardian, un dron diseñado para despegar y aterrizar verticalmente desde cualquier superficie utilizando rotores eléctricos. Una vez en el aire, afirma su fabricante, la aeronave usa jets con combustible estándar para volar a una velocidad máxima de 1.127 kilómetros por hora con la misma maniobrabilidad de un caza de combate.

Militar Aeronáutica
El redactor recomienda