La aeronave más grande del planeta es secreta y será 100% eléctrica
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Del cofundador de Google

La aeronave más grande del planeta es secreta y será 100% eléctrica

El cofundador de Google está detrás de un proyecto secreto para fabricar la aeronave más grande del mundo con una pila de hidrógeno que genera 1,5 megavatios

placeholder Foto: Las aeronaves de Sergei Brin pueden posarse directamente en el suelo, como los de la 'start-up' Airlander. (Airlander)
Las aeronaves de Sergei Brin pueden posarse directamente en el suelo, como los de la 'start-up' Airlander. (Airlander)

Sergei Brin —el cofundador de Google y octava persona más rica del mundo— está acelerando el despegue de su nuevo gran proyecto: la aeronave más grande del planeta.

Se rumorea que su compañía LTA (“más ligero que el aire” en sus siglas inglesas) está ultimando su primer dirigible de última generación, el Pathfinder 1. Esta primera versión no será la más grande ni más potente, sino un primer prototipo fabricado para probar algunas de las tecnologías que el equipo de Brin está desarrollando.

Foto: El P-Volt de Widerøe (Widerøe)

El Pathfinder 1 —que ya sido registrado con la administración de aviación americana, pero que llega tarde a su vuelo inaugural, inicialmente programado para 2019— tendrá una longitud aproximada de 72 metros y usará baterías convencionales y 12 motores eléctricos para llevar a 14 pasajeros.

Los planes de Brin van mucho más allá del Pathfinder 1, que terminará pareciendo una nave de juguete al lado de la versión final de la aeronave. El objetivo de Brin es crear la máquina voladora más grande del mundo, con una longitud de unos 198 metros. Esto sería más del doble que el avión más grande del mundo —el Antonov An-225 Mriya (84 metros)— y el dirigible HAV Airlander 10 (92 metros).

placeholder Las aeronaves de LTA no requerirán pistas de aterrizaje, como este dirigible de Lockheed Martin. (Lockheed Martin)
Las aeronaves de LTA no requerirán pistas de aterrizaje, como este dirigible de Lockheed Martin. (Lockheed Martin)

Pero, además, de este tamaño titánico, solo por debajo de los 245 metros del Hindenburg, LTA quiere que su aeronave tenga el generador eléctrico volante más potente jamás creado, una pila de hidrógeno capaz de proporcionar 1,5 megavatios de energía. En estos momentos, la pila más grande de esta clase sólo genera 0,25 megavatios.

Esta capacidad energética es necesaria para el objetivo final de LTA: cruzar enormes distancias con grandes cargas desde sus bases en California, Ohio o Nevada.

Una aeronave secreta con una misión muy pública

No sabemos mucho más sobre el diseño y características técnicas de las aeronaves de LTA, que todavía son un secreto celosamente guardado. Solo conocemos su misión y algunas piezas de su tecnología registradas en patentes o sugeridas en sus ofertas de empleo.

placeholder LTA está construyendo sus aeronaves secretas en el Hangar 2 del centro de investigación Ames de la NASA, en Moffett Federal Airfield, Silicon Valley, California.
LTA está construyendo sus aeronaves secretas en el Hangar 2 del centro de investigación Ames de la NASA, en Moffett Federal Airfield, Silicon Valley, California.

De hecho, la compañía de Brin tiene un gran número de puestos abiertos en estos momentos que van desde técnicos de pruebas e ingenieros de materiales hasta programadores y un gerente del programa de hidrógeno.

Este último será el encargado de dirigir el desarrollo de esa pila de hidrógeno vital para satisfacer sus especificaciones operativas. Cumplir con los objetivos de capacidad de transporte y autonomía son cruciales para cumplir con la misión que Brin quiere dar a estas máquinas: llevar ayuda a zonas afectadas por desastres humanitarios a un coste muy reducido.

placeholder La compañía Airlander está construyendo una flota de dirigibles. (Airlander)
La compañía Airlander está construyendo una flota de dirigibles. (Airlander)

Según Brin, LTA se encargará de proveer de un sistema de distribución de ayuda global a la fundación que Brin tiene dedicada para asistir en este tipo de desastres, llamada Global Support and Development (GSD), cuyas oficinas están convenientemente cerca de las de LTA en Mountain View, California.

También sabemos a ciencia cierta que los dirigibles de LTA no serán como el Hindenburg, la aeronave más grande jamás construida junto con su gemela, la Graf Zeppelin. El Hindenburg acabó destruido en llamas el 6 de mayo de 1937 sobre los campos de Mánchester Township, Nueva Jersey, acabando con la vida de 35 personas a bordo más un miembro del personal de tierra.

Vital para la aeronáutica en general

El zeppelin nazi explotó por una chispa electroestática que encendió un escape de hidrógeno, el gas que le hacía flotar. Sin embargo, los dirigibles actuales —incluyendo los de LTA— usan helio, que es más estable que el hidrógeno, y una arquitectura diseñada para evitar ese tipo de explosiones.

placeholder El desastre del Hindenburg causado por una chispa que encendió el hidrógeno que le hacía flotar.
El desastre del Hindenburg causado por una chispa que encendió el hidrógeno que le hacía flotar.

El único hidrógeno en el dirigible de LTA estará en su generador eléctrico, una pila de hidrógeno no solo será importante para conseguir los objetivos de LTA sino para la aeronáutica en general.

Ahora mismo, los grandes aviones no pueden volar con baterías eléctricas porque su densidad energética no es suficiente para mantenerlos en el aire con el peso y alcance necesarios. El propio Elon Musk dice que, con la tecnología de baterías actuales, es imposible hacer que un avión eléctrico de pasajeros o carga sea práctico.

Una de las soluciones son las pilas de hidrógeno. Para obtener la misma capacidad energética que el keroseno actual, el hidrógeno ocupa un volumen más grande que el keroseno. Pero aunque el volumen sería mayor, el peso sería tres veces más ligero que el keroseno. La reducción drástica de peso es una gran ventaja para las compañías aéreas.

placeholder El concepto de Airbus para su avión ZEROe con pila de hidrógeno. (Airbus)
El concepto de Airbus para su avión ZEROe con pila de hidrógeno. (Airbus)

La Unión Europea y Airbus están investigando esta tecnología para reemplazar la propulsión basada en el petróleo. Su máximo competidor, Boeing, se muestra más cauteloso y afirma que no tendremos aviones de hidrógeno hasta 2050.

De tener éxito, los esfuerzos de LTA podrían cambiar el transporte de larga distancia. Sobre todo porque las nuevas generaciones parecen favorecer la vuelta a un viejo medio de transporte que, aunque sean más lento, es mucho más sostenible y espacioso que los aviones actuales.

No es de locos pensar que, en un par de décadas, los dirigibles puedan surcar los cielos llenos de pasajeros. Desde luego, seríamos mucho más felices que sufriendo el infierno de transporte de ganado enlatado que es la aviación comercial actual.

Electricidad Desarrollo sostenible Elon Musk
El redactor recomienda