Este virólogo cree haber hallado en Alemania un nuevo coronavirus humano. No es el único
  1. Tecnología
  2. Ciencia
EN BUSCA DEL 8º CORONAVIRUS

Este virólogo cree haber hallado en Alemania un nuevo coronavirus humano. No es el único

A mediados de septiembre, una persona contrajo una extraña enfermedad en un bar de Duisburgo. Todos los test han dado negativos. Para Sudhir Bathia, esto no es una buena noticia

Foto: El sospechoso contagio ha tenido lugar en la ciudad de Duisburgo, Alemania. (EPA/Friedemann Vogel)
El sospechoso contagio ha tenido lugar en la ciudad de Duisburgo, Alemania. (EPA/Friedemann Vogel)

Poco después de haber visitado un bar en Duisburgo (Alemania) a mediados de septiembre, un hombre comenzó a desarrollar síntomas como mocos, tos y un dolor de garganta que comparó a pinchazos como de aguja. La primera sospecha, estando como estamos en medio de una pandemia, parecía clara. Sin embargo, el test PCR dio negativo en SARS-CoV-2.

Para salir de dudas, las muestras de ARN extraídas de la laringe del paciente fueron sometidas a nuevos test. Uno para los tres tipos existentes de influenza (A, B y C) dio negativo, otro para los dos tipos de virus respiratorio sincitial dio negativo, otro para detectar tres tipos de parainfluenza dio negativo.

Foto: La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE/Eloy Alonso)

La empresa biotecnológica Genekam trató de encontrar en el material genético de aquel hombre —quien, por cierto, estaba vacunado con la vacuna monodosis de Janssen— algún resquicio de los virus NL63, OC43, HKU1 o 229E, que junto al SARS-CoV-1, el SARS-CoV-2 y el MERS componen la paleta de los siete coronavirus humanos descubiertos a día de hoy. Todos los test dieron negativo, por lo que el virólogo de origen indio que dirige la empresa alemana, Sudhir Bathia, sometió las muestras a un test especial de pancoronavirus, desarrollado hace unos años por investigadores de la Universidad de Lovaina (Bélgica) para detectar cualquier tipo de coronavirus. Dio positivo.

Hicieron falta 19 pruebas diagnósticas, pero Bhatia lo encontró al fin. "Repetí los test más de cuatro veces y con diferentes diluciones para estar seguro de que los resultados positivos no habían sido un error", explica a El Confidencial. "Todo esto indica que hay un virus desconocido que provoca síntomas como tos, nariz moqueante y picor en la garganta con dolor".

El virólogo está razonablemente convencido de su hallazgo, aunque para convencer a la comunidad científica y al mundo de que ha encontrado el octavo coronavirus humano necesitará algo más que el 'pre-print' que ha subido recientemente a un repositorio 'online'.

placeholder Las bandas en este gel demostrarían, según el virólogo, la presencia de un patógeno desconocido compatible con un nuevo coronavirus. (Genekam)
Las bandas en este gel demostrarían, según el virólogo, la presencia de un patógeno desconocido compatible con un nuevo coronavirus. (Genekam)

"Para que se lo acepten tiene que publicar la secuencia del virus y ver si se alinea o es distinto de los coronavirus humanos descritos", apunta a este periódico el virólogo Estanislao Nistal Villán, de la Universidad CEU San Pablo. "Es interesante porque el HKU1 y el NL63 se descubrieron justo después del primer SARS, creo que porque se estudió algo que antes no se sospechaba y se encontraron con sorpresas".

"Es interesante porque el HK01 y el NL63 se descubrieron justo después del primer SARS"

"Queremos hacer la NGS ['next generation sequencing' o secuenciación de próxima generación] de este virus para encontrar su estructura genómica y ver la relación que tiene con otros", dice Bhatia.

Esto no es un paso inmediato, ya que en ocasiones cultivar este tipo de patógenos en un cultivo celular no es sencillo. "La virología es un campo muy complejo, a veces puede llevar mucho tiempo confirmar estos virus", añade. "Cuando el papilomavirus humano fue descubierto, la gente se reía ante la posibilidad de que un virus pudiera provocar cáncer, mientras que hoy sabemos que tiene un papel en el desarrollo del cáncer cervical".

Foto: Foto: EFE.

"Soy muy escéptica", dice al respecto del 'pre-print' Emma Hodcroft, epidemióloga en la Universidad de Berna (Suiza) que participó en la identificación de la variante del SARS-CoV-2 que surgió en España durante el verano de 2020. "No creo que tener un positivo en un test general de coronavirus y una serie de negativos en test específicos se aproxime ni de lejos al umbral en el que uno puede identificar concluyentemente un nuevo coronavirus humano; uno necesita descartar primero que la cantidad de virus en el paciente sea demasiado baja para acertar, o que existe otro tipo de problema de laboratorio como degradación de la muestra, contaminación, etcétera".

Los dos primeros coronavirus humanos fueron descubiertos en 1966 y 1967 (229E y OC43), a partir de ahí hubo que esperar más de 30 años hasta la aparición del SARS en 2003. Su búsqueda dio lugar a otros dos (NL63 y HKU1) en 2004 y 2005. Finalmente, el MERS y el SARS-CoV-2 fueron identificados en 2012 y 2019.

Otros dos candidatos a la espera

Aunque el nuevo virus propuesto por Bhatia no llegue a confirmarse, sí parece probable que en algún momento pueda aparecer ese nuevo coronavirus humano, simplemente como consecuencia del enorme esfuerzo diagnóstico por encontrar nuevos casos de covid-19 en todo el mundo.

Foto: Fuente: iStock

De hecho, el principal candidato está ahora mismo en Haití, donde hace un par de semanas John Lednicky, experto en patógenos emergentes de la Universidad de Florida, certificó la presencia de un coronavirus no identificado en un estudio publicado en 'Clinical Infectious Diseases'. Las muestras, en realidad, fueron tomadas en 2017. Un grupo de médicos y voluntarios estadounidenses volvieron de Haití con síntomas leves, que por entonces eran sospechosos de ser Zika. Sin embargo, como en Duisburgo, todos los test dieron negativo.

Lednicki siguió la pista al misterioso virus y acabó descubriendo que se parece en un 99,4% a un coronavirus que científicos de la Universidad de Duke identificaron en mayo de este año en pacientes de un hospital infantil en Sarawak, Malasia. Los análisis genéticos muestran que este probable octavo coronavirus humano, bautizado CCoV-HuPn-2018 procede, en su mayor parte, de un perro. De nuevo, los análisis de pacientes fueron tomados en 2018, antes de la pandemia.

placeholder Programa de vacunación para inmigrantes en Malasia. (EPA/Ahmad Yusni)
Programa de vacunación para inmigrantes en Malasia. (EPA/Ahmad Yusni)

En su momento, estos eventos se identificaron como zoonosis ocasionales, enfermedades que en un momento dado saltaron de los animales a los seres humanos sin que el virus fuese capaz de replicarse de un humano a otro. Pero ahora los investigadores han atado cabos, ¿cómo pudo un virus casi similar aparecer en Malasia y en Haití, a 10.000 kilómetros de distancia, si no es con contagio de humano a humano?

De ahí la relevancia de trabajos como el de Bhatia, que podría ayudar a confirmar si circula entre nosotros un nuevo coronavirus, o quizá más. "Este puede ser otro coronavirus", dice en referencia al trabajo haitiano, "ya que ese virólogo se está refiriendo a un coronavirus canino que está infectando humanos, particularmente niños; el mío es un coronavirus humano que ha infectado a un adulto masculino vacunado contra el SARS-CoV-2, con síntomas que se incrementan con el tiempo".

"Otros grupos deberían reconfirmar nuestros resultados", admite. "Después habrá que ver qué rol juega este virus durante la progresión de la enfermedad o cuál es su severidad", y va más allá: "Este virus desconocido puede ser una razón de que no seamos capaces de controlar al SARS-CoV-2 a pesar del hecho de que la mayor parte de la gente está vacunada".

De momento, ninguno de los dos candidatos, humano o perruno, han sido confirmados aún. Lo que es seguro es que, con tantos ojos buscándolo, el octavo coronavirus humano no nos sorprenderá tan súbitamente como su precuela.

Virus Coronavirus
El redactor recomienda